Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2003/08/18 00:00

Anticonceptivos de todos los tiempos

La más reciente exposición de un museo canadiense, pone de manifiesto que desde los inicios de la historia, las mujeres han estado interesadas en planificar.

Anticonceptivos de todos los tiempos

El Museo de Historia de la Contracepción, en Toronto, Canadá, hace un recorrido por los métodos de la época de Tutankamón, pasando por la píldora anticonceptiva, hasta los modernos sistemas contra embarazos.

La muestra pone de manifiesto que el interés de las mujeres por planificar no nació en los sesentas con la revolución sexual y la creación de la píldora anticonceptiva, si no que desde los inicios de la historia la intención ha estado latente.

En ella se exponen más de 600 condones, unos de intestino de oveja y otros de envoltura de caramelo. Además de esponjas marinas embuídas en soluciones ácidas y un intercevical de oro.

Uno de los primeros registros expuestos es una hoja de papiro del 1550 A.C, donde se describe un tampón hecho de lana humedecida con acacia molida, dátiles y miel. A pesar de su primitivismo, los científicos señalan que pudo haber tenido grandiosos resultados, debido a que la acacia se fermenta en ácido láctico, un ingrediente utilizado en los espermaticidas modernos.

Hace tres mil años, tanto en la India como en Egipto, las mujeres se aplicaban en la vagina excremento de animales con presuntos poderes místicos, ya fueran cocodrilos o elefantes, previo al encuentro sexual. El excremento servía de agente contenedor y su alta acidez era vista como causante de cierta reacción espermicida, de acuerdo con el Museo.

A la planificación le correspondía también su cuota de suerte, pues las supersticiones tuvieron un rol importante. Las mujeres utilizaban amuletos como cera de mula, testículos de comadrejas y huesos del lado derecho de un gato completamente negro, al igual que partes del cuerpo humano para impedir el embarazo. En aquel tiempo creían que si se tomaban los testículos de una comadreja y se enrollaban atándolos al muslo de una mujer que también llevaba el hueso de comadreja, ésta no concebiría.

Así mismo se creía que el limón era un anticonceptivo eficaz. Aunque aún hoy no se descarta la posibilidad. A mediados de 1700, las mujeres usaban una mitad de la fruta para prevenir embarazos. Por su acidez, puede funcionar.

La exposición también muestra otros un poco más peligrosos. Hace mil años, las mujeres chinas tomaban plomo y mercurio. Algunas veces conllevaba a la esterilidad, otras, a la muerte.

Aunque algunos de los anticonceptivos contemporáneos no son menos descabellados. La muestra incluye varios, como los envoltorios de caramelos, utilizados como condones en Australia a principio de los noventa, plástico para cubrir comida y la tapa de una tetera que se usaba como diafragma.

La colección está de paso por Toronto. Ya ha recorrido Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Singapur, España y Suiza. Próximamente estará en Gran Bretaña.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.