Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2009/10/16 00:00

Caso de Almario, otra vez a la Fiscalía

El Alto Tribunal devolvió ael caso del ex congresista por su presunta responsabilidad en una masacre en la que murieron siete personas, entre ellas dos miembros de la familia Turbay Cote, porque dijo que el delito no tenía que ver con sus funciones.

Caso de Almario, otra vez a la Fiscalía

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia devolvió este viernes a la Fiscalía el expediente contra el ex representante a la Cámara, Luis Fernando Almario Rojas, tras considerar que los hechos por los cuales se le investiga no tienen que ver con las funciones de legislador.

El pasado 24 de septiembre, la Fiscalía decidió entregarle a este tribunal el caso de 12 ex congresistas, investigados en su mayoría por parapolítica, que habían renunciado a su fuero con el fin de evitar ser investigados por los magistrados de la Corte. Entre ellos estaba el caso del ex representante por el Caquetá, investigado por presuntos vínculos con las Farc y por estar involucrado en el asesinato de su competidor político, el ex representante a la Cámara, Diego Turbay Cote y de su madre, además de otras cinco personas más hace nueve años.

El traslado de los casos se había hecho como consecuencia a la reciente jurisprudencia de la Corte, que ordenaba devolver a la Sala Penal de ese tribunal las investigaciones asumidas por la Fiscalía tras la renuncia al fuero.

Sin embargo, al revisar el caso de Almario, la Corte Suprema determinó que no cabe en su competencia y sí en la de la justicia ordinaria el investigar este caso, porque consideró que los hechos cometidos no tuvieron relación alguna con su labor como congresista de Alas Equipo Colombia.

Almario,  hoy en libertad y, según confimaron fuentes a Semana.com, haciendo campaña al Congreso en su departamento, fue vinculado por varios guerrilleros desmovilizados en diversos momentos, como el autor intelectual de la masacre ocurrida el 29 de diciembre de 2000 en la vía de Florencia a Puerto Rico, en el Caquetá.  
 
Los perpetradores físicos de la cruel matanza fueron guerrilleros de las Farc, de la columna “Teófilo Forero”, detuvieron los autos en los que viajaban, amarraron a las personas, y le dispararon a sangre fría en la cabeza. No atendieron ni siquiera las súplicas de la señora de Turbay, que ya sobrepasaba los setenta años.  
 
Otro integrante de la familia, Rodrigo Turbay Cote, fue secuestrado en Caquetá en 1995 y posteriormente asesinado por las Farc.

Luis Fernando Almario fue capturado finalmente el 25 de febrero de 2008, luego de que el fiscal quinto delegado ante la Corte decidiera llamarlo a juicio. El congresista caqueteño interpuso un recurso de hábeas corpus que le fue negado por la Corte Suprema, pero con otra maniobra legal consiguió su libertad. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.