Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

La tormenta perfecta que amenaza la tregua de las FARC

44 indígenas y 12 policías heridos es el saldo parcial de las protestas en el norte del Cauca. Y en Nariño denuncian retaliaciones por muerte de un cabecilla a manos del ejército.

Compartido 0 Veces

Como una olla de presión a punto de estallar. Así se encuentra en la actualidad la situación de orden público en el suroeste del país, por cuenta de dos hechos aislados pero que indirectamente podrían afectar la tregua unilateral anunciada por las FARC.

Por un lado, las protestas indígenas en el norte del Cauca, y por el otro, la operación que le permitió al ejército dar de baja a un cabecilla de la columna móvil Daniel Aldana de las FARC, en Nariño. Ambos hechos surgieron esta semana como una 'tormenta perfecta' que está minando la credibilidad de la tregua subversiva. ¿Por qué?

En el norte del Cauca, donde se desarrolla la protesta indígena, ya surgieron versiones oficiales de enfrentamientos entre la fuerza pública y subversivos del Sexto Frente de las FARC.

La primera en hacer dicha alerta fue la Defensoría del Pueblo, entidad que este viernes aseguró, a través de un comunicado, que “versiones recopiladas indican que la confrontación comenzó a las 8 y 30 de la mañana, y que aparentemente han sido lanzados artefactos explosivos improvisados, que han generado temor entre la comunidad”.

El choque armado habría ocurrido entre presuntos integrantes del Sexto Frente de las FARC y miembros de la Fuerza Pública, en zona rural de Caloto, Cauca. Más exactamente en las veredas Pelada, Guatava y Carpintero.

Cabe recordar que justamente en esa misma zona hace una semana se presentó otro choque armado entre esa guerrilla y el ejército. En su momento el incidente fue catalogado como un 'combate de encuentro', que en la jerga militar quiere decir que no fue premeditado, sino fortuito. (Ver nota)

Lo grave y confuso de este nuevo incidente es que ocurre a escasos kilómetros de Corinto, el otro municipio del norte del Cauca donde diez mil indígenas ocuparon seis haciendas y llevan dos días enfrentándose al Esmad de la policía.

Esas protestas ya dejan un saldo de 44 indígenas heridos (cuatro con armas de fuego) y doce policías lesionados. Uno de ellos recibió un machetazo en la cabeza y se encuentra con vida en una clínica de Cali.

Las protestas de este viernes causaron lesiones a 8 miembros del Esmad, tras ser atacados con voladores (pólvora). En el video, que se dio a conocer por las redes sociales de la policía, se observa a uno de los uniformados con una herida en el cuello, causada por un volador.

Feliciano Valencia, líder de la guardia indígena, explicó que la Minga (nombre que recibe la ocupación de tierras que ellos consideran ancestrales) se mantendrá hasta tanto el Gobierno cumpla con sus demandas.

Básicamente con los indígenas el Gobierno tiene pendiente un delicado tema de déficit tierras que suma 20.000 hectáreas. Y por el otro lado buscar evitar que a los líderes de esas comunidades los sigan matando. Ya van 50 muertes selectivas en los últimos años.

Pero mientras indígenas y Gobierno resuelven sus diferencias en una mesa de diálogo, aparecieron las versiones en torno a que la protesta indígena fue infiltrada por la guerrilla.

Mientras las protestas en el norte del Cauca aumentan de intensidad y efectos, en Nariño ocurren otros hechos lamentables que ponen en entredicho el cumplimiento de la tregua de las FARC.

El coronel Hugo Márquez, comandante de la policía en ese departamento, confirmó a este medio que el pasado miércoles 25 de febrero dos CAI de Tumaco fueron atacados con granadas de fragmentación por redes de apoyo de las FARC. “Se trata de los CAI Panamá y Ciudadela”, explicó el coronel Márquez. Un uniformado habría muerto en los incidentes.

El oficial también aclaró que semanalmente sus hombres realizan operaciones contra la instalación de válvulas ilegales para 'ordeñar' el oleoducto Trasandino. “Creemos que detrás de esa actividad delincuencial también están las redes de apoyo de las FARC”, aseveró.

En ese departamento operan con fuerza la columna móvil Daniel Aldana de las FARC y el Frente 29. Fuentes militares creen que las recientes acciones criminales de esa guerrilla en esa zona del país son retaliaciones por las bajas que han sufrido durante este mes.

Por ejemplo, el pasado 23 de febrero la Fuerza de Tarea Poseidón contra el Narcotráfico dio de baja a Óscar Sevillano Sinisterra, alias 'Oliver', tercer cabecilla de la columna Daniel Aldana y considerado como el jefe de las extorsiones y encargado del manejo de las rutas del narcotráfico en toda la costa Pacífica nariñense.

Y el 10 de febrero ejército y policía dieron otro duro golpe al capturar a Orlando Javier Guerrero Narváez, alías 'Orlando', cabecilla de las redes de apoyo de la columna móvil Daniel Aldana.

Lo paradójico de todo este enrarecido ambiente de orden público en el suroeste del país, es que una protesta indígena podría convertirse en la 'tormenta perfecta' que acabe la tregua de las FARC.

Cargando Comentarios...