Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/27/2011 12:00:00 AM

Salento y Flores: Jalisco puro

El mexicano Sergio Flores abrió la puerta grande tras indultar a un bravo novillo de Salento, de nombre Pascual.

La novillada de apertura de la Feria tuvo nombre propio. O mejor, nombres propios: los del mejicano Sergio Flores y, en mayúsculas, el encierro de Salento, que vio desfilar a los suyos, unos y otros menos, con el traje de gala que encarna la bravura.

Noche notable en los tendidos, más de media entrada, y allá abajo, en donde germinaron las buenas maneras, pero, ante todo, la raza de un muchacho que hace homenaje al buen momento de la torería mexicana. Sergio Flores se abre campo con la voluntad y no menos con esa decisión de no rajarse jamás.

Y el hambre se encontró en el camino con las ganas de comer en el cuarto turno, con ese ‘Pascual’ cornidelantero, número 172, de la ganadería de ‘Tuco’ González y de sus hijos. Las chicuelinas sirvieron de prólogo para abrir las emociones, y los quites, algo apurados, desempolvaron las suertes del capote azteca.

Aunque aún había mucho por hacer, el novillo ya dejaba ver prontitud y codicia, más aún si le daban esas distancias que necesitan los toros para mostrar cuánto llevan por dentro. Y no se equivocó Flores en eso: lo citó de largo y se puso donde había que ponerse.

Y primero metió a la gente en su montera, que miraba la faena desde el callejón, en manos de Luis Arellano, a quien había brindado, con dos cambiados por la espalda. Luego sí, a lo que vinimos, a templar y a mandar, con la mano muy baja y llevándose la embestida hasta bien atrás. Con un mérito adicional: siempre tirando hacia adentro, sin darse ventajas. Dos series inmensas con la derecha.

El novillo, de dulce, entregado y resuelto a trascender hasta tocas las puertas del suceso. Y pasó. Porque los tendidos se contagiaron de la comunión que había en el ruedo y empujaron ese pañuelo del perdón, que le hace bien a la Feria, a la plaza y a la fiesta, aunque no se puede negar que el final de la obra no tuvo la fuerza del comienzo. Indulto, dos orejas simbólicas y larga y clamorosa vuelta al ruedo con los ganaderos abordo.

Hubo también un tercero de excepcional pitón izquierdo y que mereció mucho más que la bisoña mano de Randy Rojas. Ese ejemplar, ‘Arete’ de nombre, no pasó inédito porque la gente lo despidió con ovación mientras buscaba el regreso a chiqueros, luego de los tres avisos que cayeron como pena sobre Randy, como caerían tres más en el sexto, un novillo que se apagó.

Y los demás también apostaron por la calidad, o al menos por la movilidad, como ese quinto en el que Andrés Valencia porfió. Fue una noche de toro y de un hombre, Sergio Flores, que también supo embestir.

Ficha de la novillada.

Feria de Cali

Domingo 25 de diciembre del 2011

Seis novillos de Salento

Bravos en general, encastados y bien presentados. Indultado el cuarto, de nombre Pascual, número 172, lidiado por el mexicano Sergio Flores.

380, 384, 460, 396, 430 y 376 kgrs

Sergio Flores

Celeste y oro

Ovación y dos orejas simbólicas

Andrés Valencia

Grana y oro

Silencio y palmas

Randy Rojas

Blanco y plata

Tres avisos y tres avisos



Detalles:

Más de media entrada. Noche calurosa y sin viento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.