Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/7/2003 12:00:00 AM

De nuevo es suspendido Gobernador de Boyacá

Miércoles 9, 9:00 horas. El Gobernador de Boyacá Miguel Angel Bermúdez, fue suspendido de su cargo por tres meses, por presuntos malos manejos de la licorera del departamento.

La orden fue dada por la Procuraduría General, dentro de la investigación que comenzó a raíz de la entrega de la licorera de Boyacá a la firma Licorandes por 20 años.

También se le formuló pliego de cargos por inconsistencias durante el proceso de licitación, concesión y firma del contrato. Además al momento de entregar la licorera, la Asamblea Departamental no lo había facultado para hacerlo lo que significa extralimitación de funciones.

Dentro de la investigación se estableció que la convocatoria para la licitación se publicó en el periódico El Siglo, que es uno de los menor circulación en la región, y Licorandes fue la única empresa que se presentó.

Boyacá, durante el último periodo ha tenido tres gobernadores. Bermúdez se posesionó en enero de 2001. Ese mismo año fue suspendido por el Consejo de Estado por presunta inhabilidad para ejercer el cargo.

En su remplazo entró Luis Humberto Montejo, quien duró poco más de un mes, tras comprobarse que seis meses antes de ser designado, era gerente de la empresa privada Ciudad Limpia, y había firmado contratos con Duitama, Tunja y Miraflores para la recolección de basura. Debido a esto, el Gobierno le aplicó una sanción disciplinaria y lo inhabilitó para ejercer cargos públicos por tres años.

Luego llegó Oscar Riaño Alonso, quien permaneció en el cargo hasta que Bermúdez volvió en agosto de 2002.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?