Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/1/2008 12:00:00 AM

Ingrid Betancourt se reúne con presidente ecuatoriano

QUITO (AP) _ Con un efusivo abrazo, el presidente Rafael Correa recibió el lunes a Ingrid Betancourt en el inicio de una gira por Sudamérica de la ex rehén de las FARC quien ha dicho que buscará la ayuda de mandatarios de la región para liberar a secuestrados por las guerrillas colombianas.

Betancourt es "tal vez la rehén más famosa, más conocida pero hay 3.000 personas privadas de su libertad en manos de grupos irregulares y Ecuador hará todo lo posible, todo lo que esté a nuestro alcance para lograr la libertad de esas personas", dijo Correa una corta declaración a periodistas.

No mencionó qué acciones podrían llevarse a cabo.

Antes, Betancourt había esperado en un salón del palacio de gobierno la llegada de Correa, que al ingresar le dio un prolongado abrazo. Luego, junto al vicepresidente Lenín Moreno y la canciller María Isabel Salvador mantuvieron una breve conversación ante los reporteros gráficos y los camarógrafos de la televisión, y enseguida ingresaron a una reunión a puertas cerradas.

Más temprano, Betancourt se había reunido con miembros de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en la embajada de Francia, que coordina su visita.

Como acostumbra al recibir invitados especiales, Correa salió junto a Betancourt al balcón de la sede del gobierno para saludar por unos minutos a decenas de manifestantes que se congregaron en la plaza aledaña para expresar su respaldo a la explotación minera.

Luego, el presidente solo, volvió a salir ante la gente y llamó "hermana colombiana" a Betancourt al contar su encuentro con su invitada a la gente.

Expresó su aspiración de "que lo más pronto se solucione ese conflicto colombiano que tanta tristeza, tanta angustia ha causado".

La ex candidata presidencial de 47 años que cuenta con nacionalidad colombiana y francesa inició en Quito capital su gira por varios países de la región para agradecer los esfuerzos de los mandatarios para su rescate y el de otros secuestrados y para fomentar un "grupo de amigos" que ayude a liberar más cautivos de la guerrilla.

Betancourt anunció su gira el sábado a su regreso a Bogotá tras permanecer cinco meses en Europa luego de su liberación el 2 de julio. Ella fue secuestrada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en febrero del 2002 y rescatada en un operativo militar junto a otros 14 secuestrados

La visita de Betancourt también despertó gran interés aquí porque se ha manifestado a favor de que Colombia y Ecuador restablezcan sus relaciones, que Quito rompió hace nueve meses luego de una incursión armada colombiana a territorio ecuatoriano, sin autorización, para atacar un campamento de las FARC.

El sábado luego de la reunión que mantuvo en Bogotá con el presidente Alvaro Uribe, Betancourt dijo que había visto al mandatario colombiano "de muy buena disposición, con el compromiso de hacer lo necesario para que la amistad con el presidente Correa se vuelva a restablecer. Es un propósito de él, me lo dijo, lo sentí en su corazón".

Betancourt guarda buenos recuerdos de Ecuador, país en que vivió hace 22 años junto a su ex esposo Fabrice Delloye, padre de sus dos hijos, quien cumplía una misión diplomática en la embajada de Francia.

En La Paz, el vocero oficial Iván Canelas dijo el lunes que el presidente Evo Morales recibirá a la ex rehén de las FARC Ingrid Betancourt aunque la visita para el martes aún no ha sido confirmada. Canelas recordó que Morales solicitó en varias ocasiones la liberación de rehenes para buscar una salida negociada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.