Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2008/11/11 00:00

'Los Pascuales' usaban colegio como trinchera

La captura de varios miembros de la banda ‘Los Pascuales’ pone a salvo a cientos de niños del colegio Agustín Fernández de Usaquén, que sentían zumbar las balas sobre sus cabezas. Aún hay temor en el barrio.

La vida y la salud de muchos niños de Santa Cecilia está en peligro por bandas que combaten con otras por el control del barrio y del negocio de drogas.

La captura de siete miembros de la banda ‘Los Pascuales’, tres de ellos menores de edad, le devuelve la esperanza de poder ir a estudiar tranquilos a cerca de 3.000 estudiantes del colegio Agustín Fernández del barrio Santa Cecilia en la localidad de Usaquén.

Durante meses esta banda ha utilizado las inmediaciones del colegio para delinquir, vender drogas, acosar a los menores e incluso como trinchera para los combates con otras bandas como “Los Porras” y “Los Ojara”, según ha dicho la policía.

En un operativo que necesitó la participación del Cuerpo Especial Antiterrorista de la Policía (CEAT), lograron arrestar a Johan González, Andrés Quiñónez, Orlando Quintero, Gabriel Guerrero, y tres menores de edad. Cada uno de ellos estaba armado con revólveres y pistolas.

“La situación se ha calmado”, dijo a Semana.com Olga Sierra una de las personas encargadas de la seguridad dentro de una de las sedes del Agustín Fernández. “Como tiene tres pisos, habían cogido el colegio de trinchera para darse bala con otras bandas, al otro lado del cerro”, dijo Sierra cuya única dotación es un bolillo.

En esa sede – el colegio tiene tres- ubicada en la Transversal 6ª con calle 162, estudian cerca de 600 niños entre 5 y 14 años. A pocos metros hay un jardín infantil. El barrio carece de zonas de recreación y no hay parques. El único CAI es en Villa Nidia, un barrio aledaño, y tiene que responder por la seguridad de 11 barrios más, incluido Santa Cecilia.

Las balaceras entre ‘Los Pascuales’ y otras bandas del sector ocurrían a veces a plena luz del día, incluso mientras los estudiantes estaban en clase. “Tuvimos casos de niños que se desmayaban del susto, por las balaceras. Había mucho miedo”, indicó un profesor del colegio que prefirió no identificarse. En las paredes y ventanas aledañas son visibles los huecos de las balas.

Las balaceras mas fuertes se dieron el 31 de julio de este año y se extendieron por mas de 15 días, llenando de zozobra a toda la comunidad. Incluso el Hospital de Usaquén que cuenta con un puesto de salud en esa parte de la localidad consideró retirara a su personal.

En las tres sedes del colegio Agustín Fernández estudian cerca de 3.000 niños de 5 a 14 años, en tres jornadas.

“Yo creo que esta captura va a aliviar la situación de los cerros” dijo a Semana.com la edil Maria Victoria Iannini quien aclaró que lo importante es que se capturen a los líderes de la banda, pues ellos se aprovechan de los menores para no ser capturados. “Ponen a los chiquitos de carne de cañon por que saben que a los niños no los puede judicializar”, dijo.

La comunidad, sin embargo, es menos optimista. Precisamente esta mañana, durante un concejo de seguridad que realizó el alcalde Samuel Moreno en el colegio Agustín Fernández, la gente mostró su satisfacción por las capturas pero no cree que este sea el fin del problema.

“Cogieron a siete pero hace dos meses cogieron a ocho y los soltaron en menos de 24 horas”, dijo otro miembro de la junta de padres de familia del colegio.

El pasado agosto, la policía desplegó un gran operativo en la zona que terminó con la captura de 13 jóvenes miembros de esta banda de origen familiar pero fueron puestos en libertad días después por un juez de garantías.

En esa acción fueron incautados chalecos antibalas y granadas de fragmentación, lo que da una idea de la dimensión del problema.

“Esto es como cualquier cartel. Si no cogen a los jefes grandes, las cosas van a seguir igual”, dijo un líder de una de las Juntas de Acción Comunal de la zona, pero pidió no ser identificado.

“La gente tiene miedo de hablar. Los presidentes de las Juntas de Acción Comunal están amenazados en este barrio (Santa Cecilia) y en otros aledaños como Arauquita, Villa Nidia, La Perla, cerro Norte y Soratama”, explicó a Semana.com la edil Patricia Jerez, quien asistió al concejo de seguridad. De los 120 asistentes, sólo nueve expresaron sus inquietudes sobre la difícil situación de seguridad del barrio. Los demás guardaron silencio aunque estaban presentes presidentes de otras Juntas que tienen graves situaciones en sus áreas. 

Según datos de la policía de Usaquén, en lo corrido del año han recibido 21 denuncias en contra de ‘Los Pascuales’.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.