Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2003/06/01 00:00

Cloro y asma, ¿compañeros inseparables?

Científicos belgas determinaron que una sustancia que contiene el cloro, presente en todas las piscinas, puede causar asma en los niños.

Cloro y asma, ¿compañeros inseparables?

Un estudio publicado en el 'British Medical journal' y desarrollado por científicos de la Universidad de Lovaina reveló que el contacto de la tricloramina, sustancia altamente concentrada en el cloro, puede estar relacionada, en conjunto con materias orgánicas como la orina y el sudor, con la aparición del asma.

Para llegar a la conclusión, los autores tomaron muestras de sangre de 226 niños procedentes de áreas rurales y de áreas urbanas de países desarrollados para medir sus niveles de proteínas pulmonares. Todos ellos habían ido regularmente a piscinas desde que eran muy pequeños.

De esta manera determinaron que una asistencia regular a la piscina está relacionada con la destrucción de las barreras que protegen la parte de los pulmones implicada en el desarrollo del asma. Además, entre más pequeño el paciente, más grave el daño.

El estudio concluye afirmando que si bien nadar es un deporte aconsejable para los asmáticos, no debe ser recomendado cuando el agua de la piscina y el ambiente estén contaminados en algún nivel con este tipo de componentes.

Igualmente, los niveles de tricloramina pueden variar considerablemente de unas piscinas a otras, dependiendo de la higiene de los usuarios o de la ventilación de la zona.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.