Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

La historia detrás del rescate de los 21 caimanes del llano

Devolver esta especie a su hábitat fue una tarea tan titánica como importante.

Compartido 0 Veces

El caimán es uno de los símbolos de los colombianos. Tanto que tiene canción, fiesta popular leyenda.  Pero esta semana la noticia no fue que este temible y exótico animal se fuera para Barranquilla, como dice el porro que lo inmortalizó, sino la titánica tarea de rescatar 21 de estos reptiles de la extinción que amenaza la especie: son la de mayor riesgo de desaparecer en el país. Hace algunas décadas había miles de ellos y hoy apenas quedan 200. Por eso la liberación de este grupo en el Parque Nacional El Tuparro fue una noticia nacional.

“Desde 1930 lo han venido matando a cientos de miles para vender su piel a Europa, Estados Unidos y Japón. Pero ese negocio se acabó cuando se extinguió”, explicó Rafael Antelo, el biólogo que lideró el regreso de esta especie a su hábitat.

Aunque su caza está prohibida en el país desde 1965, la belleza de su piel todavía lo tiene en la mira de los cazadores furtivos. Por eso, la liberación de 21 de estos ejemplares esta semana en el Parque Nacional El Tuparro fue una noticia nacional.

Poder dejar allí esos 21 caimanes realmente fue una proeza. El proceso lleva más de 4 años. Los “padres” de las criaturas que fueron dejados en el Tuparro pertenecían a la estación de Biología Tropical Roberto Franco en Villavicencio, que a su vez recibía los caimanes que eran decomisados por el Inderena.

En 2002 la gobernación de Casanare y otras organizaciones decidieron apostarle a la conservación del caimán. Los ejemplares, siete hembras y dos machos,  vivían en el parque Wisirare en Orocué, pero en el año 2011 cuando se acabaron los recursos para cuidarlos fueron enviados a la Fundación Palmarito, una de las más importantes organizaciones ambientales en conservación de fauna del país.

Allí se decidió emprender un proyecto para que el caimán volviera a poblar los llanos. Los 200 huevos que tuvieron las hembras fueron incubados por 85 días con el mayor de los cuidados. De estos nacieron más de 70 caimanes en 2012.

Durante más de tres años Palmarito, liderado por el biólogo español Rafael Antelo, los cuidó con esmero pues no podían dejarlos al arbitrio de la naturaleza en que los depredadores podrían fácilmente devorarlos. Cuando ya medían más de 80 centímetros decidieron liberarlos.

El lugar elegido fue el Parque Nacional el Tuparro, un santuario de la biodiversidad ubicado en Arauca. Los caimanes tuvieron que ser sedados y montados a un avión privado que los dejó en ese apartado lugar.

Esta semana allá llegó el ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, la directora de parques Naturales, Julia Miranda, el director de Palmarito, Alejandro Olaya y representantes de Ecopetrol y WCS, quienes ayudaron a financiar la iniciativa. La noticia tuvo un despliegue nacional y los caimanes fueron los protagonistas de casi todos los medios.

La liberación fue un proyecto piloto y se espera que pronto se puedan hacer más. Si esto funciona, el caimán podrá seguir viviendo en los llanos y no convertirse en la leyenda que tantos colombianos conocen.

Cargando Comentarios...