Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/14/2012 12:00:00 AM

Leyendas

Sus nombres están estampados en el olimpo del deporte y sus inolvidables gestas hacen parte del libro de récords. Estos son algunos de los grandes protagonistas que se inmortalizaron en el magno evento deportivo.

Spiridon Louis (Atletismo, Grecia)

Este corredor griego fue la primera leyenda de los juegos de la era moderna. En Atenas 1896 obtuvo la medalla de oro en la maratón y logró salvar el orgullo heleno, pues los griegos llegaron como favoritos. ‘Spiros’ se convirtió en un héroe nacional. En 2004, cuando se volvieron a celebrar los juegos en la capital griega, le pusieron su nombre al estadio olímpico.
 
Johnny Weissmüller (Natación, Estados Unidos)

El mejor nadador de la primera mitad del siglo XX. Nacido en Timisoara, ciudad del antiguo imperio austro-húngaro, participó por Estados Unidos y ganó cinco medallas de oro y una de bronce en los juegos de París 24 y Ámsterdam 28, además de establecer 67 récords mundiales. También encarnó en 12 películas a Tarzán.
 
Jim Thorpe (Atletismo, Australia)

Uno de los grandes atletas estadounidenses del siglo XX. Este hombre, de origen amerindio, obtuvo dos medallas de oro en los juegos de Estocolmo en 1912, en las pruebas de pentatlón y en decatlón. Fue despojado de sus medallas, pues se reveló que era jugador profesional de béisbol y solo era permitido que participaran amateurs.
 
Paavo Nurmi (Atletismo, Finlandia)

Fue la primera gran estrella de los juegos de la era moderna. Su especialidad eran las pruebas de larga distancia, desde 1.500 a 10.000 metros planos. Participó en Amberes 20, París 24 y Ámsterdam 28 y ganó nueve medallas de oro y tres de plata. En París 24 ganó las carreras de 1.500 y 5.000 metros con 26 minutos de diferencia entre ambas pruebas.
 
Emil Zátopek (Atletismo, Checoslovaquia)

Este atleta checo pasó a la historia por lograr el oro olímpico en las pruebas de 5.000 y 10.000 metros en un mismo certamen: Helsinki 52. Conocido como ‘la locomotora humana’, es uno de los grandes fondistas de la historia. Obtuvo cuatro medallas de oro y una de plata en sus participaciones olímpicas y batió 28 récords mundiales.

Juan Carlos Zabala (Atletismo, Argentina)

Este atleta argentino se consagró cuando ganó la Maratón de Los Ángeles 32 y registró récord mundial. ‘Zabalita’ se escapó en los últimos cuatro kilómetros de carrera y le sacó 20 segundos al británico Samuel Ferris. Si bien es cierto que Paavo Nurmi, el gran favorito, no pudo competir, Zabala venía de establecer récord en Viena, en 1931.
 
Jesse Owens (Atletismo, Estados Unidos)

‘El antílope de ébano’ estableció cuatro récords mundiales y obtuvo igual número de medallas doradas en Berlín 36, en las pruebas de 100 y 200 metros, salto largo y 4x100 metros en relevos. Esta marca solo sería igualada casi medio siglo después por Carl Lewis en Los Ángeles 84.
 
Delfo Cabrera (Atletismo, Argentina)

Fue un atleta suramericano que se consagró en la prueba de Maratón en los Olímpicos. El argentino triunfó 16 años después que su ídolo Juan Carlos Zabala, en las justas de Londres 48. A diferencia de ‘Zabalita’, Cabrera no lideró la carrera sino hasta el último tramo: entró en la segunda posición al estadio de Wembley y superó en los últimos metros al corredor belga Etienne Gailly.

Bob Beamon (Atletismo, Estados Unidos)

En los juegos de México 68 este atleta neoyorquino registró una distancia de 8,90 metros en la prueba de salto largo, una marca que no fue superada sino hasta el Mundial de atletismo de Tokio 1991, por Carl Lewis. A partir de su éxito surgió en atletismo el término ‘Beamonesque’, para resaltar un rendimiento fuera de lo común.
 
Abebe Bikila (Atletismo, Etiopía)

‘El campeón descalzo’ fue el sobrenombre que recibió este corredor africano que logró recorrer y ganar sin zapatillas los 42 kilómetros y 195 metros de la maratón de Roma 60. Cuatro años después, en Tokio 64, volvió a repetir el oro y superó su propia marca, aunque en esa ocasión sí utilizó calzado.

Larissa Latynina (Gimnasia, Unión Soviética)

La gimnasia artística era un deporte al que no se le prestaba mucha atención hasta que apareció en escena esta mujer, en Melbourne 56, donde recibió cuatro medallas de oro, una de plata y una de bronce. En Roma 60 acumularía también seis y en Tokio 64 se colgaría una dorada y otra de bronce. Es la mujer con más medallas doradas (9) en la historia de los juegos.

Teófilo Stevenson (Boxeo – Cuba)

Este pugilista cubano de pesos pesados, que murió el pasado 11 de junio, dominó el mundo del boxeo aficionado durante los años 70 al conquistar el oro olímpico en Múnich 72, Montreal 76 y Moscú 80. Stevenson no quiso convertirse en profesional, pues para él era más importante el cariño de ocho millones de cubanos que recibir millones de dólares.
 
Mark Spitz (Natación– Estados Unidos)

Consiguió en los juegos de Múnich 72 siete oros olímpicos y siete récords mundiales. Con 22 años, el nadador, que había llegado como favorito a México 68 y tan solo obtuvo dos oros, una plata y un bronce, triunfó en las justas del 72. Esta hazaña fue superada hasta 2008, cuando Michael Phelps ganó ocho preseas doradas.

Cassius Clay (Boxeo, Estados Unidos)

Cuando aún no se había cambiado el nombre por Muhammad Alí, saltó a la fama en los juegos de Roma 60. Allí, el estadounidense compitió en la categoría de pesos semipesados y obtuvo la medalla dorada luego de vencer al polaco Zbigniew Pietrykowski. En un acto de rebeldía arrojó la presea al río Ohio luego de que le negaran la entrada a un restaurante exclusivo de gente de raza blanca.

Nadia Comaneci (Gimnasia, Rumania)

Esta gimnasta rumana fue la primera en lograr un 10, la máxima calificación en las pruebas de gimnasia. En los juegos de Montreal 76 obtuvo siete veces esta puntuación, además de tres medallas de oro. También participó en Moscú 80, donde obtuvo dos medallas, una de oro y otra de plata.

Carl Lewis (Atletismo, Estados Unidos)

Era el gran favorito para imponerse en Moscú 80 en la prueba de salto largo, pero la ausencia de Estados Unidos impidió su debut en el evento. Cuatro años después triunfó en Los Ángeles y emuló la gesta de su compatriota Jesse Owens al obtener cuatro medallas de oro en los 100 y 200 metros, 4x100 relevos y salto largo. Participó en cuatro Juegos y obtuvo 10 preseas, nueve doradas y una plateada.

Javier Sotomayor (Atletismo, Cuba)

Este atleta cubano es considerado el mejor saltador de altura de la historia. Logró su primer récord mundial cuatro días antes de que se celebraran los juegos de Seúl 88, certamen en el que no participó. En Barcelona 92 logró el oro olímpico. Ostenta el récord mundial de salto alto en pista cubierta y descubierta, con 2,43 y 2,45 metros.

Kornelia Ender (Natación, Alemania)

En los juegos de Montreal 76 nació esta leyenda del deporte. Nadadora oriunda de la antigua Alemania Democrática, ganó cuatro medallas de oro, una de plata y batió los récords mundiales de las pruebas de 100 y 200 metros libres, 100 mariposa y 4x100 estilos. En Múnich 72, con tan solo 13 años, obtuvo tres preseas plateadas.
 
Sergei Bubka (Atletismo, Unión Soviética)

Este hombre nacido en la actual Ucrania, es considerado como el mejor atleta de la prueba de salto con garrocha. Fue el primero en superar la altura de 6 metros y hasta la fecha ostenta los récords mundiales de esta competencia en pista cubierta y descubierta. Ganador del oro olímpico en Seúl 88. Bubka también fue campeón mundial de atletismo seis veces consecutivas, entre 1983 y 1997.

Steve Ovett y Sebastián Coe (Atletismo, Reino Unido)

Estos corredores británicos protagonizaron una de las grandes rivalidades olímpicas. Coe es el único atleta que ha ganado dos veces las medallas doradas en la carrera de 1.500 metros (aunque era experto en los 800), mientras que Ovett mantuvo el récord mundial de esa misma prueba durante varios años. En Moscú 80, cada uno triunfó en la prueba en la que no era favorito: Coe ganó el oro en los 1.500 metros y Ovett en los 800 metros.

 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.