Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

Documental sobre los menores presos con enfermedades mentales

William Fernando Martínez muestra la situación de los jóvenes infractores con problemas psiquiátricos en Colombia. Vea un fragmento.

Compartido 0 Veces

Las enfermedades mentales no discriminan: los niños y adolescentes también tienen problemas de salud mental. William Fernando Ramírez –fotógrafo reconocido que ha trabajado en El Tiempo, y ha publicado en medios como National Geographic, el Washington Post, Miami Herald y el New York Times– retrató en un producto audiovisual esta situación.

Este documental, titulado Demente soy, es el resultado de un recorrido de dos años en 16 ciudades de este país donde el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar incorporó centros de atención a los menores infractores en los que hay una población de jóvenes con diagnostico psiquiátrico que no reciben tratamientos adecuados.

“La carencia de hogar y la encarcelación impropia son mucho más frecuentes entre las personas con trastornos mentales que en la población general, lo que exacerba su marginación y vulnerabilidad”, dice Martínez.

El fotógrafo y documentalista destaca que “además de limitaciones del derecho al trabajo y a la educación pueden sufrir también condiciones de vida inhumanas, poco higiénicas, maltratos físicos, abusos sexuales, entre otros vejámenes en los centros sanitarios. Las personas con trastornos mentales presentan tasas desproporcionadamente elevadas de discapacidad y mortalidad”.

En mayo de 2012, la 65ª Asamblea Mundial de la Salud adoptó una resolución sobre la carga mundial de trastornos mentales y la necesidad de una respuesta integral y coordinada de los países.

En ella se instó a los Estados Miembros a que, entre otras cosas, elaboren y refuercen políticas y estrategias integrales sobre la promoción de la salud mental. “Todos  ellos coinciden en el alto número de muchachos cumpliendo penas con diagnósticos psiquiátricos que son más graves que los simples síndromes de abstinencia, pues el problema de las drogas también está latente”, advierte Martínez.   

Pero esto, en Colombia, hasta el momento solo existe en el papel. Al comparar la prevalencia de los trastornos mentales en Colombia con otros 14 estudios de otros países desarrollados y en desarrollo, se encuentra que este país ocupa los cinco primeros puestos en algunas enfermedades mentales y el segundo puesto en el trastorno por control de impulsos.

Martínez hace uso de su experiencia en la fotografía para transmitirle a la audiencia las situaciones de estos muchachos con mucha firmeza pero con prudencia. El producto de 35 minutos, presentado en blanco y negro, llama la atención por la fuerza de las imágenes.

Aunque por cuestiones legales no hay entrevistas directas con los jóvenes ni se ven sus rostros, Martínez pudo evidenciar que a través del rap transmitían muchos mensajes reveladores. “Lo más importante es que estos muchachos no pueden entrevistarse, pero en sus canciones cuentan muchas cosas” (Ver video).

Además, en el documental participan los directores regionales del ICBF de Cali, Medellín, Cúcuta, Neiva, Yopal, así como psicólogos, educadores, directores de Centros de formación y defensores de familia.

Debido a la estigmatización y la discriminación, las personas con trastornos mentales sufren frecuentes violaciones de los derechos humanos. Eso sin contar con el rechazo que frecuentemente reciben al salir de los centros y buscar empleos.

“Las drogas psiquiátricas para contenerlos  son muy costosas y los operarios deben comprarlas de su bolsillo. Los servicios de salud no han logrado  implementar un programa claro para atenderlos y aislarlos”. La pieza que le ofrece Martínez al país debe llamar la atención de las entidades del gobierno y el sector privado.

Cargando Comentarios...