Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/26/2009 12:00:00 AM

Colombia rebate argumento de Quito por muerte de ecuatoriano

El gobierno descartó el viernes que el ciudadano ecuatoriano Franklin Aisalla fuera muerto a golpes por militares colombianos durante el operativo de marzo del 2008 contra un campamento de las Farc en territorio fronterizo de Ecuador.

"El señor Franklin Aisalla murió como consecuencia de elementos explosivos en el operativo contra el campamento" insurgente, dijo la Cancillería colombiana en un breve comunicado de tres puntos.

A comienzos de este mes el gobierno ecuatoriano demandó a Colombia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Washington, considerando que la muerte de Aisalla, de 38 años, fue una ejecución extrajudicial y acusó a Bogotá de haber violado el derecho a la vida y las garantías judiciales.

Aisalla murió junto a otras 24 personas, entre ellas Raúl Reyes, uno de los siete jefes de las Farc.

Ecuador sostiene en base a sus fuentes forenses que Aisalla, cuyo cadáver fue entregado a Quito, sobrevivió al bombardeo del 1 de marzo y que falleció a consecuencia de golpes en la cabeza y no por acción de las bombas.

Pero la cancillería indicó en la jornada, citando el informe de la necropsia hecha en Colombia, que la causa de la muerte fue "lesiones por elementos explosivos y penetrantes que comprometieron severamente el cráneo, las estructuras encefálicas y vísceras tóracoabdominales".

"Estos hallazgos (de la necropsia) no dan cabida a otro tipo de interpretación", aseguró el Ministerio del Exterior en su comunicado divulgado en un correo electrónico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.