Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/28/2008 12:00:00 AM

Auxilio piden indígenas de Chocó

Indígenas del Bajo Baudó, en Chocó, denunciaron amenazas ante el gobierno y pidieron atención especial debido a la inminente ola de violencia que sienten que se les viene encima.

Según autoridades de varios pueblos indígenas, la disputa de sus territorios entre los paramilitares de la banda ‘Los Rastrojos’ y las Farc han generado amenazas y desplazamientos a lo largo de este año.

Cuatro eventos los preocupan sobremanera. El primero es el desplazamiento 11 familias de la comunidad Embera del resguardo Bajo Grande. El éxodo ocurrió después de que el pasado primero de mayo, ‘Los Rastrojos’ los amenazaran de muerte. Dichas familias, conformadas por 38 personas, viajaron hasta la cabecera del municipio Bajo Baudó, donde permanecieron varios días, hasta cuando tuvieron que volver a sus resguardo sin ningún tipo de protección. El miedo permanece.

Apenas tres días después de este desplazamiento, ocurrió otro de la comunidad Wounaan, del resguardo de Santa Rosa de Ijua después de que personas que identificaron como integrantes del mismo grupo paramilitar amenazaron con quemar las viviendas de esa comunidad y golpearon a cuatro personas.

Como resultado, 13 familias con 65 integrantes se desplazaron hacia el municipio de Itsmina. Después de cuatro meses, tuvieron que devolverse sin ninguna protección. Por eso, mientras limpiaban el territorio donde se instalarían de nuevo, apareció de nuevo el mismo grupo armado. Varias personas fueron amarradas y golpeadas, lo que los obligó a desplazarse de nuevo hacia el municipio Bajo Baudó.

Las autoridades se negaron a brindarles ayuda de urgencia porque ya habían sido desplazados y ya les habían dado ayudas, según denuncian líderes indígenas. Hasta ahora, no han recibido ayudas humanitarias.

Otro evento que preocupa a los indígenas de Chocó es el desplazamiento de habitantes del pueblo Wouaan del resguardo Puerto Chichiliano el pasado dos de septiembre. Según las denuncias, los indígenas Diotolio y Alirio Osorio fueron tomados como rehenes mientras hacían cacería.

De acuerdo con sus testimonios, se trataba de paramilitares que los amenazaron con quemar sus viviendas.

La amenaza ocurrió mientras ‘Los Rastrojos’ sostenían enfrentamientos con las Farc, lo que produjo más pánico en la comunidad y provocó el desplazamiento de 24 familias conformadas por 124 integrantes.

Según denuncian los desplazados, pese a que denunciaron lo ocurrido ante la Personería del Bajo Baudó no han recibido atención humanitaria de urgencia.

El último hecho que ha preocupado a las autoridades indígenas de la zona son las amenazas selectiva contra líderes y maestros de los resguardos Bella Vista y Unión Pitalito. Ocurrieron el pasado 4 de octubre en el casco urbano de Bajo Baudó a las 7:30 de la mañana.

A esa hora, cuatro hombres armados se le acercaron a Ismaelito Chamarra, presidente de la Asociación Indígena del Bajo Baudó (Asaiba). Le pidieron sus datos e información sobre líderes de las comunidades Unión Pitalito y Bella Vista. Según denunció Chamarra, los hombres tenían los nombres escritos en un computador portátil y dijeron que estaban pagano 800 mil pesos por la cabeza de cada uno de los líderes.

Frente a tales acontecimientos, los resguardos indígenas pidieron auxilio a los organismos encargados de brindarle protección a la población desplazada y amenazada, como son la Agencia Presidencial Acción Social, el Ministerio del Interior, la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría, el Comité Internacional de la Cruz Roja, la ACNUR y cualquier organismo humanitario que acata su pedido de auxilio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.