Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

En video: Colombianos celebraron el Nobel en la avenida principal de Oslo

Con antorchas, sombreros vueltiaos y música de tambores, y rodeados por cientos de noruegos, saludaron al presidente Juan Manuel Santos quien se asomó al balcón del hotel más lujoso de Noruega.

Compartido 0 Veces

Como si Colombia hubiera ganado el Mundial de Fútbol, o más aún, como si Colombia ya hubiera alcanzado la paz. Así celebraron decenas de colombianos el premio Nobel de Paz que el presidente Juan Manuel Santos recibió en Oslo en la tarde del sábado.

Es una tradición que todos los Nobel, una vez galardonados, salgan al balcón del Grand Hotel, uno de los tres más lujosos de Europa, para saludar al pueblo, a la gente de Oslo. Cientos de noruegos llenan la plaza de la Karl Johans Gate, la principal avenida de la capital noruega. Se les vio tan emocionados como si fueran colombianos. Para ellos, el Nobel de Paz es la mayor de las celebridades del planeta, a juzgar por la forma como gritaron y aplaudieron para ovacionar a Santos.

Diana Fynbo nació en Colombia pero vive en Oslo desde hace treinta años. Fue adoptada en Bogotá por una familia noruega que le dio un apellido que no tenía y un hogar. Dice que el Nobel no solo recayó en las manos del presidente, sino que es un galardón para todos los colombianos. Cada año es de las que marcha para saludar al Nobel, pero esta vez se sentía protagonista. Como Diana, en Noruega viven más de 3.000 colombianos que fueron adoptados por matrimonios noruegos.

María Helena vive en Bogotá, pero el mismo 7 de octubre, cuando se anunció que Juan Manuel Santos era el premio Nobel de paz, no lo dudó un segundo y no quiso perderse el histórico momento de la entrega del premio. De inmediato fue a la agencia de viajes y programó unos días de vacaciones en Europa, primera escala en Madrid, y el viernes llegó a Oslo. “El presidente Santos dijo que el Nobel era para todos los colombianos, entonces tenía que estar aquí”.

Victoria es chilena y lleva más de 20 años viviendo en Noruega. Sus mejores amigas son colombianas y salió a la calle principal de la ciudad para saludar al nuevo Nobel de paz. Tan emocionada como cualquier colombiano. “Es un premio para América Latina”.

La tradicional marcha de las antorchas en honor al Nobel siempre comienza a las 5:00 de la noche en la Estación Central del tren por la Karl Johans Gate hasta debajo del balcón principal del Grand Hotel. Aunque suele ser en silencio, el amarillo, azul y rojo le dio color a la marcha, y entre música de tambores, sombreros vueltiaos, Oslo vivió unos minutos de fiesta. A las 6:50 el Nobel y su familia se asomaron para saludar al pueblo.

Cargando Comentarios...