Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

La otra versión en el caso de los niños abusados

Vecinos aseguran que el propietario de la casa está involucrado en el abuso de los menores.

Compartido 0 Veces

La calle refleja la indignación y la furia de la comunidad contra un fanático religioso, al que los vecinos señalan de ser una de las personas que maltrató y abusó de dos niñas que hacen parte del grupo de cuatro menores que fueron encontrados en una casa del barrio Meissen en Ciudad Bolívar, Bogotá.

Vidrios rotos y piedras amontonadas en la acera del frente de la humilde casa, dan cuenta de una noche en que los vecinos quisieron tomar justicia por su propia mano cuando escucharon de boca de Luis Eduardo López que él había sido el hombre que abusó de las menores por “pedido de Jehová”.

No obstante, pese a lo que vociferaba desde la terraza y casi le significa un linchamiento, López fue a la Policía y denunció a las autoridades a sus dos inquilinos, que además hacían parte de la misma secta religiosa.


Así quedó la casa luego del intento de linchamiento de los vecinos. Foto Iván Valencia /SEMANA 

El hombre, dueño de la casa donde ocurrieron los hechos, le dijo a la Policía que los niños eran víctimas de maltratos y abusos por parte de Fabián Andrés Pedraza Zambrano, de 19 años, y de su esposa, quien además es hermana de tres de los niños de 11, 12 y 13 años. La joven es madre de una bebé de 17 meses y otra que nació este martes. Todos los niños están bajo ahora el cuidado de Bienestar Familiar.

La indignación de los vecinos creció luego de conocer que la Policía ayudó a López para que saliera escoltado en una tanqueta y de esta manera evitar el linchamiento. Ahora reclaman que la justicia lo investigue ya que para ellos tiene muchas cosas qué explicar.

La primera de ellas, tal como lo confirmó Semana.com con varios vecinos, es que López salió a la terraza para gritar que él había sido el abusador de los menores. Los vecinos se preguntan por qué si él dijo esto no está preso y respondiendo ante la justicia. Esa fue la razón para que los habitantes de la zona la emprendieran contra la casa e intentaran coger a López para lincharlo.

Otra de las preguntas que hacen algunos los habitantes del barrio es por qué se le permitía a López jugar con los menores como si fuera un familiar cercano. Incluso los habitantes llegaron a pensar que era el padre de los niños.

Incluso, Laura*, una joven de 18 años de edad, señaló que varios años atrás ella y sus amigas fueron víctimas del acoso de ese hombre de aproximadamente 50 años, que les lanzaba piropos obscenos. Los padres indignados le reclamaron y el hombre respondió con argumentos que no convencieron a las familias.

López es conocido en el barrio como un fanático religioso, quien presuntamente alzaba y tocaba los niños de manera no adecuada. Así lo dicen varios de los habitantes del barrio, quienes no entienden por qué los menores estaban en esta casa en condiciones precarias y no bajo la tutela de sus padres. Además se preguntan qué hacían con este fanático religioso.
 
En la casa el humo negro pegado en las paredes hace parte del tapiz. Los vecinos indican que eso obedece a las quemas de ropa y otros objetos cuando supuestamente López invocaba a su Dios. También señalan de escuchar música cristiana a todo volumen y de no estar en sus cabales ya que se paraba en la esquina a “pregonar la palabra” casi de manera irracional.

El fanatismo religioso de la pareja y del propietario de la casa no tenía límites. Carmen Díaz, propietaria de un pequeño restaurante en la zona, asegura que la joven de 19 años trabajó para ella durante una semana. La califica como una joven trabajadora y aseguró que duró poco porque el pastor de su congregación le dijo que no podía trabajar los domingos ya que debía ir al culto.

En la URI de Tunjuelito Fabián Pedraza ya le contó a la Policía su versión de lo ocurrido. Según fuentes policiales que pidieron la reserva, el joven señaló a varios integrantes de la congregación cristiana como responsables.

Al cierre de esta edición se inició la audiencia contra Fabián Pedraza. La instaló el juez 75 con la fiscal 311 en la URI en la localidad de Ciudad Bolívar. Los delitos a imputar son acceso carnal abusivo con menores de 14 años. El delito es agravado ya que la conducta se cometió en concurso de otras personas y por haberse hecho en situación vulnerabilidad.

En la casa no habita nadie. En la terraza aún están dispersas algunas prendas y zapatos de los niños. Desde la calle solo se ven los vidrios rotos que reflejan la furia de los vecinos, que hoy reclaman que se investigue a López, un hombre que a pesar de confesar públicamente el abuso, hoy aparece como el denunciante.


En la terraza de la vivienda aún se ven prendas de los menores. Foto Iván Valencia /SEMANA.

*Nombre cambiado para proteger su identidad.

Cargando Comentarios...