Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/14/2012 12:00:00 AM

‘El Dream Team’

Se cumplieron veinte años desde que apareciera, denso y fugaz, el mejor equipo que nunca se ha visto sobre una pista de baloncesto: la selección que Estados Unidos presentó a los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

Fue una selección que congregó causas, factores e ingredientes que nunca más podrán mezclarse. ¿Podrían imaginar los aficionados al fútbol una selección de jugadores que resultara de una antología de lo más granado del equipo de Brasil del 58, de Holanda del 74, del Real Madrid de 2004 y del Barcelona de 2011? El ‘Dream Team’ fue un equipo de ensueño, los Beatles del baloncesto, reunidos solamente durante un mes y medio para disputar catorce partidos.

Todo comenzó en abril de 1989 cuando la FIBA vistió de ‘libre competencia’ el permiso para que jugadores de la NBA pudieran disputar juegos olímpicos. Estados Unidos vivía en plena crisis de resultados a nivel internacional, participando por norma con selecciones de sus mejores jugadores universitarios (menos de 23 años). Tuvieron que conformarse con la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Seúl 88 y repetir un tercer puesto en el Mundial de Argentina 90.

La convocatoria del equipo de Barcelona 92 no fue fácil. ‘Magic’ Johnson fue el primero en mostrar su deseo público de estar en los Juegos: “lo he ganado todo, solo me falta el oro olímpico”. Sus continuas llamadas telefónicas a Larry Bird convencieron y reclutaron para la causa a la estrella de los Boston Celtics, más veterano (35 años) y mermado en gran manera por sus lesiones de espalda. Michael Jordan fue el último en decidirse. Sus compromisos publicitarios ocupaban gran parte de sus veranos y en aquella época Jordan y los Chicago Bulls finalizaban sus temporadas NBA en los últimos días del mes de junio.

Charles Barkley, Karl Malone, Chris Mullin, Clyde Drexler, Patrick Ewing, Scottie Pippen, David Robinson, John Stockton y el universitario Christian Laettner acompañaron a ‘Magic’, Bird y Jordan en el equipo definitivo, con Chuck Daly como director técnico. El descarte más polémico fue el de Isiah Thomas, base de Detroit Pistons. Años después los propios protagonistas confirmaron que fueron Jordan, Pippen, Karl Malone y el propio ‘Magic’ Johnson los que vetaron la elección de Thomas.

En su fase de preparación el ‘Dream Team’ jugó un partido de entrenamiento contra una selección de los mejores jugadores universitarios del momento. Fue su única derrota. Las imágenes de aquel error divino se vieron en un documental que se emitió apenas el pasado 13 de junio. En aquella selección universitaria jugaron futuras estrellas de la NBA como Grant Hill, Chris Webber, Jamal Mashburn, Allan Houston o Penny Hardaway.

El ‘Dream Team’ jugó su primer partido oficial contra Cuba en el Torneo de las Américas celebrado a finales de junio de 1992. El resultado fue 136-57 para Estados Unidos. Después del partido el entrenador cubano, Miguel Calderón, dijo: “No podemos tapar el sol con un dedo, ha sido un regalo para nosotros jugar este partido. Pero este equipo no es para tanto, no es tan bueno como se está diciendo”. Posteriormente, superó en el torneo a Canadá, Panamá, Argentina, Puerto Rico y Venezuela con un promedio de 46 puntos de ventaja.

Desde Portland el equipo se desplazó a Montecarlo donde los estadounidenses alternaron sus entrenamientos con el golf y las apuestas de casino. Otra costumbre fue la de visitar a diario la piscina del hotel: “El primer día bajamos dos de nosotros y vimos a dos mujeres sin la parte superior del traje de baño. Así que cada día después de entrenar decíamos, ¿a dónde vamos? Y la respuesta era: ¡A la piscina!”, llegó a declarar Barkley. Los jugadores estadounidenses realizaron un intenso partido entre ellos, a altos niveles de dureza y rivalidades individuales.

Ya en Barcelona el equipo estadounidense no quiso hospedarse en la Villa Olímpica y ocupó un hotel lujoso y central de la ciudad catalana. Los jugadores y sus familiares llenaron dos plantas enteras del hotel. Solo entrenaron dos veces en toda su estadía en Barcelona. Los paseos de Michael Jordan por Las Ramblas, rodeado de multitud de admiradores, movilizaban un dispositivo de seguridad sin precedentes. Famosas fueron las partidas de cartas nocturnas en las suites del hotel o aquel famoso paseo de John Stockton con su mujer y sus hijos, grabado con videocámara. Stockton, con sus 1.83 metros de estatura, y su aspecto de oficinista, encuestaba a los transeúntes sobre qué harían si se encontraran por la calle con un jugador del ‘Dream Team’.

Estados Unidos debutó contra Angola ya en la competencia olímpica. Venció 116-48. El segundo rival fue Croacia, que llegó a estar 25-23 por delante en el marcador. El ‘Dream Team’ acabó ganando aquel encuentro por 103-70. Alemania, Brasil, España y Puerto Rico fueron las siguientes víctimas, siempre con victorias estadounidenses por encima de los 37 puntos de ventaja. La semifinal contra Lituania la solventó el ‘Dream Team’ desde un inicio parcial de 34-8 y con un resultado definitivo de 127-76. En la lucha por el oro Estados Unidos volvió a cruzarse con la Croacia de Drazen Petrovic, Toni Kukoc y Dino Radja. Michael Jordan con 22 puntos, Barkley con 17 y Pat Ewing con 15 lideraron la victoria norteamericana por 117-85.

Estados Unidos conquistó el oro sin que su entrenador Chuck Daly pidiera ni un solo tiempo muerto en todo el torneo. El equipo acreditó un 58 por ciento de acierto en sus tiros frente a un 36 por ciento de sus rivales. Doce de los mejores jugadores de la historia convivieron en armonía durante un mes y medio, congelaron sus egos, desecharon estadísticas individuales y llevaron su baloncesto a converger en el máximo exponente nunca visto.

El único termómetro para juzgar a este equipo fue su propio nivel de exigencia, todo ello sin preocupaciones, con una seguridad y un relax fuera de lo normal. Charles Barkley lo definió a su manera: “cuando contratas a doce Clint Eastwoods para hacer un trabajo no les dices cuántas balas tienen que meter en sus revólveres”. Larry Bird fue mucho más preciso: “cuando se reúnen los mejores, el juego se acelera y tienes que jugar más rápido. El baloncesto es simple. La cuestión no era un jugador u otro, era jugar de la manera correcta”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.