Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

“Santos no debió suspender el proceso de paz”: Navarro

La reanudación de los diálogos de paz vuelve a poner en entredicho la decisión de Santos de congelar el proceso.

Compartido 0 Veces

El pasado 16 de noviembre, cuando el país conoció el secuestro del general Rubén Darío Alzate por parte de las FARC, el presidente Juan Manuel Santos tomó la decisión, calificada como arriesgada por algunos sectores, de suspender el proceso de paz y fijar la condición de que su reactivación se daría inmediatamente después de que el comandante fuera liberado.

Esta medida fue objeto de debate y se concluyó, entre otras cosas, que el mandatario no tuvo mayor opción que violar el acuerdo de lo que suceda en Colombia se resuelve en Colombia y lo que suceda en La Habana se resuelve en La Habana. Esto para lograr dar con la libreación de Alzate y responder con mano firme a las presiones políticas y sociales.

Ahora que el comandante y los dos acompañantes con los que fue capturado gozan de libertad, se dice que Santos tomó la decisión correcta, pero, ¿a qué costo?

De acuerdo con Francisco Miranda, editor consejero de la Revista SEMANA, hay que tener en cuenta “la flagrante violación cometida por el Estado colombiano a las reglas de juego con las que el proceso de paz comenzó”.

“La guerra sigue y esa regla de que lo que suceda en Colombia no puede afectar el proceso, que se hizo para protegerlo precisamente de hechos como este, es una espada de Damócles”, anotó.

“Entiendo la presión del presidente Santos, estuve de acuerdo cuando suspendió el proceso, pero las FARC tienen un premio, una carta muy fuerte en el momento que otra situación suceda”, agregó Miranda en referencia a la cuenta de cobro que pasará el grupo subversivo en la mesa de negociaciones por el impasse provocado por Alzate.

De la misma manera se expresó el senador del Partido Verde Antonio Navarro Wolff, quien reiteró que la decisión de Santos no fue la acertada y anotó que “las FARC están haciendo algo para que lo que se discute desde Cuba continúe”.

“Hay que aceptar que la liberación pronta del general es sinónimo de que las FARC quieren que el proceso siga”, añadió. Asimismo explicó que “no debemos caer en la trampa de ponernos a discutir sobre el cese bilateral, el único cese que necesitamos es el definitivo del conflicto”.

Por otro lado, la foto del general Alzate junto a Pastor Alape, miembro del equipo negociador de las FARC, generó gran controversia y criticas por parte de la opinión pública. La imagen hace parte del “show mediático” por el que Alzate mencionó que tuvo que atravesar y en ella solo estuvo presente la cadena de televisión Telesur.

En general (r) Manuel José Bonnet, afirmó que Alzate actuó en condición de rehén y por ende “decir que la foto fue un hecho voluntario es una maldad”.

“El rehén es una persona que no responde por sus propios actos. Su mente y su cuerpo están presos. ¿Cuántos altos funcionarios no cometen cosas 30 mil cosas peores y no lo han denunciado? No hay que volver a molestar al general por la foto porque ahí él era el rehén”, sentenció.

Frente a la ausencia de medios de comunicación colombianos en el momento de la toma de la foto, la senadora por el Centro Democrático María del Rosario Guerra reprochó que “Telesur haya sido el único presente. El gobierno Colombiano entregó todo y dejó a los garantes. ¿Cómo así que el único medio fue Telesur?”, anotó.

Por último, la congresista indicó que no ve a la liberación del general Alzate como un gesto real de paz por parte de la guerrilla y que tampoco cree que la foto se haya dado bajo esas condiciones. “La FARC están buscando ese cese bilateral que es inaceptable”, concluyó.

Cargando Comentarios...