Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/6/2005 12:00:00 AM

¿De marca o genéricos?

El ex viceministro de Salud, Juan Gonzalo López, explica por qué Colombia no puede ceder a la presión sobre las patentes y los medicamentos genéricos en las negociaciones del TLC.

Los países de ingresos bajos y medianos tienen que enfrentar hoy, en las negociaciones para un tratado de libre comercio, una gran presión en torno a la protección adicional de la información que producen las multinacionales farmacéuticas, esto les permitiría a estas empresas obtener un tiempo extra en la comercialización del producto en condiciones de monopolio, lo que impediría que otros laboratorios produzcan medicamentos genéricos, una vez la patente del producto caduque.

Los organismos de salud a nivel mundial, continental y local tienden a privilegiar la política de genéricos principalmente por tres motivos: bajo precio, lo que aumenta el acceso a los medicamentos en aquella población no protegida y de bajos ingresos; disminución del gasto en salud en los Sistemas de Seguridad Social al tener una oferta amplia a precios adecuados y producción de empleo a nivel local

Igualmente, es de resaltar que los laboratorios investigadores, las multinacionales, realizan grandes inversiones para ofrecer soluciones a las dolencias de los pacientes, generando toda una avalancha de productos comerciales protegidos durante 20 años, mecanismo este que pretende fomentar el avance en el conocimiento y la ciencia. Gracias a ellos se cuenta con moléculas cada vez más eficientes en el tratamiento médico a los pacientes, con una ventaja extra: inicialmente es financiado por los consumidores de mayores ingresos. Ahora bien, no todo medicamento nuevo garantiza mayores ventajas, recordemos el caso de Vioxx, realidad que nos estaría indicando que antes de adoptar lo último es necesaria una pausa y adelantar un análisis objetivo de la situación en términos de eficacia y precio.

Por otro lado, los países de bajos y medianos ingresos (pobres) se enfrentan a grandes retos en salud pública para garantizar el acceso a medicamentos a toda la población. Mientras en los países de mayor ingreso el reto está en como proteger por más tiempo los medicamentos monopólicos, los cuales generan grandes ingresos adicionales a sus fiscos y bancos, en el resto del mundo el problema a resolver es como garantizar el acceso a toda la población a medicamento de calidad con un precio adecuado a la realidad económica de cada uno. Este es el caso de Brasil y Sudáfrica al enfrentar la epidemia de VIH-SIDA, quienes decidieron fomentar la producción de genéricos para el tratamiento de esta enfermedad desafiando los períodos de protección de las patentes otorgados a los laboratorios pioneros. Hoy, los dos países son modelo mundial en este campo.

En nuestro caso, y en el de todos los países pobres, el reto es garantizar acceso universal a los medicamentos de importancia en salud pública, se produzcan o no a nivel local. Esto es lo primero que se debe asegurar en toda negociación para un tratado de libre comercio.

Estamos ad portas de terminar la negociación para un TLC, la próxima ronda será en Washington el 14 de marzo. Sería deseable que el intercambio de ideas entre algunos de los países andinos y EEUU no se centre en la desinformación ni en los mensajes apocalípticos, sino en el lograr el equilibrio entre pioneros y productores de genéricos, para que toda nuestra población acceda a medicamentos, sin que esto genere una crisis en el empleo ni en los costos de la atención en salud.

La anterior es una estrategia a corto plazo. Colombia, si así lo quisieran los inversionistas, podría patentar productos, en especial los de origen natural. De lo contrario, se perpetuaría el ciclo: unos países, los ricos, producen conocimiento, son pioneros en la producción y obtienen grandes utilidades; los demás esperan, para tener una oportunidad y generar algunos beneficios.

La mezcla para obtener la justa balanza debe ser el equilibrio entre investigación, conocimiento, protección, prudencia, empleo, exportación, acceso a medicamentos y riqueza.

Hasta ahora el tema está polarizado: o comerciales o genéricos, cuando la realidad exige la presencia de los dos, eso si: a un costo que sea sostenible a futuro.

* Ex viceministro de Salud y Bienestar
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.