Viernes, 20 de enero de 2017

| 2009/09/17 00:00

Sancionada ley que prohíbe fumar en espacios cerrados

La nueva norma también establece que ya no puede haber más publicidad que incite a consumir productos de tabaco y sus derivados ni venta de cigarrillos al menudeo.

Sancionada ley que prohíbe fumar en espacios cerrados

El presidente Álvaro Uribe sancionó este jueves la Ley Antitabaco. Eso quiere decir que desde ahora, tiene nivel de ley la prohibición de fumar en espacios cerrados como restaurantes, bares, discotecas, oficinas, en fin.

Esta prohibición ya existía, pero ordenada por una resolución del Ministerio de la Protección Social, lo que la hacía muy débil y fácil de tumbar mediante una demanda. Ahora, que tiene estatus de ley, sólo puede ser derrocada por otra ley. 

Esta nueva norma también pretende impedir el consumo de cigarrillo por menores de edad. Para ello, ordena que la venta de cigarrillos se haga sólo por mínimo 20 unidades. O sea que no se puede vender cigarrillos al menudeo en las calles o en cajetillas de 10. La idea con esta prohibición es hacerles más difícil el acceso a los muchachos, que suelen comprar de a uno o dos, por lo barato. Ahora, tienen que contar con el suficiente dinero para comprar un paquete, cosa que no es muy común en jóvenes en edad escolar.

Por último, prohíbe la publicidad, pero da un plazo de dos años para que desaparezca del todo. La idea es que, pasado aquel tiempo, no exista ninguna “forma de promoción de productos de tabaco y sus derivados”, según la ley.

Según el Ministerio de la Protección Social, el tabaco causa cada año la muerte al menos tres millones de personas en todo el mundo y es la causa del 25 por ciento de enfermedades crónicas.

Las enfermedades crónicas son las que empeoran cada vez más mientras pasa el tiempo y su alivio tarda demasiado o puede no llegar jamás. Entre éstas se encuentran las enfermedades del corazón y los cánceres.

La prohibición de fumar en espacios cerrados suele dar buenos resultados en la prevención de estas enfermedes y no ha afectado tanto a la industria de la rumba como se pensaba. A comienzos de este año, la firma Yanhaas hizo una encuesta que arrojó que nueve de cada 10 encuestados están de acuerdo con que se prohíba el consumo de cigarrillo en espacios públicos cerrados.

En su momento, Camilo Ospina, de Asobares, le explicó a Semana.com que los dueños de los ‘rumbeaderos’ están felices porque a estos negocios ha empezado a llegar gente que antes no iba porque no se sentía cómoda estando rodeada de fumadores. Además, están protegiendo la salud de sus empleados, que ya no se someten a largas jornadas de trabajo respirando humo de cigarrillo. Y en un futuro pueden, incluso, ampliar el negocio y vender comidas también, cosa que no podían hacer antes porque mucha gente no se anima a comer estando rodeada de fumadores.

Los negocios que sí podrían resentirse son los de competencias deportivas o festivales y otras fiestas culturales, pues la industria tabacalera es una fiel patrocinadora de estas actividades. Por eso hay dos años de gracia, para que los beneficiarios encuentren otro tipo de financiación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.