Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2006/02/12 00:00

Bienvenidos al futuro... ¡Bolivariano!

El reciente encuentro entre los presidentes de Venezuela y Colombia inspiró a Federico Caruzo, lector de SEMANA.COM, para escribir sobre la "Revolución Bolivariana".

Bienvenidos al futuro... ¡Bolivariano!

En el último encuentro de Uribe y Chávez, el tema grueso fue la intención de compra de una importante participación en el negocio del gas y del petróleo. Ambos negocios en los que el Presidente venezolano le ha puesto los ojos, no sólo como un complemento a la expansión de su política energética, sino además como un componente de su "Revolución Bolivariana", pues en parte será hecha con la energía y las comunicaciones. La mayoría de los colombianos ven con poco sentido de la realidad los cambios institucionales que están sucediendo. El Presidente Álvaro Uribe ha sido astuto. Con una buena dosis de "pan y circo" en los Consejos Comunitarios, al buen estilo del mismo Chávez con "Aló Presidente", ha mantenido a la población entretenida y alejada de la realidad, festejando una aparente legitimidad dada por las encuestas. A los colombianos, la "Revolución Bolivariana" les va a llegar mas rápido de lo que se imaginan y de la mano de los que menos piensan. No la va a aportar el Polo Democrático como varios han especulado, tampoco serán las FARC - EP, como el gobierno lo presume. Todo lo contrario, la "Revolución Bolivariana" vendrá de manos de las AUC, sin negar que todos los anteriores puedan hacer parte del negocio. Las dificultades para llegar a un acuerdo final entre le gobierno y las AUC eran visibles desde el mismo inicio. Las AUC, en últimas, pretenden la legalización de todos sus bienes, su reconocimiento como alternativa real de poder y la incondicional no extradición. El Gobierno del presiente Uribe, de manera ingenua, creyó que le bastaba con detentar el poder institucional para poner las condiciones de esta negociación. Lo que puede ser deseable, mas no real. El punto más importante es el de la extradición. El Gobierno de Estados Unidos ha sido claro desde un inicio y el gobierno de Uribe ha respondido a esta postura. Frente a la extradición no hay "Santa Lucía que valga" y cualquier modificación en la política de cooperación en la lucha contra el terrorismo debe ser justificada a ese país y la a comunidad internacional. No estamos de frente a un tema comercial como el ALCA, en donde después de rasgarse las vestiduras, el presidente Uribe dijo que dicho acuerdo sería firmado por encima de quien fuera, y sin embargo no fue firmado. Una eventual negociación que considere el sometimiento de los líderes de las AUC a la extradición a Estados Unidos es la última a considerar; al final ellos encarnan el espíritu de lo que fueron los extraditables. Tampoco es de considerar que el presidente Uribe decida, por razones de "interés nacional", oponerse a la extradición, por más que quieran ahora mezclar el tema con el proceso 8.000 e involucrar a Ernesto Samper como un chivo expiatorio para crear un polarización política en torno al tema en Colombia. No estamos muy lejos de encontrar que la única alternativa para las AUC será encarnar entonces la "Revolución Bolivariana", y no por la reforma agraria, las políticas sociales o consideraciones ideológicas, sino por absolutas razones prácticas que son su especialidad. Encarnarían un proyecto político nacionalista y de fuerte oposición a las pretensiones de E.U. No sólo les soluciona el problema de la extradición, sino también los convierte en protagonistas políticos, legitimando finalmente su siniestro proyecto de ultraderecha. Dicen que se ha visto por estos días a Carlos Alonso Lucio muy ocupado en Caracas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.