Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/27/2010 12:00:00 AM

Jorge Aníbal Gómez, aspirante a Fiscal, destapó sus cartas

Crear una unidad de delitos menores y otra de delitos de lesa humanidad, diseñar una política criminal y un programa de capacitación para investigadores judiciales fueron algunas de las propuestas del candidato a Fiscal.

El recién postulado por el Gobierno como candidato a Fiscal, Jorge Aníbal Gómez, presentó sus credenciales en una audiencia pública ante la Corte Suprema de Justicia.

Gómez es el reemplazo en la terna de aspirantes, del ex ministro de Defensa Camilo Ospina, quien renunció a su aspiración argumentando razones económicas.

Durante 30 minutos, el ternado expuso su hoja de vida, de la que resaltó sus más de 30 años al servicio de la rama judicial, desde que fue juez municipal hasta su cargo como presidente de la Corte Suprema de Justicia.

Vea el artículo: ¿Quién es Jorge Aníbal Gómez, nuevo nominado a Fiscal?
http://www.semana.com/noticias-justicia/quien-jorge-anibal-gomez-nuevo-nominado-fiscal/138826.aspx

Además, Gómez presentó sus propuestas para mejorar la eficacia de la Fiscalía. Éstas principalmente se enfocaron en tres temas: la descongestión del sistema judicial, la investigación de los delitos de lesa humanidad y la aplicación de la Ley de Justicia y Paz. También propuso diseñar una política criminal, que en su criterio, hasta ahora ha sido "reactiva y coyuntural... y responde a una necesidad de satisfacer momentáneos intereses ante la presión mediática".

"Por tal razón, dijo Gómez,... me encargaría de diseñar una política criminal estable, con sustentos científicos". Esa política incluye una reforma al Consejo Superior de Política Criminal para dotarlo de herramientas técnicas y científicas en aras de combatir el crimen organizado.

El candidato a Fiscal argumentó que si llega a la dirección del ente acusador creará una unidad especializada para atender los delitos de lesa humanidad. Señaló que la judicialización de estos delitos era una prioridad y que esa tarea se debía hacer sin sesgos ideológicos. “Es una labor que aunque la institución atiende es preciso profundizarla para honrar los acuerdos internacionales que ha suscrito Colombia”, dijo.

Gómez expuso con detalle uno de los problemas del sistema judicial que requiere respuestas urgentes: la congestión. Dijo que había que seleccionar los casos más importantes y darle prioridad a los que tenga que ver con “la criminalidad de cuello blanco, terrorismo, delitos de lesa humanidad, delitos contra el patrimonio y del Estado, trata de humanos, entre otros”, advirtió.

Además propuso crear una unidad especial para evacuar los casos de delitos menores, ya sea para desestimarlos o para darles salidas con mecanismos procesales sencillos.

“Todo ello para que el talento humano pueda concentrarse en los casos más difíciles”, aseguró.

También indicó que para descongestionar la justicia aplicará sin temor el principio de oportunidad y el mecanismo de conciliación cuando lo amerite.

Argumentó que era necesario diseñar un programa avanzado de capacitación con los mejores instrumentos técnicos y científicos para que la investigación judicial sea una “verdadera universidad contra el crimen”.

En ese sentido dijo que propenderá por evitar la trashumancia, es decir, por el traslado de investigadores judiciales de una entidad a otra. “Una vez se le asigna (un caso), deberá llevarlo hasta el final, porque si los trasladan (a los investigadores judiciales) será difícil conseguir la evidencia para poder llevar los casos a juicio”, dijo.

Al respecto de la aplicación de la Ley de Justicia y Paz, creada como mecanismo de justicia transicional en el proceso de paz con los paramilitares, Gómez dijo que introduciría “las herramientas necesarias, no importa si son hermenéuticas o legislativas, para que se cumpla con el propósito de obtener verdad y reparación”.

En ese sentido, propuso una reforma para simplificar el proceso y eliminar, por ejemplo, las audiencias de formulación de cargos, que en su criterio son redundantes.

Sobre la Ley de Justicia y Paz dijo: “esa ley no se diseñó para que el postulado obtenga el privilegio, en forma de sentencia anticipada, y saque barata una pena alternativa. Por el contrario… se diseñó para que el postulado diga toda la verdad y para que haya completa reparación de las víctimas”.

Tras un receso de 15 minutos, los magistrados que integran el Alto Tribunal, en cabeza del presidente de la Corte, Jaime Alberto Arrubla, le hicieron tres preguntas.

La primera fue: precise su propuesta de política criminal y cómo se implementaría.

A lo cual Gómez contestó: se trata de crear una política criminal estable que garantice cómo la Fiscalía puede encausar la lucha contra el crimen: no solo incentivando la ruptura de las estructuras del crimen organizado, sino también presentando proyectos de Ley para dar cabida a un Consejo especial del política criminal, que pocas veces es convocado, sobre todo cuando se trata de legislar…

La segunda pregunta fue: ¿Cuál es su propuesta para resolver los delitos menores y de autores reincidentes?

El aspirante a Fiscal dijo que “es importante revivir la jurisdicción de pequeñas causas… pero que sea la Fiscalía la que asuma la persecución de esos delitos”.

“Esa sería la mejor manera de enfrentar esa clase de delincuencia, con procedimientos breves, pero garantizando los derechos de las víctimas”, agregó.

Y, la tercera pregunta, que le hizo el Alto Tribunal fue: Se dice que el sistema judicial podría colapsar ¿Cómo abordaría ese problema?

“De acuerdo con las estadísticas, hay un acumulado de casos que no se han podido investigar porque no alcanzan los investigadores y los fiscales. Una forma de enfrentar ese problema es haciendo un barrido de las denuncias, muchas de las cuales no tienen base penal... También, ampliando la posibilidad de una conciliación o aplicando el principio de oportunidad. Lo que pasa es que no se ha podido determinar qué casos valen la pena y cuáles no. Por eso mencioné que es muy importante crear una unidad que se dedique a esos delitos de menor importancia…”

Así Gómez cumplió con la cita ante el mismo tribunal al cual perteneció.

Ahora, la Corte ahora deberá proceder a elegir al Fiscal de la terna compuesta, además, por el ex consejero de Estado Marco Antonio Velilla y la procuradora Margarita Cabello Blanco.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?