Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/17/2009 12:00:00 AM

El volcán Galeras sigue rugiendo

Pese a que la alerta por la actividad sísmica del volcán continúa, la gente que habita en las laderas de la montaña se resiste a evacuar sus viviendas. Más de 7.000 personas están en riesgo.

Las autoridades redujeron el lunes el nivel de alerta decretado el fin de semana por la actividad del volcán Galeras, ubicado en el departamento de Nariño.

El Instituto Colombiano de Geología y Minería (Ingeominas) declaró el alerta máximo o rojo el sábado, sin informes hasta ahora de víctimas o daños materiales, pero los pobladores que habitan las zonas de alto riesgo en torno al volcán Galeras se resisten a abandonar sus residencias a pesar del temor de un nuevo proceso eruptivo.

Pero Ingeominas cambió el lunes el nivel de alerta de rojo a naranja o II, que significa una "erupción probable en término de días o semanas". El cambio se debió a los bajos niveles en la actividad sísmica en el coloso, explicó Ingeominas.

El volcán, de 4.276 metros de altura sobre el nivel del mar, está situado a unos 10 kilómetros de Pasto, la capital de Nariño y hasta ahora no se han producido informes de víctimas o daños materiales, pero se mantiene el alerta por prevención, dijo telefónicamente Diego Gómez, de la oficina de Ingeominas en Pasto.

No ha arrojado cenizas en la últimas horas y se mantienen los planes de atención a los pobladores de Pasto y poblaciones vecinas, dijo la directora de la Oficina Nacional de Atención y Desastres, Luz Amanda Pulido en entrevista telefónica.

En la clasificación de Ingeominas existen cuatro niveles de alertas: el nivel I o rojo, que corresponde a una erupción inminente o en curso, hasta el nivel IV o verde, en que un volcán tiene un comportamiento estable.

El presidente Alvaro Uribe instó el domingo a los moradores cercanos al volcán a refugiarse en los albergues como precaución, en tanto los pobladores se resisten a dejar sus casas.

"Es mejor exagerarse en precauciones que correr esos riesgos. El volcán sigue en máxima alerta (erupción inminente o en curso)", advirtió Uribe en una rueda de prensa, en Cartagena.

La directora de la oficina presidencial de Atención y Prevención de Desastres, Luz Amanda Pulido, en diálogo telefónico, dijo que solamente siete personas han llegado a un albergue llamado Potreros en la ciudad de Pasto, capital departamental a 530 kilómetros al suroeste de Bogotá. Los albergues, con servicios básicos, tienen capacidad para alojar entre 5.000 y 6.000 personas.

"Lo que pasa es que la gente pasa el susto con el Galeras, pero piensan que después que eso sucede ya no va a pasar nada mas. Fue lo mismo que nos ocurrió en la erupción de hace un año", explicó Pulido, del porqué los habitantes en riesgo no acuden a los albergues.

La funcionaria señaló que los alcaldes de poblaciones como Genoy, Parachico, La Florida y Nariño, las más cercanas al volcán, dieron la orden de evacuación, pero los lugareños no la han acatado.

Agregó que había posibilidad de caída de ceniza volcánica en Consacá y Sandoná, localidad a pocos kilómetros del macizo.

La Cruz Roja, la Defensa Civil, el cuerpo de bomberos de Pasto y la policía activaron los planes de contingencia que se tiene previstos desde 2004, cuando el Galeras se reactivó, precisó Pulido.

Las autoridades calculan que alrededor del volcán viven unas 7.000 personas.
El alcalde de Pasto, Eduardo Alvarado, ordenó el sábado por la noche el cierre de dos plantas de acueducto en el área debido a la caída de ceniza que podría contaminar el líquido. El domingo el burgomaestre pidió a la población no lavar la ceniza del frente de sus casas o de los vehículos para evitar el taponamiento del alcantarillado.
 
Con infórmación de AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.