Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/2009 12:00:00 AM

La historia de Suárez, el dueño de DRFE que se entregó en Brasil

Después de David Murcia, Carlos Suárez era el captador más buscado por las autoridades colombianas. Pasó por Panamá, Argentina, Uruguay y terminó en Sao Paulo.

Carlos Alfredo Suárez, un joven de 28 años dueño de Proyecciones Dinero Rápido, Fácil y Efectivo (Drfe), decidió poner fin a su clandestinidad y se entregó este jueves en el consulado de Colombia en Sao Paulo, Brasil, desde donde viajó a Bogotá y luego hacia Pereira, donde lo espera la fiscal seccional 24 y 26 que adelanta una investigación en su contra por captación ilegal de dinero, lavado de activos y enriquecimiento ilícito.

Desde hacía cinco meses, Suárez se había convertido en el pastuso más famoso del país pero no por una buena causa.  Junto con David Murcia, el dueño de DMG, había sido responsable de crear una delicada crisis social y económica en su propia región en y en otros departamentos y ciudades colombianas, donde captó dinero sin tener permisos bancarios, y pagaba intereses astronómicos, hasta que la pirámide se desplomó, dejando a miles que le jugaron al enriquecimiento fácil, en la ruina.

Entre 2006 y 2008, Suárez pasó de ser vigilante de locales comerciales a magnate en Pasto, donde repentinamente se convirtió en el dueño de DRFE. Su emporio piramidal tomó tanta fuerza, que logró abrir 58 sedes por lo menos en ocho departamentos y captar cerca de 411 mil millones de pesos de unos 90 mil clientes.  En depósitos judiciales, bajo tutela del Banco Agrario, se tienen más de 33 mil millones de pesos.

En noviembre pasado, varias sucursales del Eje Cafetero, Valle, Cauca y Nariño empezaron a tener problemas de liquidez, lo que causó pánico entre sus clientes, y terminó en revueltas con muertos y heridos. Tras la crisis, el gobierno decretó la Emergencia Social. Lo curioso de todas esas medidas es que enfilaron la artillería y capturaron muy pronto a Murcia Guzmán, mientras que Suárez, el dueño de la pirámide que detonó la crisis y se fugó con la plata, continuaba libre.

Durante todo este tiempo, Suárez estuvo en Panamá, Argentina, Uruguay y terminó en Brasil, mientras su cara aparecía en circular roja de la Interpol, señalado de presunto fraude. Pero hace pocas semanas, su defensa negoció su entrega con la Fiscalía y fue así como este jueves en Sao Paulo, donde vivía con su familia desde finales del año pasado, se dirigió al consulado de Colombia donde autoridades lo embarcaron en un avión comercial rumbo hacia Bogotá. Al mediodía llegó a la capital del país, donde acompañado por miembros del CTI de la Fiscalía fue trasladado hacia Pereira.

Aunque su empresa fue intervenida y las autoridades dicen que hay pruebas suficientes de captación ilícita de dineros en este negocio, en Pasto todavía muchos lo quieren y hasta intentaron crear grupos de apoyo y realizar manifestaciones en su defensa, tal cual como lo han hecho los seguidores de David Murcia, quien se encuentra recluido en la cárcel La Picota, en Bogotá. Hasta el momento, Murcia no ha aceptado los cargos que le imputan.

Es tal el fenómeno, que incluso algunos aseguran que en diciembre pasado empleados de Suárez recorrieron la ciudad en lujosas camionetas pagando las cuentas pendientes de DRFE.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.