Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Imágenes

Filtrar:

| 2017-04-05

“Pensamos que la noche sería lo peor... pero mire”

  • Semana
    Un conejo de peluche yace destruido y abandonado en una mezcla de agua y barro que cubre las calles del barrio El Progreso en Mocoa, Putumayo, luego de que una avalancha destruyera 17 barrios de la ciudad. Más de 3.500 personas perdieron sus hogares y pertenencias en la catástrofe natural que tuvo lugar este viernes 31 de marzo. Abril 2 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Varias personas buscan rescatar lo que queda de sus pertenencias en los restos de lo que alguna vez fue el barrio San Miguel, en Mocoa, Putumayo, una de las zonas más afectadas por la avalancha. Abril 2 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Los restos de un maniquí arrastrado por la avalancha, se volvieron lo que algunos habitantes del barrio El Progreso en Mocoa llaman “el símbolo de la catástrofe”, lo vistieron con un gorro militar y al mirarlo dicen: la avalancha nos dejó como el maniquí, sin oportunidad de nada, así como que no tenemos ni brazos ni pierna ni nada, no sabemos cómo movernos de aquí ni que hacer. Abril 2 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Miembro de la defensa civil luego de extraer el cuerpo sin de una mujer de una casa destruida por la avalancha en el barrio El Progeso, en Mocoa. Cuerpos de rescate de los bomberos, la defensa civil, el Ejército, la Policía e incluso grupos de rescatistas civiles trabajan desde el momento de la avalancha en la búsqueda sobrevivientes y extracción de cuerpos de las víctimas. Abril 3 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Diana de 10 años, camina con dificultad por las calles llenas de barro del barrio El Progreso en Mocoa. La movilidad es limitada por el estado de las calles, los escombros, rocas y las capas de barro, dificultan el paso de vehículos y transeúntes en las calles de Mocoa. Abril 2 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Un grupo de miembros de la Defensa Civil Colombiana extraen con dificultad el cuerpo sin vida de una mujer en el barrio El Progreso para trasladarlo a la morgue del hospital y proceder a su identificación. Abril 3 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    En el Coliseo Polideportivo del ITP (Instituto Técnico del Putumayo) el refugio más grande de los cinco que hay en Mocoa, el Ejército se encargó de crear una “ciudad de carpas” albergue seguro para los refugiados, con más de 300 carpas que los protegen del clima, ahí se les brinda comida, frazadas, ropa, atención médica y se procede a registrar a los que ingresan, y tomar nota de quienes ellos declaran desaparecidos. Abril 3 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Miguel tiene 5 años, problemas de azúcar y se sospecha que retraso mental leve, el poco tiempo que despierta al día desvaría y está desnutrido, se encuentra al cuidado de los médicos del hospital. Abril 2 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Dos niñas pequeñas caminan entre la ‘Ciudad de carpas’ una sección del albergue del ITP. Abril 3 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Miembros de la Defensa Civil de Colombia se toman de las muñecas para hacer un anillo de seguridad protegiendo la zona donde cuerpo de bomberos y la Cruz Roja, buscaban encontrar lo que se sospechaba era un sobreviviente; luego de una hora, el uso de perros rastreadores, escáneres de movimiento y el esfuerzo incansable de los rescatistas, se declaró una falsa alarma. Cientos de Colombianos se unen cada día a diferentes cuerpos de rescate y auxilio en Mocoa, desde médicos, psicólogos, pedagogos a rescatistas. Abril 3 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Lady de 9 años observa a su hermano Jeisson mientras este la cuida mientras esperan que un medico la atienda en el hospital de Mocoa, la avalancha la arrastró varios metros, y aunque logró sobrevivir a la catástrofe, las heridas y una enfermedad que no identifican aun la tienen postrada en la camilla en el pasillo del hospital. La Cruz Roja y diferentes cuerpos de salud han estado repartiendo tapabocas por toda la zona afectada, se teme que el agua estancada, los cuerpos en descomposición, la desnutrición y otros factores a raíz de la avalancha generen epidemias que puedan agravar la situación de los sobrevivientes. Abril 2 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Un joven observa por la reja de una de las aulas del ITP (Instituto Técnico del Putumayo), ellos dicen que “Esto es como estar en una cárcel, porque aunque podamos salir, dígame, ¿A dónde nos vamos ir? si salimos y ya no hay nada”. Abril 3 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Un grupo de personas espera en fila en el Parque Cementerio Normandía de la Ascensión en Mocoa, para ya sin esperanzas de encontrarlos vivos, reconocer entre los cadáveres de la morgue del cementerio a alguno de sus familiares y así poder enterrarlo. Las filas pueden empezar a las 6 de la mañana y terminar a las 6 de la tarde, sin haber podido reconocer a sus seres queridos, el personal de la fiscalía y el CTI no dan abasto para la cantidad de personas que requieren encontrar a sus familiares. Abril 3 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    La morgue del Hospital de Mocoa no da abasto para la cantidad de cadáveres que hay tras la avalancha, por esta razón, los médicos tuvieron que organizar los cuerpos en el patio de atrás, dónde los carros fúnebres llegan a recoger los cuerpos que sus familiares están listos para enterrar. Abril 2 2017 Foto: Juan Zarama Perini
  • Semana
    Un hombre se acerca a los especialistas en necropsia con el nombre y el código que le dieron para identificar el cadáver de su esposa en el Parque Cementerio de Mocoa. La Cruz Roja y diferentes cuerpos de salud han estado repartiendo tapabocas por toda la zona afectada, se teme que el agua estancada, los cuerpos en descomposición, la desnutrición y otros factores a raíz de la avalancha generen epidemias que puedan agravar la situación de los sobrevivientes. Abril 3 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    Dos miembros de la Cruz Roja prestan apoyo psicológico en el Parque Cementerio a las personas que encuentran confirman la identidad de sus familiares fallecidos. Los cuerpos sin vida que se identifican se quedan en el Hospital de Mocoa, y los que están aún por identificar, los llevan al cementerio donde sus familiares deben ir con ciertos documentos que les entrega la Fiscalía a reclamar el cuerpo. Abril 3 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
  • Semana
    El obispo de Mocoa Luisa Maldonado y un sacerdote que lo acompaña oran en el Parque Cementerio para dar apoyo a los creyentes en el camino enterrar o reconocer a sus seres queridos que fallecieron en la tragedia. Abril 3 2017 Foto: Juan Zarama Perini
  • Semana
    Yolanda Chindoy Iles es como ella se autodenomina una sobreviviente a la tragedia de Mocoa. Esta mujer indígena sostiene temblorosa un portarretratos con un collage de su familia que recupero este mismo día y la voz entre cortada dice: “nos salvamos porque Dios así lo quiso. Lo material no importa, todo se perdió, todo lo material. Pero mis hijas, mis nietos, todos mis vecinos casi murieron, muchas personas se fueron- alcanzo a salvar a la su nieta menor amarrándola a su espalda”. Abril 3 2017 Foto: Juan Zarama Perini.
Cargando Comentarios...

Ver más imágenes