Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/20/2005 12:00:00 AM

De prostitutas y perdones

Miércoles 23. Un desmovilizado de las autodefensas hace su fórmula para la paz: no caer en los mismos errores y abrirle paso a la reconciliación.

"Este país ha sido una prostituta para entregar perdones. A quienes lo pidan, se lo entregamos", dijo Francisco Santos a título personal, una muestra más de lo espinoso del tema.

Aún no se si lo dicho por el señor Santos fue pronunciado en un momento de sentimiento patrio reprimido, o fue un mensaje para todos aquellos colombianos y no colombianos, que por una u otra razón, atacan y no aportan nada real y concreto para lograr una total y completa reconciliación en nuestro país. O si fue una frase de reflexión para aquellos, que a pesar de las circunstancias, quieren el mejor camino para nuestra Colombia: sus criticas y aportes, son de gran valor en estos momentos.

Me pregunto, ¿por qué si llevamos décadas de conflicto interno (sea del tipo que sea: terrorista, político o de simple "acumulación de poder económico", como algunos dicen), aun no tenemos reglas claras para eventuales negociaciones y procesos (sean del tipo que sean: de sometimiento, de desmovilización o de paz)? , ¿Cómo fue que se logró llegar a un acuerdo con grupos como el M-19 o el EPL, sin mencionar siquiera las palabras justicia, verdad y reparación, y todas las variantes derivadas de las mismas?

Para no ir tan lejos, miremos el gran zoológico de hace un poco mas de cuatro años, en San Vicente Del Caguán: ni un solo fusil, granada o tan siquiera esquirla entregada como gesto de buena voluntad; todo lo contrario, nunca antes un grupo armado de esa naturaleza, se había fortalecido tanto en un proceso, donde la principal meta era conseguir su desmovilización y desmonte de sus estructuras armadas; aun no entiendo, en donde estaban todas aquellas personas que solo ven peros y contras al actual proceso con las autodefensas.

Por qué en ese momento no se tuvo en cuenta a todos aquellos que pidieron cárcel para la cúpula de las FARC o a aquellos que pidieron un gesto mínimo, como muestra de que realmente valía la pena la negociación.

Solo encuentro dos razones para que nunca se llegara a un acuerdo o a un beneficio, que es lo que se busca en toda negociación: la primera es que nunca nadie creyó o tan siquiera pensó, que se iba lograr un acuerdo; en el fondo sabíamos que todo era una farsa y que nunca se lograría avanzar en el objetivo de la paz. La segunda, y mas importante, las FARC nunca jamás, ni hoy, ni nunca le apostaran a la paz.

Solo nos queda el consuelo, de que Colombia les dio la oportunidad de dialogar y les brindó toda su confianza y ellos no fueron lo suficientemente íntegros, para visualizar la oportunidad que tenían en las narices, para lograr un verdadero cambio en nuestro país.

Pero cuidado, tenemos que tener algo en cuenta: las autodefensas no pueden justificar su actual proceso con procesos anteriores; no deben caer en los errores cometidos anteriormente. Este es un proceso en el que se han dado muestras de querer lograr pasos realmente constructivos para el país y debe ser un proceso totalmente nuevo y novedoso, y sobretodo provechoso.

El justificar sus acciones con las acciones de las guerrillas, es tal vez uno de los errores que mas se cometen en las autodefensas; pero como lo dije anteriormente, estamos en un nuevo proceso, donde se han reconocido errores, en donde se están tratando de remediar esos errores y en donde se está dando la cara y se le esta hablando al país en una forma clara y abierta.

Eso es lo que realmente necesitamos, hablar en forma clara y propositiva, ya sea en Ralito, en el Congreso o en cuanto foro o escenario tengamos la oportunidad. Pensemos en las verdaderas metas que toda Colombia espera alcanzar y permitamos de una forma seria, llegar a esas metas.

El único camino que le queda a Colombia, es el de la reconciliación, una reconciliación verdadera y en donde absolutamente todos los colombianos y no colombianos, aportemos y paguemos el costo de lo que eso significa.

En estos momentos, todo esta centrado en los debates que se van a dar dentro del congreso, debates que deben ser constructivos y realistas, y no simples debates de televisión.

A mi manera de ver solo se pueden dar tres tipos de debates: un debate moral, en el que todos los actores del conflicto y aquellos que aun piensan que el conflicto no los afecta, participen, expongan sus ideas y sobre todo propongan salidas; un debate en el que se hable en un lenguaje cotidiano y de frente, en el que la política no se tenga en cuenta, y la frase: "el que este libre de pecado, que tire la primera piedra", sea el inicio; y como, tristemente, muy posiblemente en Colombia no se encuentre alguien libre de pecado, debemos ser tolerantes y buscar el bien común; un debate de este tipo, no se da en el congreso o en desayunos de intereses personales y tampoco se le puede colocar un nombre a manera de titulo, es la forma en que mas daño se le puede hacer a un debate de este tipo.

El otro debate es el de tipo político: señor presidente, señores ministros y congresistas, ong's y sectores económicos, en ustedes cae la responsabilidad de sacar adelante este país, de una forma justa y complaciente para todos los colombianos; se que es muy difícil llegar a un consenso, y mas en un tema que genera tensiones de todos los estilos, pero de eso se trata: de discutir en una forma seria, sin ataduras ni compromisos de ningún tipo. Qué bueno sería que se radicaran mil proyectos de justicia, verdad y reparación. En realidad el nombre no importa, pero que de esos mil, saliera uno solo, un solo que sea producto de nuestra realidad política; quisiera ver a los ministros, congresistas y consejeros resolviendo sus diferencias y puntos de vista, de una forma coherente y eficaz, que sus opiniones se vuelvan interese comunes, sin necesidad de recurrir a salidas en falso, que resulten patéticas y dignas de un circo. Busquemos la salida de este callejón sin salida en el que nos encontramos.

* Estudiante ingeniería civil UIS.
Desmovilizado autodefensas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.