Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2003/09/22 00:00

Balance del día sin carro

Martes 23, 8:20 horas. Reducción tanto de accidentes de tránsito como de contaminación, fue el balance del Alcalde Antanas Mockus, al concluir la jornada del día sin carro. Sin embargo los comerciantes sostienen que se registraron cuantiosas pérdidas económicas.

Balance del día sin carro

Al final de la jornada, a las 7:30 de la noche del día de ayer, el Alcalde de Bogotá, Antanas Mockus dio su balance de la segunda jornada del 2003 del día sin carro, que la ciudad celebró en conjunto con cientos de ciudades europeas.

Una persona murió atropellada y unas 40 más resultaron heridas en accidentes menores ocurridos este lunes en Bogotá, reveló el alcalde, quien precisó que el peatón fue atropellado por un autobús en la avenida "Villavicencio", al sur de la ciudad, y falleció en el hospital de El Tunal, en el mismo sector.

De los otros 40 accidentes registrados, 20 correspondieron a colisiones y 12 involucraron a ciclistas, con lesiones leves, de los cuales uno está en observación hospitalaria por trauma facial leve.

Mockus también señaló que se presentaron otros seis incidentes con peatones y dos por caídas de motocicletas. El alcalde bogotano destacó que, pese a esas cifras, se destacó el aumento, en un 112 por ciento, de la utilización de los 295 kilómetros de ciclorrutas en la ciudad.

En cuanto al transporte público, indicó que fue escaso en las primeras horas de la jornada. Pero luego salieron a trabajar normalmente. La velocidad promedio aumentó de 24 a 29 kilómetros por hora.

Cerca de 300 mil automóviles permanecieron en los garajes durante las 13 horas que duró la jornada. Con ello, disminuyó la de bióxido de nitrógeno en un 31,2 por ciento, según informes del Departamento Administrativo del Medio Ambiente (DAMA). La contaminación por monóxido de carbono fue igual a un día normal.

Así mismo, el mandatario Distrital informó que fueron sancionados 55 conductores de vehículos: 32 de particulares y 23 del servicio público. Así mismo, explicó que los niveles de ruido disminuyeron en el occidente, en el norte y en el sur de la ciudad en un 4,5 por ciento, pero no en el centro.

Comerciantes, en desacuerdo

La semana pasada, el Alcalde anunció la realización de la segunda jornada del no carro en el año. La propuesta despertó de inmediato el rechazo de algunos sectores, que aseguraron un segundo día de pérdidas económicas en el año era inaguantable.

Frente a ello, Mockus dijo que son exagerados los pronósticos de los comerciantes que han planteado los críticos del "día sin carro", ya que "el dinero que no se gasta durante la jornada será ahorrado o invertido luego... Es claro que el aire va a estar más limpio y que va a haber menos gasolina vendida", agregó, al considerar que "lo importante es que (en días como éste) no se pierda la productividad".

Por su parte, el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), seccional Bogotá, Dionisio Araújo, calificó el "día sin carro" como una jornada "fatal" para el comercio organizado. Dijo que "las experiencias anteriores nos han dejado una reducción del 50 por ciento en las ventas".

Igualmente, el presidente de la Federación nacional de distribuidores de petróleo (Fendipetróleo), Jorge Cañizales, aseguró que no está de acuerdo con la jornada del ´no carro´, "porque es una medida inconsulta... Las ventas de combustibles se van a reducir y además el Distrito dejará de recibir 900 millones de pesos por concepto de la sobretasa", afirmó.

Bogotá, unida a Europa

El día de ayer concluyó en miles de ciudades europeas "La semana europea de la movilidad". Con la jornada del no carro, Bogotá se unió a ella simbólicamente.

Muchas ciudades de ese continente limitaron el tráfico de vehículos, ofrecieron viajes baratos en tren subterráneo o prestaron bicicletas en un experimento realizado este lunes para reducir la contaminación ambiental. Más de mil poblaciones se unieron al experimento.

En Londres, Inglaterra, por ejemplo, acordeonistas tocaron música en calles cerradas a los automóviles. En París, personas visitaron autobuses propulsados por baterías y probaron motonetas Segway que, según sus fabricantes, no contaminan la atmósfera.

El evento formó parte de "La Semana Europea de la Movilidad", que se llevó a cabo entre el 16 y el 22 de septiembre. Sus organizadores dijeron que un 40 por ciento del anhídrido carbónico que contamina la atmósfera proviene de automóviles de particulares.

Este lunes, la mayoría de los esfuerzos se concentraron en alentar a los habitantes a usar el transporte público. En Helsinki (Finlandia), un solo boleto permitió viajar durante todo el día en subterráneo, en autobuses, en tranvías o en trenes suburbanos. En Ginebra (Suiza), el pase usual diario, de 12 francos (ocho dólares), fue válido por una semana.

La actividad comenzó hace seis años en Francia como una forma de obligar a los conductores de vehículos a tomar en serio el problema de la contaminación. En París, la policía bloqueó el acceso de la mayoría de los automóviles -excepto taxis y vehículos no propulsados por combustible líquido- al centro turístico de la capital, especialmente la catedral de Notre Dame y el museo del Louvre.

Por su parte, al alcalde bogotano indicó que "estamos construyendo antídotos para evitar que la ciudad sea dependiente del carro particular". Y advirtió que en un futuro puede ser necesario la realización de campañas contra la utilización del automóvil, tal como se hace en la actualidad contra el tabaco.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.