Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Imágenes

Filtrar:

| 2016-06-25

Código de Policía: se acabó el relajo

  • Semana
    No a la compraventa de celulares robados: Quien compre un celular reportado por hurto o robo, puede ser multado con ocho salarios mínimos legales diarios (SMLDV). Como en todos los casos en que se impongan multas, en caso de que los sancionados no las paguen, serán reportados en el Boletín de Responsables Fiscales de la Fiscalía, lo cual les generará dificultades, por ejemplo, a la hora de asumir un empleo público, entre otras. Así mismo, las autoridades sellarán los establecimientos en los que se encuentre un celular con las mismas características. Si la Policía encuentra más de un aparato reportado como robado, puede judicializar a la persona a cargo del establecimiento comercial.
  • Semana
    No a las colatones: Desde ahora, quienes se cuelen en sistemas de transporte público como TransMilenio, saltándose los torniquetes, o evadan de otra manera el pago de la tarifa, deberán pagar multas cercanas a los 45.000 pesos. De no pagarlos, también podrían ser reportados como deudores en la base de datos de la Contraloría.
  • Semana
    No más fiestas ruidosas: El código establece normas para sancionar a quienes afectan la tranquilidad de un vecindario. Los policías puedan incluso desactivar temporalmente la fuente de ruido que afecte a una cuadra o un edificio. Si un ciudadano llama a quejarse por el alto volumen de la música de un vecino, después de la correspondiente verificación y después de hacer un llamado de atención, los policías pueden entrar al lugar y bajarle el volumen al equipo de sonido. En caso extremo, cortar la electricidad para que los afectados puedan seguir durmiendo.
  • Semana
    No más armas de fogueo: El 6 de junio, un atracador amenazó a dos mujeres en el barrio El Bosque de Cartagena con un arma de fogueo, y robó sus pertenencias. Dos meses antes, Fabián Enrique Vargas disparó con un arma similar a un agente del Esmad, generando pánico en la plaza de Bolívar de Bogotá. Con el nuevo código situaciones como estas no podrían repetirse, puesto que queda prohibido el porte de cualquier arma, incluyendo las de fogueo, espray y tubos de gas pimienta, en lugares abiertos al público o donde haya aglomeraciones de personas. Quien viole esta norma, podrá ser sancionado con la prohibición temporal de entrar a eventos de carácter colectivo: conciertos, partidos de fútbol, espectáculos recreativos, entre otros, o con multas de hasta 32 salarios mínimos legales diarios vigentes (SMLDV).
  • Semana
    No más trago cerca de los colegios: El código prohíbe consumir bebidas alcohólicas, sustancias psicoactivas en el espacio público o lugares abiertos al público ubicados dentro del área circundante a la institución o centro educativo, y castiga hacerlo con una multa de hasta 32 salarios mínimos diarios legales vigentes (SMDLV). En el caso de que un tendero o comerciante cometa la infracción su establecimiento podría ser sellado.
  • Semana
    No más basura en la calle: El código castiga a quienes saquen la basura a horas equivocadas, o arrojen basura a la calle. Además de la amonestación de la Policía, estas personas tendrán que participar en una jornada de trabajo comunitario en su municipio.
  • Semana
    No al daño de fachadas: El nuevo código es respetuoso de la decisión de los municipios de autorizar el grafiti artístico en determinadas zonas. No obstante, castiga con multa y obligación de reparar a quien escriba o fije avisos en fachadas, antejardines, muros, paredes, elementos físicos naturales, tales como piedras y troncos de árbol, sin el respectivo permiso.
  • Semana
    No a las cocinas en espacio público: Aunque el Código de Policía ya prohibía vender alimentos preparados en el espacio público, como arepas, perros calientes o jugos preparados, las autoridades no tenían dientes para evitarlo. El nuevo código de convivencia determinó que quien venda, procese o almacene alimentos en los sitios no permitidos o contrariando las normas vigentes podrá ser multado. Así mismo estos productos serán decomisados o destruidos para evitar su consumo. En el caso de Bogotá, recientemente la Secretaría de Hábitat realizó un análisis bacteriológico de la comida que se vendía en puestos callejeros de la calle 72, y encontró que todos tenían la bacteria E.coli que puede generar graves intoxicaciones.
  • Semana
    No a la discriminación: En un caso emblemático, en febrero de 2014 dos celadores expulsaron a una pareja homosexual de un centro comercial en el norte de Bogotá, por darse un beso. Algo similar ocurrió en Cali en 2011, y por cuenta de ello la Corte Constitucional se pronunció a favor de la libre expresión. Si una situación similar vuelve a presentarse, la Policía podrá imponer una multa correctiva a la persona que cometa el acto discriminatorio, o al establecimiento donde este ocurra. También en contra de la discriminación, el nuevo código establece multas para quienes irrespeten “manifestaciones y reuniones de las personas en el espacio público, en razón a su etnia, raza, edad, género, orientación sexual, creencias religiosas, preferencias políticas y apariencia personal”.
  • Semana
    No más tapas robadas: Según el código, quienes roben tapas de alcantarillas, cables o cualquier otro material relacionado con la prestación de servicios públicos serán obligados a reponer su valor. Con ello, buscan evitarse situaciones como la que ocurrió en Soacha a comienzos de año, en la que el niño Juan Sebastián Fuentes perdió la vida al caer en una alcantarilla destapada.
Cargando Comentarios...

Ver más imágenes