Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

Flor, tatuada en el periodismo huilense

La periodista Flor Alba Núñez Vargas tenía 31 años, quería salvar al mundo y creía en la justicia. Sigue siendo un misterio quién ordenó su asesinato.

Compartido 0 Veces
Cargando multimedia...

La flor recién pintada en el lado del corazón parece sangrar, está irritada. Aris se tatuó en el lugar donde Flor Alba Núñez Vargas recostaba su cabeza todas las noches. Así quiere recordar a su pareja, la periodista que asesinaron el 10 de septiembre del 2015 en la puerta de la emisora La Preferida, uno de los tres medios donde trabajaba en Pitalito (Huila).

El profesor de física luce pálido. Su mano derecha, temblorosa, sostiene a la altura de su pecho la fotografía de la mujer sonriente que cambió su vida. Sus ojos están cargados de un dolor que a veces parece rabia. Le arrebataron a su ‘ángel’, como la llamaba.

Aris Hernández Claro se pregunta una y otra vez ¿Por qué la mataron? ¿Quién ordenó su muerte? Los mismos interrogantes que se hacen los alumnos de Flor Alba en la Institución Educativa Montessori, el maestro de literatura que la aceptó como practicante, el rector del colegio donde ella estudió, los colegas reporteros que intentan sobrevivir haciendo periodismo en un municipio que, según la Administración Municipal, tiene 161.000 habitantes, con sobrados problemas políticos y de orden público y, por supuesto, los mismos interrogantes que se hacen los padres de la joven víctima.

Lo posible en lo imposible


A los 31 años Flor Alba quería comerse el mundo. Comenzó ocho años atrás haciendo periodismo en la emisora Uno A Stereo, del municipio de San Agustín. No se cansaba de darles gracias a los que consideraba sus mentores, Álex Hernández y Álvaro Delgado Guzmán, quienes le enseñaron, desde la práctica, lo que la falta de recursos no le permitió recoger en la universidad.

Un día les dijo a sus padres, Oliva Vargas y Marcos Núñez, un ama de casa y un vendedor de pasilla de café, que se iba a Pitalito en busca de futuro. Tenía 25 años cuando se despidió de sus hermanos, Juan Carlos, Elizabeth y Érika. A ellos los visitaba cada vez que podía, pues le encantaba jugar con sus dos sobrinas. Gabriela se había convertido en la niña de sus ojos. La pequeña cumplió 6 años el pasado 9 de noviembre. Ya no volverá a abrazar a su tía ni a recibir sus dulces regalos.

Flor Alba terminaba un curso en el Sena cuando se presentó al canal de Telmex, hoy Canal Seis de Claro. Allí habría de conocer al camarógrafo que la acompañó durante cinco años, José Antonio Guzmán Flórez. Él la recuerda llena de ilusiones: “Chiquita y bien plantada, dejó a todos con la boca abierta cuando presentó una nota y se ganó la oportunidad”. Desde entonces tuvo claro lo que quería hacer de su vida y no titubeó, recuerda José Antonio.

Aris Hernández volvió a verla. Había estudiado con ella nueve años atrás y se enamoró de la chica con la que casi nunca estuvo de acuerdo en el colegio. Compartieron su vida 4 años, 8 meses y 10 días, y él sabe más que nadie que Flor era un aluvión en permanente avanzada. Se levantaba a las 5:00 de la mañana, dictaba sus clases de español y comunicaciones, desayunaba en casa de su suegra y a las 9:30 a.m. ya organizaba en el canal local la agenda de cubrimientos del día.

A las 11:30 a.m. se iba a hacer el noticiero en la emisora comunitaria La Preferida, se daba una hora y media para almorzar y a las 2:30 de la tarde regresaba al canal a redactar las noticias que enviaría a La Nación TV, con sede en Neiva. Llegaba a casa a las 6:30 de la tarde a preparar clases, a hacer las tareas de la licenciatura que cursaba en Lengua Castellana y a escribir notas para su Facebook.

Flor Alba reporteaba duro en una región plagada de inseguridad. Armada de micrófono y grabadora indagaba sobre las capturas de criminales que duraban pocos días tras las rejas, el entramado político que se tejía alrededor de las elecciones y, de las penurias de las víctimas de la violencia y de la pobreza que llegaban a diario a Pitalito. Averiguaba hasta de la muerte que le dieron a un perro pit bull por morder a un ciudadano. Muchas veces ella era su propia camarógrafa y editaba sus entrevistas.

Sus ingresos provenían de la corresponsalía para La Nación TV y de la venta de pauta publicitaria en el canal local y la emisora. Al final del mes, lo que ganaba por tanto esfuerzo no superaba 1.200.000 pesos. Con todo y ello hacía obras sociales y si para lograrlo debía tocarles puertas a fundaciones sociales, sencillamente lo hacía. A veces metía en el carrito del mercado cosas que después regalaría a los necesitados, dice Aris.
Él llegó a pensar que Flor tenía otros sueños, otras metas.

-Alguna vez le dije: Amor, y por qué no te lanzas de concejal.
- Porque a mí no me gusta la política, le respondió.
- Pero puedes ayudar más.
- ¡No!, porque el problema es que cuando se llega a un cargo grande uno se corrompe, y yo no quiero corromperme.

Flor Alba sí tenía un sueño más allá del mundo periodístico, se imaginaba enseñando el valor de la palabra. Llamaba frecuentemente a su amiga Sirly Chimonja Córdoba, de la emisora HJ doble K de Pitalito, para que le recomendara libros. Intentaba conseguirlos en la biblioteca o prestados. La periodista, locutora y profesora, era una incansable lectora, recuerda su esposo. “Le gustaba mucho el lenguaje, el español”. Era una mujer preocupada por enseñar, por formar personas.



También anhelaba crear una fundación para promover la búsqueda de niños desaparecidos. Su periodismo era activismo frente a las causas que ella consideraba necesarias para un territorio como Pitalito.

Flor creyó que podía salvar a la humanidad desde el periodismo. Eso creen ver quienes la conocieron. Cuando eran insuficientes los tres espacios noticiosos en los que trasmitía sus reportes, volcaba sus denuncias a las redes sociales. En ellas expresaba su inconformidad y hacía preguntas incómodas a la justicia y a los políticos. La comenzaron a seguir y a responderle con dureza. Ella no se detenía.
El Facebook, para Flor, era su plataforma de trabajo preferida. No le costaba dinero y allí podía extenderse todo lo que quería. Muchos laboyanos (gentilicio de los habitantes de Pitalito) preferían enterarse de lo que ocurría en su territorio por lo que publicaba la periodista en su muro.

Incómoda

Flor Alba era una periodista incómoda. Para algunos comunicadores de Pitalito, su trabajo no era distinto al que hacían los demás. Asistir a las ruedas de prensa y recoger información oficial y de los ciudadanos de a pie para trasmitir. Sin embargo, se diferenciaba en que a esas notas les sumaba su capacidad interpretativa para formular de manera directa, o a través de sus redes sociales, la pregunta clave.

A través de su red social denunció peligrosas bandas delincuenciales de Pitalito. En noviembre del año 2013, a través de Nación TV, La Preferida y Canal Seis denunció el atentado que sufrió la médica veterinaria Julieth Marcela Henao. Según el expediente del proceso, Juan Camilo Ortiz, alias el Loco o Bebé, habría sido el responsable.

El 11 de julio del 2014 capturaron a los autores intelectuales y materiales de tres ataques contra la zootecnista, entre ellos a Juan Camilo Ortiz. Pese a las pruebas presentadas por la Fiscalía, un juez de Timaná les concedió la detención domiciliaria, lo que fue noticia, y llevó a Flor Alba a cuestionar la decisión.

Ortiz o el Loco fue detenido de nuevo en Palmito (Sucre), sindicado de haber disparado contra la periodista de Pitalito. Y los informes judiciales dan cuenta de que a él y a la persona que conducía la motocicleta en la que huyeron para alejarse de la escena del crimen, a la puerta de la emisora La Preferida, les habrían pagado 6.000.000 de pesos por cometer el atentado.

Dentro de las pruebas de la Fiscalía para probar los hechos, está la interceptación de llamadas, procesos judiciales, testimonios de muchas personas y los videos de seguridad que grabaron el momento en que le dispararon a la comunicadora.
“Yo le insistía en que semejante esfuerzo era demasiado. Sin embargo, seguía. Yo me contentaba con verla desde lejos, sentada, escribiendo”, menciona Aris.

Flor Alba era una periodista incómoda. Su pareja recuerda que reclamó a través de Facebook la necesidad de que quien asumiera la Alcaldía a partir del 2016, tuviese estudios y títulos universitarios. “Eso entiendo que ofendió a la campaña del señor Miguel Rico, y la campaña le hizo el reclamo”.

Andris Cantillo, jefe de campaña, sostiene que a la periodista jamás se le reclamó por lo que informaba y que se le respetó su trabajo. El alcalde electo, Rico, asegura que con Flor Alba solo había buenas relaciones. “Soy un demócrata”, insistió.

A todo lo anterior se suma una grabación que se dio a conocer en los medios, en la que supuestamente Flor Alba se habría referido a que una campaña política compraba con 200.000.000 de pesos a sus competidores para que renunciaran a sus aspiraciones. “Fui testigo de ese audio, porque yo lo escuché. Ningún periodista fue capaz de sacar la noticia, perdían la pauta, la platica de las campañas”, dice Aris.

Ganó la muerte

La carrera contrarreloj que Flor Alba emprendió a tan temprana edad vendiendo galletas para estudiar, fue detenida abruptamente por un sicario que le disparó dos tiros por la espalda a las 11:30 de la mañana de un jueves nublado. Mientras su cuerpo se desangraba, quienes la querían y admiraban recibían la noticia.

Su compañero, Aris Hernández, estaba en el colegio dictando clases. “Normalmente no contesto llamadas, pero ese día sí atendí el celular. Una prima de ella, no recuerdo quién, me llamó y me dijo: ‘mijo, véngase que a Flor le dieron dos tiros, la mataron’. A mí se me acabó el mundo”.

Julián Andrés Soro, estudiante de 11.º, agacha su mirada. “Nosotros ese día no teníamos clase. Me llamó una compañera llorando y me dijo que había muerto la profesora Flor. Uno nunca piensa que alguien tan maravillosa y luchadora vaya a morir por decir la verdad, pero en este país eso no se puede hacer”.

Al camarógrafo José Antonio Guzmán Castro se le quiebra su voz cuando recuerda: “A los 30 minutos de haberse ido, la directora del centro cultural me llamó a gritos. Me preguntó dónde está Flor Alba. Le dije que había salido al canal. Otro profesor se puso a llorar y me dijo: ‘a Flor Alba le hicieron un atentado’. Después de eso se siente una soledad muy dura”.

Con moderación y templanza, el rector del Colegio Montessori relata: “En el momento en que la asesinan llegué al colegio y la sorpresa cuando recibí la noticia fue mayúscula. ‘No jueguen conmigo, eso no puede ser’. Quedé conmovido”.

Wilson Obando, el profesor de literatura que le permitió a Flor hacer sus prácticas de licenciatura en el colegio, cuenta que recibió una llamada: “me dijeron que la acababan de matar”. Él se fue para la emisora. Allí encontró tirado el cuerpo de Flor.

Aris arribó minutos más tarde cuando se la habían llevado al hospital. La mancha púrpura en el piso le confirmó que no la volvería a tener jamás recostada en su pecho, como todas las noches. Por eso se tatuó allí una flor.

*********

Ser periodista en Pitalito


Un sino trágico unió, con 17 años de diferencia, los nombres de Flor Alba Núñez y de Nelson Carvajal Carvajal. Los dos periodistas, los dos profesores, los dos acallados por la irracionalidad. A ella la impactaron dos disparos, a él siete.

Ella murió luego de las 11:30 de la mañana del pasado 10 de septiembre en la puerta de la emisora La Preferida Stereo. Aunque las autoridades capturaron a Juan Camilo Ortiz, alias el Loco; el presunto autor material del asesinato, e intentan dar con el paradero de Jaumeth Flórez, alias Chori, quien sería el conductor de la moto en que huyeron los sicarios, aún hay muchas preguntas sin respuestas, incluida la de quién es el autor intelectual. Quién ganaba con la muerte de Flor Alba.

Dudas también persisten en el caso de Nelson, asesinado el 16 de abril de 1998, cuando cumplía 37 años. Los hechos se registraron a una cuadra de la escuela Los Pinos, la misma que fundó y donde dictaba clases, y a la cual rebautizaron con su nombre tras su asesinato.

Siete años después de los hechos sus familiares debieron salir del país por amenazas, ante la posibilidad de que el caso fuera removido del sueño de los justos. Las autoridades dicen haber actuado, pero la impunidad se mueve en el ambiente. El pasado miércoles se conoció que la Corte Interamericana de Derechos Humanos tomará este caso y estudiará si condena al Estado colombiano por la impunidad que lo rodea. Este logro obedece a un trabajo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que ha hecho seguimiento al caso.

Flor y Nelson son ejemplos de la tragedia que parece significar el ser periodista en el Huila. En el 2003 en Neiva fue asesinado Guillermo Bravo.

Desde hace un par de semanas en el noticiero Andino de la emisora La Poderosa, que se trasmite de 6:00 a 8:00 de la mañana y de 1:00 a 2:00 de la tarde, no se escucha la voz de Leonardo Acosta, quien, según varios colegas, recibió intimidaciones por información que hizo pública.

“Cállese o lo reventamos”, le dijeron, según relata una periodista cercana a él. “Deje de ser tan bocón”, le insistieron en otra oportunidad, y con esto lo conminaron a salir de la población so pena de asesinarlo.

“Él ni siquiera vino a la emisora, mandó a su esposa con las herramientas de trabajo y no más… el micrófono y el computador…”, dijo Bersalina Timbachi, directora de la emisora al preguntarle por la ausencia del periodista. Nunca más Timbachi pasó al teléfono para ampliar la información. Varios días han pasado sin que Leonardo conteste el celular, por lo menos el que daba a sus contactos.

Élmer Peña Castro, desde hace 17 años ha trabajado con los periódicos La Nación, Diario del Huila y las emisoras La Poderosa, Radio Sur (hoy HJ doble K) y La Fiera. En esta emite en las mañanas su programa Momento huilense. En Facebook publica noticias sobre el municipio.

Élmer, con 51 años de edad, denunció: “Me amenazaron 15 días antes de las elecciones del 25 de octubre. Yo venía de hacer unas imágenes de la laguna”, dice, al describir el momento en que dos hombres en moto lo interceptaron y tras insultarlo le advirtieron: “Siga hablando mal de Rico y verá…, nos cogió calientes”. En ese momento el cruce de una camioneta por el sector fue el que lo libró de un desenlance peor.



Las presiones no solo son de los ilegales, otras son las que se vinculan con la pauta que los gobiernos dan a los distintos medios y de la cual sin duda alguna estos se sostienen. En este marco el alcalde electo en las pasadas elecciones en Pitalito, Miguel Rico, se comprometió con varios medios de comunicación a promover buenas prácticas, y evitar de esta manera algún tipo de censura.

El dato

Entre el 2014 y lo que va del 2015, en Colombia 130 periodistas han sido víctimas de algún tipo de amenazas, según la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip).


Cargando Comentarios...