Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

¿Cómo sobrevivir al plebiscito para la paz sin pelear con nadie?

La polarización entre el Sí y el No está generando divisiones irreconciliables entre amigos y familiares. Un grupo de creativos y artistas piden un Pacto por el Respeto.

Compartido 0 Veces

El plebiscito para refrendar el proceso de paz ha generado una enorme división. Algunos consideran que esta no tiene antecedentes y puede incluso superar la que produjo el proceso 8.000. Sin embargo, lo que comenzó en una pelea trasladada a Twitter entre el presidente Uribe y su sucesor, Juan Manuel Santos, ha comenzado a penetrar las escenas más cotidianas. Cada vez es más común que en las familias y los amigos las diferentes visiones sobre el proceso de la paz produzcan discusiones y hasta insultos. Por eso, un grupo de ciudadanos decidió crear un pacto por lo obvio: por el respeto.

La historia de este pacto habría podido suceder en cualquier oficina en Colombia. Nicolás Umaña estaba un día en su empresa de consultoría cuando una colega comenzó a discutir con otro por el plebiscito. La pelea fue tan grande que días después difícilmente podían hablarse.

Le recomendamos: Encuesta de Ipsos da amplia victoria al Sí en el plebiscito con el 72 %

“Pensé en qué pasaría si pasaba lo mismo a nivel nacional y concluí que había hacer algo”, explica Umaña. Ahí decidió crear Pacto Por el Respeto.

La idea es tan sencilla que suena incluso paradójico que exista un proyecto con ese propósito, en especial cuando la meta del país es firmar la paz. Sin embargo, la idea es invitar a los colombianos que vayan a votar por el Sí o por el No “a que se comprometan al respeto por el otro, a debatir de forma pacífica y constructiva, sin importar qué posición se tenga” afirma. 

Agrega que el objetivo es que las tendencias dejen de ser radicalizadas dentro de los discursos y promover una discusión con ideas y sin violencia. Es decir, que el proceso de paz no puede ser una excusa para maltratar al otro.

Felipe Barragán, co-promotor de la iniciativa, relata que la idea es que cada ciudadano que “haya visto o sentido de alguna forma que su propia opinión, o la de otro fue desvalorizada, menospreciada, o que personalmente siente desde muy adentro un impulso por imponer su visión de las cosas, respire un poco y piense en este Pacto”.

Le podría interesar: Padre e hija divididos por el Sí y el No en el plebiscito

La idea, impulsada principalmente por las redes sociales, por medio de su hashtag #PPR Colombia ha tenido una gran acogida entre el público. Fonseca fue uno de los primeros que se sumó. " Yo quiero que entre los colombianos podamos convivir con nuestras diversas opiniones y yo creo que debe haber un Pacto por el Respeto”, trinó. Los Aterciopelados hicieron lo mismo y escribieron “Pacto Por el Respeto sin agredir y respetando las ideas de los demás”.

No solo se han vinculado artistas. El futbolista, Faustino Asprilla, dijo que “el respeto por los compañeros, por el público, por el árbitro, etcétera, es básico en el deporte y en la vida”. Y Alfonso Prada, director del Sena escribió: “Mi reconocimiento y admiración por esta iniciativa. Debate sí, con argumentos y respeto.”

Y hasta Tomás, el hijo del ex presidente Uribe, quiso poner de su parte. “Me comprometo a suprimir calificativos personales, el debate debe ser sólo ideas” y luego agregó “ni los del Sí, ni quienes apoyamos el No, ganarán un voto más agrediendo, más probable hacerlos con argumentos”. De esas toldas, también se sumó Paloma Valencia, quien aseguró que “me esforzaré por siempre hacer del otro su mejor versión”.      

El pacto no solo se puede ver en Twitter. Quienes pasan por la calle 78 con séptima en Bogotá podrán ver en un alto edificio una bandera con las siglas PPR en el techo de la oficina de Umaña. Si la idea llega a pegar, y parece que así puede ser, este podría ser uno de los más valiosos aportes a esa nueva Colombia que se está construyendo.

Cargando Comentarios...