Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/10/2009 12:00:00 AM

Lo que verdaderamente sucedió en la explosión de Guapi, Cauca

No fue accidental. alguien dejó una granada al frente del hotel Río Guapi, donde se hospedaban policías antinarcóticos que combaten el narcotráfico.

Este 7 de diciembre, la fiesta de la Inmaculada Concepción fue aguada por una granada que explotó antes de la media noche en Guapi, Cauca. Como es tradicional en esa fecha, el pueblo estaba lleno de gente cantando, bailando y tomando trago.

Hacia las 11 y 30, el explosivo se detonó y mató a Nelsy Alegría, una mujer de 20 años, y a su hija Nelsy Tatiana, de 2. También quedaron heridas 11 personas, entre ellas, un patrullero de la Policía.

Al día siguiente, el general Orlando Páez Barón, director de Seguridad Ciudadana de la Policía, dijo que se trataba de un accidente. “Una persona de manera irresponsable cargaba una granada y la dejó caer”, dijo el oficial.

Más tarde, el coronel Carlos Ernesto Rodríguez, comandante de la Policía en Cauca, dijo a los medios de comunicación que “se trata de una retaliación de las Farc contra la comunidad”.

Pero contrario a las versiones de estos dos oficiales, Semana.com averiguó que una versión más probable es que la granada fue usada intencionalmente contra integrantes de la Policía, en un episodio más en la guerra que libran grupos ilegales y Fuerza Pública en aquella zona azotada por el narcotráfico y la violencia.

La granada que explotó “no fue arrojada, sino puesta sobre el andén al pie del hotel Río Guapi”, le dijo a Semana.com el gobernador del Cauca, Guillermo Alberto González.

En la puerta del hotel había una guardia de policías custodiando a un grupo de oficiales de la unidad antinarcóticos que se estaban hospedando allí. De hecho, el patrullero que quedó herido dijo haber visto a un hombre en una moto que descargó la granada cerca del hotel.

Con esto, quedó descartado que se tratara de un accidente, según lo confirmó el gobernador González. Más bien, la tesis que se tiene, por ahora, es que se buscaba atentar contra los policías.

No se trató de un hecho aislado. En esa zona confluyen grupos ilegales, como el frente 29 de las Farc y paramilitares de las Águilas Negras y los Rastrojos. La Fuerza pública intenta controlar el tráfico de drogas y la seguridad con un comando conjunto en el que participan todas las fuerzas armadas.

Para contrarrestar las acciones de este grupo especial, las Farc estás contratando a jóvenes campesinos para que vayan a la cabecera del municipio e instalen explosivos.

Se sospecha que varios ataques han sido cometidos con esta modalidad. El 22 de mayo, también fue atacada la Policía. Un explosivo fue instalado cerca de la estación de Guapi, pero los daños los sufrió la sede de la Pastoral Social, que queda al lado, según confirmaron fuentes de la zona a Semana.com.

Un mes más tarde, el 30 de junio, fue desactivado un petardo en el barrio Santa Mónica y en agosto, una explosión mató a un niño.

Pero las Farc no son las únicas que tienen presencia allí. Otros grupos armados ilegales que quieren controlar el estratégico territorio de Guapi para la salida de drogas hacia el Pacífico están metidos también en la guerra.

Ahora, las autoridades ofrecieron 20 millones de pesos para quien dé información que permita encontrar a la persona que dejó la granada cerca del hotel.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.