Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2008/10/23 00:00

De cada 200 conductores, tres van ebrios

Por primera vez el país tiene una idea de cuántos borrachos conducen por las carreteras de Colombia, poniendo en riesgo su vida y la de los demás. Entérese de lo caro que le puede salir manejar borracho.

Actualmente, está en curso un proyecto de ley que busca penalizar a quienes conducen después de haber consumido alcohol.

Por primera vez en Colombia se hizo un muestreo nacional de personas que van al timón después de haber consumido alcohol a cualquier hora del día y en cualquier día de la semana. 

El sondeo fue hecho por el Fondo de Prevención Vial tras 18 semanas durante las que se hicieron pruebas a 1,2 millones de conductores a lo largo de todo el país. Finalmente, se encontraron más de 15 mil conductores embriagados mientras conducían sus vehículos.

Para Francisco Fernández, director del Fondo de Prevención Vial, los resultados “nos lleva a concluir que de cada 200 personas que están manejando en este momento, tres han consumido alcohol”. La cifra parece menor, pero no lo es tanto si se tiene en cuenta que esos tres que manejan borrachos son los que producen una tercera parte de los accidentes mortales:  de cada 100 conductores que mueren en accidentes de tránsito, 34 iban embriagados.

Medellín fue la ciudad donde más se hallaron personas al volante con alcohol en su organismo, con 1.282 casos. Lo sigue Barranquilla con 1.168; Bogotá con 829; Cali con 647 y Bucaramanga con 341.

“Estas personas infractoras fueron descubiertas a tiempo por las autoridades. Si tenemos en cuenta que se trata de conductores con un riesgo alto de ocasionar o sufrir un accidente de tránsito, al detenerlos evitamos de paso el aumento de las víctimas”, dijo Fernández.

Por eso, los controles seguirán haciéndose a lo largo de todo el país y a cualquier hora, según anunció el general Luis Alberto Moore, director de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional. Según dijo, sólo en el último puente festivo, se aplicaron 230 comparendos a personas que conducían después de haber ingerido licor.

Conducir borracho debe ser delito

Un conductor borracho tiene mucho que perder. Si logra no accidentarse, puede caer en los controles que están haciendo las autoridades y ser sancionado. Si se trata de un vehículo particular, el conductor debe pagar como multa un salario mínimo mensual, le inmovilizan el vehículo y le suspenden la licencia de conducción por un periodo que puede oscilar entre ocho meses y un año.

Cuando se trata de un vehículo de servicio público, la multa se duplica y la suspensión de la licencia puede ser hasta por dos años, además de la inmovilización del vehículo. Y si hay un accidente con heridos o muertos, la licencia queda suspendida por un periodo de entre dos o diez años y se incurre en un delito que no es excarcelable, según le explicó a Semana.com Ángel Bejarano, director regional del Fondo de Prevención Vial en Bogotá.

Hasta ahora, conducir después de haber consumido alcohol se ha considerado como una infracción. Pero en el Congreso está cursando un proyecto de ley con el que se busca penalizar dicha conducta y aumentar las multas. La propuesta, hecha por la Fiscalía y el gobierno, busca que quien sea sorprendido pague de tres a seis meses de prisión y multas de 10 a 30 salarios mínimos, es decir, entre 4,5 y 14 millones de pesos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.