Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

Los líos del último hospital que entregó Petro

La obra, inaugurada por el exalcalde un día antes de terminar su mandato, tendría varias fallas arquitectónicas. A la fecha, no ha podido funcionar plenamente.

Compartido 0 Veces
Cargando multimedia...

Lo que encontraron los arquitectos de la Secretaria de Salud en el Hospital de El Tintal es para no creer. Siete años han transcurrido desde que se los albañiles iniciaron las obras y aún el centro médico de tercer nivel no se ha podido poner en funcionamiento a plenitud.

Las imágenes lo dicen todo y muestran presuntas falencias cometidas por el consorcio Megaconstrucciones, que debían entregar la obra en agosto del 2010, es decir, exactamente dos años después de que se colocara la primera piedra.

El contrato fue adjudicado por un valor de 19.500 millones de pesos, pero a la fecha se han girado recursos por 32.000 millones de pesos tras cinco prórrogas e igual número de adiciones presupuestales.

El Hospital fue inaugurado un día antes de que el exalcalde Gustavo Petro terminara su mandato. Seis meses después la edificación tan sólo presta atención básica, cuando fue concebido para cumplir con servicios de segundo nivel como cirugías y hospitalización.

Semana.com fue hasta el lugar y corroboró las razones por las que no se ha puesto en servicio este centro médico a cabalidad, algo que beneficiaría a 135.000 personas que residen en esa zona.

Lo que encontró este portal y está plasmado un informe que ya conoce el secretario de Salud, Luis Gonzalo Morales, es de no inverosímil.

Las salas de cirugía, que por asepsia deberían ser herméticas, tienen filtraciones de agua a tal punto que el líquido debe ser recogido en canecas, con lo que es imposible ponerlas en funcionamiento. 

Las salas de recuperación, que también deben estar completamente higienizadas, presentan así mismo filtraciones, daños en el cielo raso y hongos. Lo mismo ocurre en algunos pasillos.   

Lo que encontraron los arquitectos especialistas en infraestructura hospitalaria no queda allí. Las salas de cirugía tendrán que ser reacondicionadas, lo que implicaría costos adicionales. Pero más allá de ello es incalculable, el tiempo de más que demorarán las instalaciones en ponerse en servicio.

Un ejemplo de ello es que las lámparas instaladas en los techos quedaron muy bajas. La norma establece que como mínimo deben quedar a 2,80 metros y estas quedaron a 2,60 metros. Son 20 centímetros que en el momento de una intervención quirúrgica hacen la diferencia para el personal médico, cuyas cabezas chocarían con el aparato según dicen los expertos.

Como lo muestra el video, las salas de radiología no cuentan con el blindaje de las puertas y paredes para evitar que la radiación escape y tampoco tiene ventanas adaptadas para la comunicación entre el especialista y el paciente.

Estas instalaciones tampoco se entregaron dotadas con los equipos y los muebles necesarios, lo que requerirá de al menos, otros seis meses para su adquisición.

En definitiva, se trata de una grave denuncia que demostraría la falta de eficiencia en la contratación y ejecución de las obras en la capital.

Cargando Comentarios...