Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/02/19 00:00

Colombia produce más hoja de coca

Creció la siembra del perseguido cultivo en 27% durante 2007, según la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, y seguimos siendo el principal productor de América del Sur. Sólo que ya son muchos más los vecinos metidos en el negocio...

Colombia produce más hoja de coca

El mundo lleva cien años hablando intensamente del problema de las drogas sin poder solucionarlo. Camilo Uribe, miembro de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (Jife), asegura que el 4 por ciento de la población mundial es adicta a algún tipo de droga. A comienzos del siglo XX se calculaba que existían  800 mil adictos al opio.

Lamentablemente, Colombia sigue siendo protagonista de esta tragedia y lidera la producción de hoja de coca en América con un 55 por ciento. Le siguen Perú con el 29 por ciento y Bolivia con un 16 por ciento.

Esta fue una de las principales conclusiones de la Jife que reveló este miércoles el informe anual de monitoreo de estupefacientes en 2008 en los cinco continentes.
 
“Las redes de narcotráfico de América del Sur (...) emplean especialistas de todos los sectores de sus actividades delictivas, desde químicos hasta capitanes de buques, pilotos, correos adiestrados y expertos financieros. Esas organizaciones también aprovechan la situación social y económica inestable y los mecanismos débiles de fiscalización de drogas de algunos países de África”, dice uno de los apartes de informe que habla sobre este último continente como un importante centro de contrabando de tráfico de drogas.

Sobre las cifras de cultivos, el gobierno colombiano prefiere interpretarlas de otra manera. El viceministro de Justicia, Miguel Cevallos Arévalo, dice que seguramente no se aumentaron los cultivos, ni la producción, sino que más bien se mejoró la técnica medir las hectáreas cultivadas. “Hoy el Simci (Sistema de monitoreo de cultivos ilícitos) tiene elementos nuevos como imágenes satelitales con mayor capacidad de detección y cobertura”, señaló el funcionario. Por su parte, el director de la Policía Antinarcóticos, general Álvaro Caro no fue optimista: “la lucha contra las drogas durará lo que dure la humanidad”.

El estudio también determinó que la droga que más se consume ilícitamente en Argentina, Bolivia, Chile, el Ecuador, el Perú y el Uruguay es la marihuana. Según el primer estudio comparativo sobre el uso indebido de drogas en la población en general en seis países de América del Sur, la mayor prevalencia de abuso de cannabis en algún momento de la vida (el 27,1 por ciento) se registró en Chile y la menor (el 4 por ciento) en el Perú.

El problema con países como Perú y México, por ejemplo, es que han comenzado a vivir la misma violencia de los 90 en Colombia, cuando el narcotráfico se volvió la fuente de financiación de movimientos armados de gran escala y que utilizaban el terrorismo como herramienta para desafiar el poder del Estado.

Durante la presentación del informe, se mencionó a Venezuela como uno de los puntos principales de envío de drogas: “Los grupos delictivos internacionales siguen utilizando la República Bolivariana de Venezuela como uno de los principales puntos de partida de las remesas de drogas ilícitas de la región de América del Sur. Según la UNODC, el contrabando de cocaína a través de ese país ha aumentado considerablemente desde 2002”, señala el informe.

En lo que respecta a América del Sur en general, se dice que los países que antes eran utilizados como zonas de tránsito por los narcotraficantes ahora se han vuelto productores. “Eso ha dado lugar al aumento de la oferta de derivados semirrefinados de la cocaína de muy bajo costo, por ejemplo, cocaína base y pasta de coca (paco), en los mercados locales”, dice el reporte de la Jife.
 
“Varios países de América del Sur informaron del aumento del uso de sustancias sicotrópicas con fines no terapéuticos, en particular sedantes y tranquilizantes, durante el año pasado. Preocupa el abuso cada vez mayor de ‘drogas para violación en cita’, que pueden utilizarse para perpetrar delitos sexuales”, agrega la Jife.

Menos adolescentes consumen en EE.UU.

La extrema violencia que ha vivido México en los últimos meses no tiene antecedentes.
“El gobierno de ese país se enfrenta a la violenta oposición de los carteles de la droga en sus esfuerzos por combatir la delincuencia organizada y el narcotráfico”, dice la Jife.

En Estados Unidos, por ejemplo, el número de personas que abusan de medicamentos de venta con receta (un tema que también le preocupa a la Jife) sólo es superado por el del consumo de marihuana, que es mayor al número total de personas que abusan del consumo de cocaína, heroína, alucinógenos, éxtasis y sustancias inhalables.

Por ejemplo en Canadá, que ha pasado a ser una fuente primaria de abastecimiento de éxtasis, la cocaína y el crack siguen consiguiéndose con facilidad en el mercado ilícito y hoy existe una tendencia a mezclarse con metanfetamina.

En ambos países el consumo de heroína es estable y relativamente escaso. En Estados Unidos durante el 2007, alrededor de 35,7 millones de personas mayores de 12 años (el 14,4 po ciento) habían usado drogas ilícitas. “Sin embargo, un signo alentador es el declive del uso de drogas ilícitas en general por parte de los jóvenes y los adultos jóvenes.
 
Desde 2001 el abuso de sustancias ha disminuido el 24 por ciento en los adolescentes. Del mismo modo, en los adultos jóvenes ha disminuido el abuso de toda clase de sustancias, excepto el de analgésicos. En el Canadá y en México ha aumentado el abuso de cocaína, cannabis y metanfetamina. Incluso en México, los niños empiezan a usar drogas entre los 8 y los 10 años”, puntualiza la Jife.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.