Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2010/04/27 00:00

¿Salvavidas de la Procuraduría a Arias Cabrales?

La Procuraduría aseguró que el testigo clave en el proceso sobre las desapariciones del Palacio de Justicia fue suplantado. A cambio, solicitó reconocer la veracidad de tres testigos, los mismos que la Fiscalía pidió investigar por falso testimonio.

¿Salvavidas de la Procuraduría a Arias Cabrales?

De forma sorpresiva, la Procuraduría pidió este martes la absolución para el general (r.) Jesús Armando Arias Cabrales, sindicado del delito de desaparición forzada, al señalar que no hay ninguna prueba “ni directa ni indiciada” que permita concluir que el oficial tuvo responsabilidad en la desaparición de once personas durante la retoma del Palacio de Justicia.

Las conclusiones presentadas por el procurador Hernán Suárez Delgado causaron impacto en el juicio que se adelanta contra Arias Cabrales. Sobre todo porque podrían significarle un giro en el proceso del Palacio de Justicia, que también tiene implicados a otros oficiales como el coronel Alfonso Plazas Vega, quien está a la espera de un próximo pronunciamiento de la justicia.

El concepto del Ministerio Público surgió una semana después de que la Fiscalía pidiera la máxima pena en contra de Arias Cabrales, al responsabilizarlo del manejo de los rehenes que fueron rescatados durante los episodios del Palacio de Justicia, los días 6 y 7 de noviembre de 1985.

La Fiscalía, además, señaló que -en su calidad de comandante de la XIII Brigada (división encargada de los operativos de retoma y del control de rehenes rescatados)- Arias Cabrales impartió órdenes que determinaron la desaparición de siete empleados de la cafetería del Palacio de Justicia, tres visitantes ocasionales y la guerrillera Irma Franco.

Pero en su intervención en el juicio, el representante de la Procuraduría, no sólo contradijo la tesis de la Fiscalía. Incluso, puso en tela de juicio la veracidad de algunas de las pruebas, especialmente la de quien es considerado uno de los testigos estrellas del proceso: el soldado profesional Édgar Villamizar.

Para el procurador Suárez Delgado, el testigo Édgar Villamizar “fue suplantado”, y por eso, las declaraciones rendidas en el proceso no merecen su validez.

Esta afirmación generó un enorme malestar en la fiscal Ángela María Buitrago, y por eso le pidió a la juez 51 del circuito compulsar copias para que se investigue si en esta actuación, el procurador pudo incurrir en un “abuso en la función pública”.

Pero, ¿cuáles fueron los argumentos del procurador para advertir que el general Arias Cabrales no tuvo responsabilidad en las desapariciones del Palacio de Justicia?

“Hubo suplantación del testigo estrella”: Procuraduría

El soldado Édgar Villamizar se convirtió en uno de los eslabones determinantes en el rompecabezas del Palacio de Justicia.

Este testigo, quien en la época de los hechos, pertenecía a la Séptima Brigada del Ejército, con sede en Villavicencio, afirmó que a los empleados de las Cafetería, los rescataron vivos y los enviaron a la escuela de Caballería, y aseguró que allí fueron objeto de torturas.

Villamizar también estuvo presente en las diligencias que la Fiscalía adelantó en las instalaciones de la Escuela de Caballería, ubicada en el Cantón Norte, en Bogotá, para tratar de establecer si los desaparecidos fueron enterrados en esa jurisdicción.

Pero según el representante de la Procuraduría, a este testigo no se le puede dar credibilidad y afirmó que fue suplantado en la investigación: “alguien quiso burlarse de la Fiscalía y suplantó la identidad de Villamizar”.

Según el procurador Suárez Delgado, en la hoja de vida de Villamizar se lee que nació en Cúcuta, pero en la declaración rendida en el proceso afirma que nació en Pamplona (Norte de Santander); que la firma que aparece registrada en su hoja de vida es distinta a la que aparece consignada en la declaración ante la Fiscalía. En esta declaración no hay huella dactilar, y que el único dato coincidente es el número de cédula.

La Fiscalía rechazó esta afirmación al considerar que el procurador no presentó ninguna prueba para afirmar la presunta suplantación del testigo, y eso motivó a que la fiscal Ángela María Buitrago pidiera que se investigara la afirmación del Procurador.

La Procuraduría también desestimó otros testimonios, como los del conductor de un carro tanque que aseguró haber transportado civiles hacia la escuela de Caballería; el de un funcionario de la Alcaldía de Bogotá que aseguró haber visto con vida al administrador de la cafetería del Palacio, y la de un ciudadano que fue arrestado en Zipaquirá (Cundinamarca) y luego conducido a la escuela de Caballería.

Pero, el representante de la procuraduría acogió la validez de tres testimonios que desmentían las afirmaciones del soldado Édgar Villamizar, precisamente, los de tres miembros del Ejército, sobre los que la Fiscalía pidió compulsar copias por considerar que incurrieron en falso testimonio y fraude a la justicia.

“Las órdenes no fueron impartidas por Arias Cabrales”: Procuraduría

Otra prueba clave de la Fiscalía fueron las comunicaciones radiofónicas entre los militares durante el operativo de retoma del Palacio. En ellas, se identifican las claves de Arcano 6 (correspondiente al general Jesús Armando Arias Cabrales), Arcano 5 (coronel Luis Carlos Sadovnick, segundo comandante de la Brigada XIII) y Arcano 2 (Edilberto Sánchez Rubiano, comandante del B2 del Ejército, encargado de la Casa del Florero).

La conversación clave es aquella en la que Arcano 5 (Sadovnick), le dice a Arcano 2 (Sánchez Rubiano) “si aparece la manga que no aparezca el chaleco”.

Esta orden de Sadovnick se produjo luego que Sánchez Rubiano informara que el guerrillero Luis Otero había salido del Palacio de Justicia con una cédula falsa, pero que tenían identificada a una “estudiante de derecho” (haciendo referencia a la guerrillera Irma Franco Pineda).

Según el procurador, estas conversaciones demuestran que las órdenes impartidas sobre el manejo de los rescatados las impartió Sadovnick y no Arias Cabrales.

Pero este argumento fue cuestionado por la parte civil y la propia Fiscalía, al demostrar que Arias Cabrales tenía el control de la operación de retoma, y que el coronel Luis Carlos Sadovnick sólo actuaba como coordinador de las órdenes establecidas por su superior.

La Fiscalía, una semana atrás, había demostrado que Arcano 6 mantenía el control y la determinación de las órdenes impartidas durante los días 6 y 7 de noviembre.

¿Contradicción de la Procuraduría?

Durante el juicio, la parte civil cuestionó de forma meticulosa los argumentos expuestos por el procurador Hernán Suárez Delgado. Sobre todo porque no sólo contradijo las pruebas de la Fiscalía, sino que controvirtió la propia actuación del Ministerio Público durante todo el proceso que se reabrió a finales de 2005.

Según la parte civil, las pruebas con las que la Fiscalía pidió la condena de Arias Cabrales, son las mismas que evaluó la Procuraduría, más de siete meses atrás, para darle el visto bueno a la captura del general en retiro y para su posterior acusación.

Pero también, señaló la parte civil, las diligencias en las que participó el testigo Édgar Villamizar contaron con el visto bueno de la Procuraduría, por lo que no se entiende el porqué de la nueva posición del representante del Ministerio Público.

En 2005, cuando el proceso del Palacio de Justicia fue reabierto por orden del Fiscal Mario Iguarán, el representante de la Procuraduría era Henry Bustos Alba. Este funcionario estuvo al frente de la vigilancia de las investigaciones y de las diligencias preliminares hasta que Arias Cabrales y el coronel Alfonso Plazas Vega, entre otros, fueron llamados a juicio.

Pero fue relevado en diciembre de 2009, momento en que asumió la vigilancia el actual procurador Hernán Suárez Delgado, quien ha tenido otras posturas. El cambio de asignación obedeció a la nueva administración al frente de la Procuraduría General de la Nación, la de Alejandro Ordóñez, pues es una función de libre nombramiento del jefe del Ministerio Público.
 
Más allá de esta circunstancia, la juez 51 del circuito penal de Bogota, deberá analizar las pruebas de la Fiscalía y las consideraciones de la Procuraduría para decidir si el general (r.) Arias Cabrales tuvo o no la responsabilidad sobre los desaparecidos en el Palacio de Justicia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.