Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/06/10 00:00

Domingos en familia, una tragedia

Es el día de la semana que hay más agresiones en los hogares. Este es apenas una dato del panorama de violencia familiar que retrata el informe de este martes de Medicina Legal.

Más de 13 mil niños y adolescentes fueron víctimas de maltrato en 2008 y más de 16 mil, de violencia sexual, según Medicina Legal. Foto: Ilustración: Javier de la Torre

Entre las 6 de la tarde y las 12 de la noche de cada domingo es el lapso en el que son más frecuentes episodios de violencia en los hogares del país, de acuerdo con el informe anual de 2008 de Medina Legal.
 
Son los papás que más golpean a sus hijos los domingos, mientras que las mamás lo hacen cualquier día y a cualquier hora.

Que los domingos los padres den más golpizas a sus hijos se debe a “la mayor exposición por la permanencia en el hogar a razón del receso escolar y la acumulación de tensiones propias del inminente cese del descanso y el reinicio de la actividad laboral”, explica el informe.

Otra razón que explica el documento es que el rol prioritario de los papás es ser el proveedor económico de la familia “y no desarrollan otro tipo de relaciones vinculantes que les permita manejar los conflictos en los pocos momentos que comparten con mayor intensidad”.
 
Pero el domingo en la noche no sólo es trágico para los niños. También lo es para los adultos. Parece que se trata de un tiempo de intolerancia entre todos los miembros del hogar porque en ese momento también se reportan la mayoría de los casos de violencia entre parejas y contra los abuelos mayores de 60 años.
 
Estar en familia parece que ya no significa en Colombia estar  a salvo.

Familias reunidas pero no unidas

Esa es la violencia que está aumentando, la de la familia. En comparación con 2007, creció el maltrato familiar y también los delitos sexuales, cuyas víctimas en su mayoría son niños y niñas, violados o acosados dentro de sus casas por algún pariente o persona cercana.
 
Los casos de violencia entre familiares crecieron de 77.745 en 2007 a 89.803 en 2008. Y esos fueron los más graves, que son los que suelen ser registrados por Medicina Legal. Violencia contra los viejos, maltrato infantil, entre las parejas, todas ocurren en casa.
 
En 2008, Medicina Legal analizó 13.523 casos de maltrato infantil en los que encontró que los papás son las personas que más lastiman físicamente a los niños y adolescentes. “Esta situación se repite todos los años, las personas que más cerca están de ellos son los principales victimarios”, reseña su reporte. Generalmente, los golpes los dan con la mano, cinturones, zapatos u objetos de madera.

Sobre los casos de violencia entre la pareja, Medicina Legal registró un incremento el último año. Mientras en 2007 fueron reportados 57.495 casos, en 2008 fueron 58.533 en los que 67 de cada 100 hechos violentos ocurrieron adentro de la vivienda de la familia.

Casi todos los casos reportados a Medicina Legal son heridas por golpes o uso de cuchillos, navajas y machetes, que “se convierten en un factor de riesgo adicional, dado que su uso sugiere un peligro mayor para el miembro de la pareja afectado”.

Llama la atención que las edades que registraron más casos fueron entre los 25 y 29 años, pues “se esperaría que por la edad temprana sean parejas de reciente constitución donde debería primar la afectividad sobre la conflictividad”

Al respecto, Medicina Legal recomienda “explorar si los factores que fundaron esas uniones están asociados a la rigidez de los valores predominantes en una sociedad dada, por ejemplo el matrimonio ante un embarazo accidental, la creencia común de que se debe consolidar una familia antes de los 30 años, la conveniencia, entre otros, donde se pondera en mayor grado la formalidad del compromiso frente a una decisión madura, libre y responsable por una vida compartida”.

Las tres principales razones para que las parejas se peleen a golpes son la intolerancia, con 24 de cada 100 casos; los celos, con 17, y el alcoholismo, con 11.

A ese violento panorama que viven algunas familias justo en los pocos momentos que hay para compartir juntos, se suma el maltrato contra los adultos mayores. “Durante el 2008, el Instituto valoró a 1.175 personas mayores de 60 años que fueron agredidas físicamente por parte de familiares. Para esta población los victimarios más frecuentes son los hijos, seguido por otros familiares”, reporta Medicina Legal.

La mayoría fueron agredidos mientras descansaban o hacían actividades en la casa y 36 de cada 100 fueron golpeados en la noche de un domingo cualquiera.

“Estos hallazgos plantean que si la agresión ni siquiera se detiene contra los propios padres, qué esperanza le quedaría a un grupo social que enfrenta una cascada de violencia a todos los niveles. Esto es indicador de la ruptura de importantes vínculos en una sociedad que se fragmenta y solamente ve la lesión como la salida ciega para la resolución de los conflictos”, comenta el informe de Medicina Legal.

Resulta paradójico que en los pocos momentos que estas familias tienen para compartir, los conflictos se resuelvan a golpes. Esto ocurre, según analizan los funcionarios de ese instituto, porque “la familia está reunida, pero no unida”. De tal suerte que la sugerencia que hacen en su informe es no intentar evitar los conflictos, sino crear campañas que ayuden a superarlos dialogando.

La vivienda también es el escenario donde más agresiones sexuales se cometen contra los menores de edad. De las 21.202 víctimas de violaciones y abusos sexuales registradas por Medicina Legal en 2008, 16.120 fueron niños y adolescentes. Según se registró en 74 de cada 100 casos, los posibles victimarios fueron familiares o conocidos de la familia que tocaron sus genitales o los obligaron a tener relaciones sexuales. 

El informe dice que “este delito se puede prevenir -por el alto índice de agresores conocidos- con medidas como las comunidades de vigilancia, acompañadas de programas de educación no formal específicamente dirigidos a víctimas-agresores-familias”, dice el informe de Medicina Legal. 

La creciente violencia contra las personas más vulnerables de  las familias: los niños, los ancianos, las mujeres; el creciente uso de la violencia para manejar los conflictos, dice mucho de la calidad de la educación de los colombianos; también de la crisis de valores, que finalmente se metió en las casa de las personas y se expresa en la falta absoluta de aprecio por la vida y la libertad de los más queridos.

Otros datos

El número de homicidios disminuyó, al pasar de 16.318 en 2007 a 15.250 en 2008.

Las muertes en accidentes de tránsito tuvieron un leve incremento, al pasar de 5.642 en 2007 a 5.670 en 2008.

Los suicidios aumentaron, al pasar de 1.775 en 2007 a 1.840 en 2008.

Las muertes violentas de manera indeterminada pasaron de 962 en 2007 a 984 en 2008.

Si quiere conocer el informe completo, dé clic aquí.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.