Martes, 17 de enero de 2017

| 2004/11/28 00:00

Asuntos de sol y fronteras

Miércoles 1. Juan Camilo Palacio, lector de SEMANA.COM, explica las razones de la disputa con Nicaragua sobre San Andrés y opina que el Gobierno debería preocuparse más por la isla y sus habitantes.

Asuntos de sol y fronteras

Este año, después de treinta de "ineficaz" diplomacia colombiana y después de algunas amenazas, Nicaragua ha demandado a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya, en el asunto de la soberanía sobre el archipiélago de San Andrés.

Es necesario para entender "adecuadamente" las razones de este litigio, conocer las variables que intervienen en dicho conflicto, así como saber por qué es importante el archipiélago de San Andrés en su propio merito.

Los límites entre ambos países fueron acordados en el Tratado Esguerra-Barcenas Meneces de 1928 en el cual se reconoce la soberanía colombiana sobre el archipiélago de San Andrés y la nicaragüense sobre la Costa de Mosquitos, sobre el océano atlántico.

Por un lado Nicaragua esgrime como uno de sus argumentos más importantes la invalidez del Tratado porque desde el año de 1912 hasta 1933 dicho país estuvo fuertemente intervenido por los Estados Unidos, quienes respondieron al llamado de los gobiernos nicaragüenses para acabar con las guerrillas opositoras.

Con un punto de vista diametralmente opuesto tenemos a Colombia, que se mantiene en su posición de la validez inapelable del Tratado, ya que este es un documento ratificado por ambas naciones y además esta respaldado por numerosos documentos internacionales que le ratifican.

La estratégica posición de San Andrés sobre el océano atlántico le hace un lugar inmejorable para el turismo, que es uno de los principales renglones de su economía, las condiciones de sus playas y otros atractivos naturales, así como su infraestructura hotelera, que cada vez se enfila hacia un mayor desarrollo, son el binomio ideal que hace de San Andrés uno de los mejores destinos turísticos del caribe insular.

Asimismo, esa posición en el corazón del caribe y muy cerca del canal de Panamá le brinda la opción de convertirse en un puerto importante, con la posibilidad de ser centro de acopio y envío de mercancías de las américas a prácticamente todo el mundo.

Por esta razón, el comercio se convirtió en el otro renglón importante de la economía Sanandresana, más aún desde que en 1953 se declaro a la isla como puerto libre de impuestos, dándose así un impulso mayor a este sector de la economía.

Otro de los importantes beneficios que trae consigo la posesión del archipiélago de San Andrés es que brinda, a la luz del derecho del mar, la posesión de mar territorial, zona económica exclusiva, plataforma continental.

Como una afortunada consecuencia de esto, quien posea el archipiélago, tendrá a su vez derecho a los yacimientos petrolíferos de los que se tiene conocimiento existen en el lecho marino que rodea a las islas.

Para Nicaragua es importante luchar por conseguir la soberanía sobre el archipiélago ya que durante mucho tiempo este país ha vivido sumergido en la pobreza y en la actualidad está luchando para salir de ella. La posesión de San Andrés aseguraría para los nicaragüenses todos los beneficios tanto económicos como geoestratégicos expuestos anteriormente en este artículo.

Asimismo sería de mucho agrado al sentir popular y a la opinión en general de los habitantes, obtener un fallo favorable a los intereses nicaragüenses. Además de ser un triunfo político y diplomático del gobierno de turno y aún del gobierno en general.

Al igual que para el gobierno y las instituciones nicaragüenses, para los colombianos la obtención de un fallo favorable tendría en el sentir popular los mismos efectos que para Nicaragua y en general para cualquier gobierno que obtuviera un triunfo en un conflicto de este tipo.

Y de la misma forma Colombia, es un país que debe luchar por conservar para si la soberanía que ha mantenido sobre San Andrés, ya que al igual que los nicaragüenses los colombianos desde hace mucho tiempo han vivido sumergidos en la pobreza, considerada por muchos el principio de todos los males colombianos -que no son pocos- y que con una adecuada explotación de los beneficios que San Andrés posee se puede ayudar a solucionar.

¿Y los sanandresanos qué piensan acerca de esto? Hace algunos años, se realizó en la isla una consulta popular para conocer las tendencias; a pesar de ser uno de los departamentos más olvidados y en los que menos se invierte, los resultados de dicha consulta fueron favorables a Colombia por amplio margen. Puede ser por simple tradición o porque durante años no han conocido nada más, sin embargo creo que los isleños son concientes de no estar preparados para sufrir una transición tan grande como un cambio de nacionalidad y aún menos pensar en la separación -vía tomada por la mayoría de las islas caribeñas-.

Personalmente estoy en contra de las aspiraciones nicaragüenses y es que además de mi "obvia" posición nacionalista, conozco un poco del caso que manejan ambas partes y sé los beneficios que traería para cada una la posesión del archipiélago, los argumentos que tienen para conseguirla o conservarla, y al considerar los colombianos más válidos que los nicaragüenses sólo puedo estar a favor de Colombia.

Lamentablemente éste es un conocimiento al que millones no pueden acceder y por desconocimiento se despreocupan de "esa isla tan lejana" o de la "Colombia continental" lugares que muchos de ellos nunca llegarán a conocer y con justas razones prefieren preocuparse por problemas que los afectan de una manera más cercana.

Sin embargo, creo que de obtenerse un fallo favorable y aun más de obtenerse uno desfavorable, es necesaria la aplicación por parte de Colombia de una estructurada política de fronteras, no sólo en el caso de la frontera nicaragüense, sino en todas las zonas que se encuentran en la periferia del país, así como una concientización del gobierno respecto de la importancia de dichas zonas, abandonadas durante tanto tiempo.

Es que la "ignorancia" es aceptable en el campesino iletrado, mas no en el dirigente estudiado, elegido para velar por los intereses del país y su población.

Y es que una política fronteriza "bronceada" sólo con los quince minutos de sol mezquino que de vez en cuando hay en Bogotá, no funciona para los intereses del país. No podemos darnos el lujo de perder nuestra más importante isla, ya que, en asuntos de sol y fronteras no sirve consolarnos con que nos queda Cartagena.. o Melgar.

*Estudiante de II semestre de Ciencia política y gobierno en la Universidad del Rosario.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.