Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/10/2012 12:00:00 AM

Siete razones del éxito olímpico colombiano

¿Cómo explicar la exitosa participación de la delegación nacional en Londres? ¿A qué se debe el tremendo repunte del deporte colombiano en las competencias de élite? Estas son siete razones que explican el momento.

1. Apoyo económico. La alianza entre el Gobierno central, los departamentos y la empresa privada fueron fundamentales para la preparación de los 104 deportistas que participaron en Londres 2012. Se estima, hablando del sector público, que unos 270 millones de pesos mensuales se invierten en los 170 deportistas de élite que tiene Colombia. La empresa privada aporta otro tanto patrocinando deportistas, según la disciplina que practiquen. Caso visibles son los de Mariana Pajón, con Red Bull, y Caterine Ibargüen, con Nike.
 
2. Bienvenida la ciencia. Colombia adoptó una infraestructura universal en la que para triunfar se necesita metodología, medicina deportiva y psicología. Estos tres aspectos fueron fundamentales para el rendimiento de los deportistas. También fue importante entender que si en el país no se tenían los métodos ideales para entrenar era importante destinar recursos para hacerlo en el extranjero.
 
3. Legislación. El día que Colombia obtuvo su primera medalla de oro, con María Isabel Urrutia hace 12 años en Sydney, partió en dos la historia del deporte en nuestro país. El hecho de alcanzar un oro motivó una legislación que buscó aportes para el deporte. Una de sus impulsoras, ya como congresista, fue la misma Urrutia. Y así fueron apareciendo premios e incentivos para los ganadores, especialmente para los olímpicos, que le permiten obtener reconocimientos en dinero dependiendo la medalla que ganen: 113 millones en caso de un oro. También ha sido determinante, según Andrés Botero, director de Coldeportes, el 4 por ciento que pagan los usuarios en su factura de telefonía celular, pues financia buena parte de los programas de Coldeportes y el Comité Olímpico Colombiano desde 2006.
 
4. La mentalidad. La nueva generación de deportistas colombianos goza de una mentalidad distinta a la que tenían deportistas de antaño. Los de ahora no se dejan vencer ante el dolor o ante la adversidad, basta ver los casos de Oquendo, Ibargüen o Alvear: pese a los golpes o lesiones sufridas durante sus competencias, siguieron adelante hasta conseguir medalla. Capítulo aparte es el de Mariana Pajón, que ante la presión se agrandó. Como ella misma lo dijo: el deporte a veces es más mente que fuerza. 
 
5. Entrenadores. Dentro de la inversión, lo destinado a los entrenadores cumple un papel fundamental. Diferentes federaciones le dieron la batuta de sus deportes a extranjeros, como el caso del cubano Ubaldo Duany, en atletismo; o de Noriyuki Hayakawa, en judo. Este fue un camino que abrieron las pesas cuando se trajo al búlgaro Gancho Mitev Karouchkov, forjador de la medalla de oro de María Isabel Urrutia y de otros éxitos en este deporte. 
 
6. Participación. Las probabilidades de medalla eran altas no solo por el número de participantes, y su indudable calidad, sino porque competía en 18 de los 26 deportes en disputa. Por eso se obtuvieron medallas en diversos deportes: ciclismo, judo, taekowndo, pesas, atletismo y lucha. 
 
7. Competir y competir. La realización de los Juegos Surámericanos en Medellín 2010 obligó a que los deportistas colombianos se exigieran al máximo en su preparación para ganar esta competencia. Así se sembró una semilla que también recogió frutos en Los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y ahora en los Olímpicos de Londres 2012.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.