Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/10/08 00:00

Inseguridad en los mares: más que narcotráfico

Autoridades marítimas de latinoamérica se reunieron en Cartagena para evaluar la seguridad en los mares.

Inseguridad en los mares: más que narcotráfico

Colombia ha definido el narcotráfico como su principal problema en los puertos. Sin embargo el tema de la seguridad en buques y puertos no se reduce únicamente al tráfico de estupefacientes. El país también considera como amenazas el tráfico ilegal de armas, la inmigración ilegal y el secuestro de buques, como fue expuesto  la durante el III Foro Iberoamericano de Protección Marítima y Portuaria organizado por DIMAR, la autoridad marítima nacional.
 
El evento contó con la presencia de países como Estados Unidos, Venezuela, México, Argentina, Ecuador, España y Panamá,

En el Caribe colombiano ocurrían 74 casos de polizonaje trimestralmente, frente a dos eventos mensuales detectados hoy en día. “Ya prácticamente el polizonaje está totalmente desestimado en nuestro puerto” asegura Víctor Hurtado, capitán de puerto de Cartagena, para quien este tema sigue siendo, sine embargo, una amenaza latente en el pacífico colombiano. De igual manera se ha montado todo un esquema para prevenir los asaltos a buques, que aunque no es una modalidad muy frecuente, si son claras las intenciones de algunos delincuentes armados por atacar los buques y despojarlos de sus costosos equipos de náutica.

Según el Contra Almirante Jairo Javier Peña, director marítimo nacional, “Colombia es pionera en el desarrollo de medidas de protección. Hemos recibido los mejores comentarios de nuestros esquemas y de la forma como manejamos la implementación del código en nuestro país”.

Pero aunque la piratería y los asaltos no son un tema que amenace la seguridad marítima nacional, si es una problemática compleja a nivel mundial. En el 2008 en el golfo de Adén, en el este de África, se presentaron alrededor de 100 ataques a buques frente a 140 ocurridos en el transcurso de este año. Según Milton Barón, oficial técnico de la OMI, “es el pan caliente que tenemos ahora”. Para Derek Reveron, del Colegio de Guerra Naval de los Estados Unidos una posible solución podrían ser los barcos mercantes armados con el objetivo de disuadir a estas bandas de piratas modernos.

La persistencia del narcotráfico

Si bien el polizonaje, los asaltos, el contrabando, y el mismo terrorismo, son amenazas que las autoridades marítimas han considerado y combatido con la aplicación del PBIP, a través de medidas como el cierre de un buque 360 grados, la seguridad electrónica, las revistas submarinas y un estricto control de ingresos a las instalaciones portuarias, el narcotráfico sigue siendo un fenómeno de altas proporciones en buques de comercio internacional. “La modalidad de tráfico en buques de línea es una modalidad bastante grande” asegura el Almirante Armando Wills, comandante guardacostas de Colombia.

Para las autoridades  el narcotráfico es un fenómeno muy extendido y que sus promotores actúan como empresarios que diversifican el portafolio de servicios. “El negocio es tan rentable que ellos se adaptan a las circunstancias. Si la autoridad empieza a ubicarles algún tipo de táctica ellos van migrando hacia otra y pueda que vuelva a alguna a anterior” asegura el Almirante Wills.

A parte de la modalidades de tráfico cómo lanchas rápidas, los semi sumergibles, los tradicionales buques pesqueros, las naves cargadas con droga desde su fabricación y la cocaína diluida en gasolina que después requiere un complejo proceso de extracción, el portafolio del narcotráfico siempre ha incluido los buques de comercio internacional.

“Para un puerto que recibe 200, 300, 400 contenedores al día, es físicamente imposible revisarlos todos” asegura Wills, para quien en estos casos de tráfico hay normalmente alguna persona comprada o infiltrada. En cuanto al buque, “la inspección del casco se hace con buzos porque muchas veces ponen la droga allí, pero inspeccionar un buque mercante grande en detalle es un trabajo demasiado complejo. Por eso se ha establecido el código PBIP, que son unos estándares a nivel mundial que le permiten a las empresas tener ciertos niveles de confianzas. De eso se trata todo esto, porque revisar todo se paralizaría el comercio mundial” sentencia el Almirante Wills.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.