Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

“Mamá perdóneme”, las cartas olvidadas en el Bronx

En el interior de una de las edificaciones de la calle del Bronx se encontraron desgarradores testimonios de drogadictos que recuerdan a sus familias.

Compartido 0 Veces

La reciente recuperación de la calle del Bronx por parte de las autoridades reveló el drama humano que se escondía, tristemente, bajo las narices de los bogotanos y las autoridades. Una vez más, quedó fríamente retratado que detrás de cada dependiente de las drogas hay una tragedia familiar, una historia triste.

Con el correr de las horas se han conocido escalofriantes videos de lo que ocurría en el Bronx, considerado el verdadero infierno por lo que allí pasaba. La crueldad de las secuencias y los hechos llevó al general Hoover Penilla, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, a ofrecer disculpas por “permitir que todo esto llegara a tal punto de degradación”.

Semana.com tuvo acceso a un video grabado por el equipo de comunicaciones del concejal Jorge Torres, del partido Alianza Verde, en el que se detalla lo que quedó tras la intensa toma por parte de las autoridades. 

El concejal ingresó a una de las viviendas que quedaron abandonadas después de la intervención. En medio del desorden encontró unas cartas que resultan ser el detalle más conmovedor en medio del caos que allí imperaba. En una hoja de cuaderno alguien se tomó el tiempo de pedirles perdón a sus familiares. Bastaron tres líneas para demostrar que, incluso en la calle más infernal del país, había tiempo para recordar a los seres queridos. “La amo mucho, perdóneme por todo lo malo que le he hecho pasar. La quiero con toda mi alma”.

En el recorrido se ve otra carta que estremece. “Hola, mamá, sólo quiero que sepa que me hace mucha falta. Quiero que me perdone por todos los sufrimientos que le hice pasar”. Nadie sabe quién escribió estas líneas. Mucho menos si la destinataria sabe de su existencia.

Los manuscritos son simplemente un testimonio del horror que por décadas se gestó ante las narices de las autoridades y la indolencia de toda una ciudad. (También le puede interesar: Así funcionaba la red de explotación sexual en el Bronx)

Cargando Comentarios...