Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/30/2009 12:00:00 AM

En riesgo acuerdo de los Rodríguez Orejuela

Dos empresas, que según el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos son controladas por los familiares de Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, extraditados por narcotráfico, ponen en riesgo el acuerdo que los capos suscribieron con ese país.

Esta semana las empresas Aquilea y Megaplast fueron incluidas en las lista de empresas vinculadas al narcotráfico. Las dos empresas no fueron reportadas por los hermanos Rodríguez Orejuela como de su propiedad, pese a que en 2006 se comprometieron a entregar todos los bienes adquiridos por medios ilegales.

"Gracias a esfuerzos colombianos y estadounidenses, las cabezas del cartel de Cali están actualmente en la cárcel y sus familiares aceptaron entregar más de 2.000 millones de dólares en activos" provenientes del narcotráfico, dijo el director de la oficina de control de activos del Tesoro (OFAC, por su sigla en inglés), Adam Szubin este miércoles.

Sin embargo, Szubin advirtió que las empresas, que según el departamento del tesoro fueron escondidas por los Rodríguez Orejuela, serán sancionadas con el congelamiento de sus activos y la prohibición de negociar con otras empresas estadounidenses.
Según información del El Tiempo las empresas en mención no aparecen registradas en la Cámara de Comercio de Cali con nombres de familiares de los extraditados.

Sin embargo la Oficina de Control de Bienes asegura lo contrario, que las empresas son controladas por familiares de los ex capos, quienes se beneficiaron del acuerdo y fueron retirados de la lista Clinton.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.