Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

Así levantaron a Armenia de las cenizas

Carlos Hernán Arias y su equipo hicieron resucitar a la zona cafetera tras el terremoto.

Compartido 0 Veces

Carlos Hernán Arias,voluntario y socorrista

Cómo el presidente de la Seccional Quindío, diseñó un plan que ayudó a que el desastre no fuera mayor.

Cualquier colombiano reconoce a la Cruz Roja Colombiana (CRC) por su labor para atender emergencias y apoyar a poblaciones vulnerables. Pero no mucha gente sabe que una de sus tareas consiste en ayudar a los sobrevivientes de un desastre a superarlo, a reconstruir sus vidas y a abrazar la resiliencia.

Un ejemplo se dio a las dos de la tarde del 25 de enero de 1999, cuando la tierra tembló en la zona cafetera y Armenia quedó devastada. Ese día, Carlos Hernán Arias, presidente de la Seccional Quindío, diseñó un plan no solo para rescatar sobrevivientes, sino también para reconstruir. Salió de su casa y vio el caos, la angustia de la gente y las casas caídas. A pesar de todo, se puso a trabajar. “La pasión del voluntariado es como una fiebre”, dice. “¿Tiene algún sentido lógico dejar a mis seres queridos por atender a otros?”.

Con su experiencia como radioaficionado, ese día armó un improvisado centro de comunicaciones en su casa, el cual les permitió a él y a otros dos voluntarios (uno de ellos, Carlos Iván Márquez, hoy director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres) no solo coordinar la atención inmediata y suministrar ayudas, sino también dar inicio a la recuperación: repartir sillas de ruedas, poner a disposición equipos ortopédicos, ayudar a la gente a comenzar a recuperarse y reconstruir sus vidas y, así, a “recuperar el tejido social”.

Así arrancó uno de los proyectos de reconstrucción más vastos de la historia de la CRC. En dos años, Arias terminó liderando a 1.270 voluntarios de todo el país, que levantaron 300 viviendas, abrieron y manejaron 11 puestos de salud, construyeron 24 escuelas y seis casetas comunales, dictaron 102 talleres de capacitación, repartieron herramientas de construcción y regalaron instrumentos de trabajo a quienes los necesitaban. Les tendieron una mano decisiva a 900 personas, y Armenia resurgió.

Dirección del proyecto: Camilo Jiménez Santofimio / Producciónfotográfica: Juan Carlos Sierra (editor) y Daniel Reina / Videos: DiegoLlorente (editor), José Malagón, Andrés Barajas y Alex Guerrero /Dirección de Nuevos Medios: Juliana Rojas / Editor para dispositivosmóviles: Mauricio Quevedo / Reportería y producción: Martha Segrera yLaura Ballesteros / Redes sociales: Fabián Cristancho / Fotografía:Archivo Semana, Archivo Cruz Roja, AFP, AP.

Cargando Comentarios...