Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/10/2010 12:00:00 AM

¿Y cuánto nos costó la fuga de 'Kéner'?

Aparte de lo fantasiosas que resultaron ser las respuestas de Daniel Serna, alias ‘Kéner’, cuando fue descubierto en una finca de Antioquia, son increíbles los costos económicos y el desgaste de las instituciones luego de perseguir a los criminales que se vuelan.

Bastaron sólo 36 horas para que las autoridades recapturaran a Daniel Alejandro Serna, alias ‘Kéner’, un importante miembro de la llamada Oficina de Envigado y de la banda criminal ‘Los Paisas’ que el pasado domingo en la noche se fugó de su casa en Medellín, donde gozaba del beneficio de la detención domiciliaria por padecer graves enfermedades.

Durante todo este martes, las emisoras de radio, los noticieros de televisión y los portales informativos reprodujeron a los voceros de la Fiscalía, el Inpec y hasta de la Presidencia de la República que se endilgaban unos a otros la responsabilidad de la huida. Y mientras las críticas llovían, el comandante de la Regional Seis de Policía, general Luis Alberto Pérez, se reunía con sus pares de la Policía de Antioquia, coronel Jorge Andrés Rodríguez y de la Metropolitana de Medellín, coronel Luis Eduardo Martínez, para planear urgente la búsqueda del fugitivo.

Tras ser descubierto en una finca del municipio de Titiribí, según el director de la Policía, general Óscar Naranjo, a ‘Kéner’ se le ocurrió decir que se había fugado de sus secuestradores. Además, el oficial dijo que durante su traslado de Medellín a Bogotá, Serna intentó sobornar a los policías a quienes les dijo que “si era presentado como una recaptura no quedaría títere con cabeza en la institución policial”. “Queda al descubierto un libreto que es inverosímil al decir que se encuentra en un estado (de enfermedad) terminal”, dijo Naranjo.

Para encontrarlo, fue necesario montar un operativo en la mañana. Enseguida, unidades del Escuadrón Móvil de Carabineros de Medellín y hombres de la Sijín se desplazaron hacia la finca Potosí, entre Angelópolis y Titiribí, donde se encontraba ‘Kéner’. Dos integrantes de la red de cooperantes fueron quienes lo delataron. Ambos llegaron hasta el municipio de Fredonia y dieron a las autoridades las coordenadas de la finca donde estaba escondido, en la vereda El Barro. Fue así como un comando de 50 policías llegó hasta el sitio exacto donde se encontraba Serna y lo recapturaron.

A primera vista, fue una acción policial sencilla. De hecho, el presidente Álvaro Uribe felicitó a quienes adelantaron el operativo que, en corto tiempo, dio con la recaptura de Serna. Pero de fondo, está el tema de los costos económicos y el desgaste institucional por la negligencia de quienes deben estar pendientes de la vigilancia de los presos domiciliarios. Hoy, por ejemplo, se supo que la presidenta de la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, Julia Emma Garzón de Gómez, decidió abrir investigación disciplinaria contra los jueces penales de control de garantías y fiscales encargados de solicitar y otorgar medidas de aseguramiento y beneficios de detención domiciliaria en el caso de ‘Kéner’.

Haciendo cuentas por encima, la cacería a Diego Alejandro Serna costó unos 800 millones de pesos. Primero, a los cooperantes se les pagará 500 millones de pesos de recompensa. Segundo, el desplazamiento de tropa desde Medellín hasta el sitio donde se encontraba el jefe criminal (unos 300 hombres según la Policía de Antioquia) pudo haber costado 240 millones de pesos si se tiene en cuenta que una hora de sobrevuelo en helicóptero vale entre 10 y 12 millones de pesos (volaron dos aparatos durante casi tres horas). Esto sin contar lo que vale armar a los policías, mantenerlos dos días y el uso de radiocomunicaciones. Esto último puede costar unos 150 millones de pesos, según una fuente de la Dirección de la Policía consultada por Semana.com. “Todos estos costos están dentro del presupuesto. No hay nada extra, nada que no se tenga con qué pagar”, agregó la fuente.

Aún así, esta plata, más los roces entre las diferentes autoridades, se hubieran podido ahorrar si, por ejemplo, el sistema de manillas electrónicas funcionara como corresponde. Según el Ministro del Interior, Fabio Valencia, las 3.894 pulseras con las que se tiene vigilados satelitalmente a igual número de presos valen 7.000 millones de pesos. Si estas emiten una alerta de manipulación, hay tiempo suficiente para que la Policía reaccione y logre neutralizar una fuga. De lo contrario, sólo para buscar a un preso (dependiendo de su importancia) habría que disponer de casi un batallón para recapturarlo.

Para el presupuesto nacional, los 800 millones de pesos pueden ser poco monto. Pero para el ciudadano de a pie, no. De hecho, esa suma corresponde a 129 años de trabajo de un colombiano que devenga el mínimo ($515.000.oo). Bastante para tamaña irresponsabilidad, y lo peor: sin que nadie la asuma.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.