Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2006/02/12 00:00

Bachilleres 2005

El profesor Diego Calle evalúa cuál fue el desempeño de los estudiantes de Medellín durante este año, y a decir verdad, no salieron tan bien librados.

Bachilleres 2005

Este año, como de costumbre, se gradúan los bachilleres. Un gran potencial de ellos ya saben qué carreras universitarias seguir, otros son escogidos para hacer su año de servicio militar y otros tantos quedan a la expectativa de lo que les depara el simple hecho de ser bachilleres 2005.

Los bachilleres de hoy saben mucho de Internet, pero no lo aprovechan para abrir páginas que les brinden cultura general. No saben buscar periódicos y revistas. Buscan páginas de carros, de bares y de pornografía.

Con los bachilleres de hoy sus papás están más preocupados por que aprendan a manejar el carro y muchos tienen moto. Algunos de ellos son responsables con su vida y son precavidos en la conducción.

A los bachilleres 2005 no les gusta mucho saber del pasado, hablarles de la tragedia de Armero o de la toma del Palacio de Justicia. Es como hablarles de la época de Grecia y Roma, para ellos es casi lo mismo. La historia reciente del país, no tiene validez.

Los bachilleres 2005 no se preocupan por saber quiénes son los concejales de la ciudad, quiénes son los secretarios de despacho. Conocen al alcalde Fajardo por sexy y no ponerse correa. Excusa que ellos utilizan para evadir su responsabilidad con llevar bien el uniforme de la institución educativa a la cual pertenecen.

Los bachilleres 2005, están más preocupados por lucir el último celular, por probar una droga alucinógena y olvidarse por un momento que son el futuro de este hermoso país.  

Los bachilleres 2005, argumentan con buen criterio que para qué seguir carreras profesionales.

Ven el cuadro que día a día se repite con amigos, familiares vecinos y conocidos que terminan en la universidad y salen a manejar taxi o a desarrollar actividades diferentes a las que estudiaron. ¡Tienen razón! Ven un futuro tan incierto para los mismos educadores que los forman y educan para el Icfes.

Para los bachilleres, las pruebas Icfes se convierten en su antesala a graduarse. Con sus resultados ya dan por terminado su año académico. Es poco lo que responden por las diferentes asignaturas. Solo piensan en charlar, pasar bueno y mascar chicle como vacas en potrero.

A los bachilleres 2005, les importa muy poquito participar en actividades políticas, ellos manifiestan que los politiqueros siempre dicen lo mismo de siempre y que lo que prometen pareciera que lo cumplieran después de ser elegidos, pero para los mismos de siempre. ¡Hasta razones tienen los bachilleres!

Sin empezar siquiera a votar y ya se mantienen prevenidos con los políticos de la ciudad, del departamento y del país. Para los bachilleres, Álvaro Uribe Vélez es el mejor de todos los presidentes de Colombia. Inclusive muchos sueñan con tomarse una foto con él. Y si las elecciones fueran mañana se lanzaban en manada a votar por el presidente antioqueño.  

A los bachilleres 2005 les gusta mucho los negocios chuecos, añoran a Pablo Escobar y son encantados cuando uno les cuenta las historias que narran en los distintos libros publicados por destacados periodistas. Uno de esos libros es escrito por nuestro secretario de gobierno, Alonso Salazar.

Los bachilleres 2005, no leen mucho. Les causa estrés que uno les coloque de trabajo analizar una columna de Héctor Abad o Antonio Caballero, ni qué hablar de una de Hommes o de Omar Rincón, leerles una de Alberto Aguirre es como arar en el desierto. Les tiene uno que explicar con plastilina y palillos.

A los bachilleres 2005 les parece que ganar Matemáticas, Química y Física e Inglés es lo fundamental. Para ellos filosofía, español, Constitución Política, Economía, Democracia son rellenos que el colegio se inventa para complicarles mucho la vida. Y como la nueva ley de educación los ampara y los avala, bienvenida promoción bachilleres 2005.

A modo de coda: Triste que la Remignton no le pague a sus profesores en forma puntual y legal. Entregan cheques posfechados para marzo y abril del año 2006. Cabe entonces hacer eco a muchas de las denuncias del senador Bernardo Alejandro Guerra Hoyos sobre las anomalías de tan prestigiosa empresa educativa y su facultad de Medicina y Enfermería.

Y recuerde: ¡Escuela Remignton la escuela que tarde o temprano lo tumbara con su sueldo de profesor!

(*)Investigador y director ejecutivo Fundación Educativa y Cultural Hábitat.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.