Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/21/2009 12:00:00 AM

Bogotá aspira que Ecuador anule exigencia a colombianos

BOGOTA (AP) _ El gobierno aspira que Ecuador levante requisitos impuestos recientemente para el ingreso de ciudadanos colombianos al vecino país, afirmó el miércoles el canciller Jaime Bermúdez.

Hasta inicios de diciembre los colombianos podían ingresar libremente a Ecuador, pero desde ese mes deben presentar un certificado de antecedentes o el llamado "pasado judicial", emitido por las autoridades policiales, y que además debe tener una validación de la cancillería colombiana, según ratificaron la víspera las autoridades ecuatorianas.

Quito ha indicado que el libre tránsito ha contribuido a la inseguridad en Ecuador.

El canciller Bermúdez dijo que tal tipo de restricciones pueden "afectar el comercio, el turismo la circulación" de personas.

"Queremos ver cómo solucionamos eso...aspiramos a que Ecuador reconsidere esa medida y la pueda levantar", agregó el ministro al hablar con reporteros en la casa de gobierno.

Pero mientras la medida esté en vigencia, Bogotá busca "atender de la mejor manera a todos nuestros connacionales para que ese tramite sea lo más rápido posible", dijo Bermúdez.

Para ello funcionarios de la cancillería ya están desde esta semana en un consulado colombiano fronterizo para poder dar esa validación o sello a los documentos.

El ministro de Gobierno ecuatoriano, Fernando Bustamante, ha dicho que existe entre sectores de la ciudadanía y las fiscalías ecuatorianas la percepción de que el libre ingreso de ciudadanos colombianos ha contribuido a la inseguridad "y esta medida responde a esa percepción".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.