Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2010/06/09 00:00

El Palacio en llamas, cronología

Hace 25 años ocurrió lo impensable. Un comando de 35 guerrilleros del M-19 se tomó, a plena luz del día y durante 28 horas, el Palacio de Justicia. Un golpe osado que partió en dos la historia institucional de Colombia.

Esta es una de las imágenes que más recuerdan los colombianos. El 6 de noviembre de 1985, el Palacio de Justicia en llamas.


El plan de los guerrilleros que ingresaron al Palacio, al mediodía del 6 de noviembre de 1985, era hacerle un juicio popular al presidente Belisario Betancur y a su proceso de paz en presencia de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Este acto no pudo llevarse a cabo por la ferocidad con la que respondieron los militares. 

El 7 de noviembre, a las 3:20 de la tarde, todo había terminado con una victoria pírrica para el Gobierno. El Palacio estaba en ruinas, un incendio producido por los disparos de los tanques lo había consumido durante la noche.

La imagen del Palacio en llamas se convirtió en el símbolo del holocausto. En el operativo para recuperar el edificio murieron 95 personas -entre guerrilleros, militares y civiles, incluidos 17 magistrados- y desaparecieron 11.
 
Para los colombianos resultó muy difícil asimilar los sucesos ocurridos en el Palacio de Justicia. Las verdaderas intenciones del osado operativo guerrillero y el posible papel del narcotráfico en los acontecimientos sembraron serias dudas en la opinión.
 
Una búsqueda de la verdad que en 2010 cumple 25 años y que tiene a 11 familias exigiendo verdad.
 
En agosto de 1989 Ricardo Gámez, un informante, radicó una declaración en la Procuraduría General de la Nación en la que afirmó haber sido testigo de las torturas y las desapariciones del Palacio de Justicia. Su testimonio fue desechado por la Procuraduría delegada ante el Ejército y por la Fiscalía, por lo cual inicialmente no hizo parte del proceso. Su declaración tomó fuerza cuando narró en un video cómo torturaron y desaparecieron a las personas que salieron vivas de la cafetería del Palacio. Aunque no fue tomada como prueba, quedó archivada en el proceso.
 
En 1989 fueron absueltos por la Justicia Militar, en el caso de la desaparición de la guerrillera Irma Franco, el general Jesús Arias Cabrales, entonces comandante de la Décima Tercera Brigada del Ejército, y el coronel retirado Edilberto Sánchez Rubiano, con el argumento de que su comportamiento fue en debida obediencia y en actos del servicio.
 
La investigación inicia un nuevo capítulo 20 años después de sucedido la toma a Palacio (diciembre de 2005). El Fiscal Mario Iguarán asumió la investigación por las desapariciones luego de que el Consejo de Estado reconociera la responsabilidad del Estado Colombiano en la desaparición de Cristina Guarin Cortés.
 
En los años siguientes la Fiscalía vinculó en su investigación a la cúpula militar que dirigió la retoma del Palacio de Justicia, entre ellos los generales Jesús Armando Arias Cabrales, Rafael Samudio Molina y al coronel Luis Alfonso Plazas Vega.
 
A unos meses de cumplirse  25 años del holocausto, el coronel (r) Alfonso Plazas Vega, quien está bajo detención preventiva desde el 16 de junio de 2007 por orden de un fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, conoció el fallo que lo declara culpable por la desaparición forzada y agravada de once personas en la retoma al Palacio de Justicia.

El ex oficial fue condenado a 30 años de prisión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.