Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/30/2014 12:00:00 AM

El voto en blanco no quiere a Santos

El candidato-presidente es el único aspirante que no toma nada de los inconformes. ¿Por qué? Análisis de Semana.com

A medida que se acerca el día de las elecciones, el voto en blanco, que hace apenas un par de meses lucía una estructura física formidable, se ha ido debilitando. Al comenzar el año, el 30 % de colombianos aseguraba que votaría por esta opción. Hoy, sólo el 15 % mantiene esta idea.

El voto en blanco era el nítido ganador en la campaña. Sin convenciones, sin un aparato que lo representara, sin dádivas, sin espacios en televisión ni el apoyo de los conglomerados económicos, sólo impulsado por un estado de inconformidad, esta alternativa lucía imbatible. Ya no.

Las encuestas muestran que los 15 puntos que en este lapso perdió el voto en blanco se han repartido entre los candidatos de carne y hueso. Es natural porque los electores tienen más información sobre las propuestas de los aspirantes, empiezan a identificarse con sus ideas y a mirarlos son simpatía. Cada cual, lentamente, ha ido decidiendo que es mejor confiar en una persona que sumarse a un colectivo vistoso pero que, por ahora, pasa más por lo simbólico.

La metamorfosis ha sido absoluta. Ese fantasma que asustaba a muchos y maravillaba a otros tantos, ahora semeja una torta que cada uno de los cinco candidatos intenta devorar con gusto. La mala noticia para el candidato-presidente, Juan Manuel Santos, es que es el único de los aspirantes que no se come nada. Óscar Iván Zuluaga se ha hecho hasta ahora con la mejor porción. Enrique Peñalosa y Marta Lucía Ramírez también han sacado su buena tajada y Clara López ha pellizcado su trocito.

Este es el tema que se debate hoy en la campaña santista. Allí hay algunos cuadros que explican que es natural que el voto en blanco no se vaya para allá porque este tradicionalmente representa inconformidad, incredulidad y rechazo hacia el gobernante de turno. Para ellos, lo importante es hacer énfasis en el electorado en que él es hombre más capaz, que le cabe el país en la cabeza, con respecto a los demás candidatos, y que el país, como la selección Colombia, no está a estas alturas para cambiar de director técnico. Por eso, creen, hay que convencer a los electores de que el día que vayan a las urnas con el tarjetón en la mano, él es el más capaz. 

Al fin y al cabo, consideran que muchos de quienes hoy dicen que van a votar en blanco el domingo de elecciones optarán por quedarse en casa, que es también la forma de mostrar su protesta.

Sin embargo, también allí otros que ven este fenómeno con mucha preocupación. Consideran que las cifras muestran que el estancamiento en la intención del voto por Santos incluso empieza a bajar. Es un dolor de cabeza. Santos no sólo no ha logrado conquistar un votante, según las encuestas, sino que no ha podido coger nada del voto en blanco y, lo peor, muestra retroceso.

De hecho, el sondeo de la firma Gallup divulgado hoy miércoles por varios medios reveló que la intención de voto por Santos bajó del 32,5 % en marzo al 32 % en abril. Esto mientras que la del candidato opositor subió 5 puntos, al 20,5 %, según la misma encuesta. En efecto, Zuluaga, del movimiento Centro Democrático, liderado por el expresidente y senador electo Álvaro Uribe, fue el candidato que más subió en ese período, al pasar del 15,6 % del mes pasado a más de 20 en abril, según Gallup. Un porcentaje importante que Zuluaga tomó del voto en blanco.

Como lo hizo Ramírez, quien en esta misma encuesta aparece con el 11,2 % de la intención de voto contra el 9,3 % que tenía en marzo. Jorge Londoño, gerente general de Invamer-Gallup, cree que un segmento importante de los consultados la eligió a ella porque en su metodología él les entrega a los encuestados una copia del tarjetón y allí está visible el logo del Partido Conservador con el que se identifican muchos colombianos.

En cambio, el candidato presidente no sale de su inmovilidad. ¿Por qué? Porque el voto en blanco, entre otras cosas, por ahora no lo quiere. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.