Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2010/03/19 00:00

Colombia dice que caso Aisalla no es competencia de la CIDH; Ecuador, molesto

El gobierno colombiano decidió levantarse de la mesa que evalúa la demanda interpuesta por Ecuador contra la operación al campamento de 'Raúl Reyes' en Angostura. Ecuador exige entrega total de la información sobre el caso.

Colombia dice que caso Aisalla no es competencia de la CIDH; Ecuador, molesto

Tras advertir que la Corte Interamericana de Derechos Humanos –CIDH- no es competente para conocer la demanda de Ecuador, que reclama violación de los Derechos Humanos por parte de Colombia en el bombardeo al campamento que ‘Raúl reyes’ tenía en Angostura (Ecuador), el embajador ante la OEA, Luis Alfonso Hoyos, decidió levantarse de la mesa donde se adelantaba la primera audiencia.

Hoyos, en representación del gobierno colombiano, consideró que la demanda interpuesta por Ecuador, en la que reclama la violación al derecho a la vida del ciudadano ecuatoriano Franklin Aisalla, quien se encontraba en el mencionado campamento, no debe ser competencia de la CIDH.

“El problema de Colombia no es con el hermano Ecuador, sino con un grupo de asesinos, narcotraficantes, terroristas y secuestradores llamados Farc”, aclaró Hoyos al comienzo de su intervención.

A continuación, el embajador Hoyos aclaró que Aisalla, a diferencia de lo que argumenta Ecuador, murió a causa del bombardeo. El procurador general de Ecuador, Diego García, sostiene que Aisalla fue rematado por miembros de la fuerza pública colombiana al momento de la ocupación del campamento.

Según los abogados ecuatorianos, que se remiten a reportes forenses realizados en su país, Aisalla murió por "golpes a la cabeza" que le propinaron las tropas.

La necropsia practicada en Colombia concluye que Aisalla sufrió esos golpes a causa del estallido de las bombas. “Estos hallazgos no dan cabida a otra interpretación. Dicha necropsia sigue estrictamente el Protocolo de Minessota”, señaló Colombia.

Con esta argumentación, Hoyos manifestó que el mencionado campamento “era utilizado para labores de coordinación y mando de fuerzas terroristas y desde allí se planeaban y ordenaban acciones contra la población civil colombiana. Por lo tanto, era un objetivo militar legítimo y la operación se enmarca en las reglas del Derecho Internacional Humanitario”.

Por eso, el embajador de Colombia ante la OEA consideró que “lo ocurrido por efecto de los hechos de la Operación Fénix, se enmarca dentro de las reglas del Derecho Internacional Humanitario (...) La Honorable Comisión sólo puede conocer de hechos que constituyan una violación a los Derechos Humanos consagrados en los instrumentos vinculantes del sistema interamericano”, dijo al subrayar que Colombia “reitera su respeto y compromiso con los instrumentos y órganos del Sistema Interamericano de Derechos Humanos”.
 
Por su parte, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, dijo el jueves que ve difícil seguir las conversaciones con el gobierno colombiano para buscar un acercamiento entre ambos países.

Según Patiño, la dificultad radica en que el gobierno de Colombia no les ha entregado toda la información sobre el operativo militar en Angostura y los datos que contenían los computadores de ‘Reyes’.

“Es muy difícil para nosotros aceptar algunos planteamientos. Mantener reserva sobre cierta información y que no nos la entreguen completa es muy difícil de aceptar. El gobierno de Colombia no puede negarnos la información”, dijo el Canciller ecuatoriano.

Estos episodios se producen luego de que las relaciones bilaterales entre Colombia y Ecuador se acercan a su reestablecimiento. Dichas relaciones se vieron alteradas, precisamente, tras el ataque de las Fuerzas Militares colombianas al campamento de ‘Reyes’, el primero de marzo de 2008. Ecuador alegó la violación de la soberanía de su territorio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.