Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/8/2009 12:00:00 AM

Policía de Valledupar agrede a reportero gráfico

El pasado cuatro de mayo en Valledupar, Cesar, al norte del país, varios agentes de la Policía golpearon al reportero gráfico Emilio Castrillón, del periódico 'El Pilón'. Los hechos ocurrieron cuando el comunicador cubría una explosión ocurrida en esa ciudad.

Aproximadamente a las seis de la tarde hubo una explosión en el Comando de la Policía del Cesar que dejó el trágico saldo de dos policiías y un civil muertos. Las causas están aún sin determinar. La noticia causó revuelo, y los periodistas acudieron inmediatamentrite a cubrir el hecho. Sin embargo, un grupo de uniformados agredió al reportero gráfico Emilio Castrillón cuando éste se disponía a tomar fotografías de los daños

Primero un agente trató de quitarle la cámara y luego varios uniformados más llegaron y lo agredieron. ''Le cayeron como diez policías encima y lo lastimaron cuando él trataba de tomar una foto'', relató una periodista que presenció los hechos.

En diálogo con la FLIP, Castrillón señaló que fue golpeado y arañado en varias partes del cuerpo. Además, la lente de su cámara resultó averiada. Aseguró que estaba respetando la zona acordonada, y que si cometió alguna imprudencia fue entrar al lugar de manera precipitada. ''Tal vez fue un error, pero no era para que reaccionaran así'', comentó.

La FLIP intentó comunicarse con el comandante de la Policía de Valledupar, coronel Ramiro Tobo, para conocer su versión de los hechos, pero no fue posible contactarlo.

Con información de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.