Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/17/2003 12:00:00 AM

Declaración de la cumbre de Azores (16 de marzo de 2003)

Este es el texto de la declaración emitida por los mandatarios de Estados Unidos, George W. Bush, de España, José María Aznar y de Gran Bretaña, Tony Blair, al término de la cumbre de Azores en Portugal.

"El pueblo iraquí, por su capacidad, su rica cultura y su enorme potencial, ha sido secuestrado por Sadam Husein. El régimen brutal de Sadam Husein ha reducido un país que cuenta con una historia larga y noble a una situación de aislamiento y de marginalidad internacional.

"Sadam Husein oprime a sus ciudadanos, ha iniciado dos guerras de agresión contra sus vecinos y, todavía hoy, representa una grave amenaza para la seguridad de la región y del mundo.

"La negativa de Sadam Husein a cumplir las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que exigían el desarme de su capacidad nuclear, química y biológica y de sus misiles de largo alcance, ha tenido como resultado la imposición de sanciones contra Irak y ha socavado la autoridad de la ONU.

"Durante 12 años, la comunidad internacional ha intentado convencerle de que se desarmara y así evitar un conflicto militar, hasta llegar a la adopción por unanimidad de la Resolución 1441. La responsabilidad es suya: si, incluso ahora, Sadam se niega a colaborar de manera plena con las Naciones Unidas, se expone a las graves consecuencias previstas en la Resolución 1441 y en resoluciones anteriores.

"En tales circunstancias, asumimos la obligación solemne de ayudar al pueblo iraquí a construir un nuevo Irak, en paz consigo mismo y con sus vecinos.

"El pueblo iraquí merece quedar libre de la inseguridad y la tiranía. Asimismo, merece disfrutar de libertad para decidir sobre el futuro de su país. Contemplamos un Irak unificado, cuya integridad territorial sea respetada. Todo el pueblo iraquí -en su rica composición de árabes sunitas y chiítas, kurdos, turcomanos, asirios, caldeos y todos los demás- debería disfrutar de libertad, prosperidad e igualdad en un país unido.

"Apoyaremos las aspiraciones del pueblo iraquí de tener un gobierno representativo que garantice el respeto de los derechos humanos y el estado de Derecho, como piedras angulares de la democracia.

"Trabajaremos para evitar y reparar los daños producidos por el régimen de Sadam Hussein a los recursos naturales de Irak, y nos comprometemos a proteger estos recursos como un activo nacional de y para el pueblo iraquí.

"Todos los iraquíes deben compartir la riqueza generada por su economía nacional. Promoveremos un final rápido a las sanciones internacionales y apoyaremos un programa internacional de reconstrucción para ayudar a Irak a alcanzar una prosperidad real y para conseguir la reintegración del país en la comunidad internacional.

"Combatiremos el terrorismo en todas sus formas. Irak no debe volver a convertirse en refugio para ningún tipo de terroristas.

"Para alcanzar este objetivo, tenemos el propósito de trabajar en estrecha colaboración con las instituciones internacionales, incluyendo las Naciones Unidas, nuestros aliados y socios y los donantes bilaterales.

"En caso de conflicto, tenemos la intención de buscar la adopción de forma urgente de nuevas resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que reafirmen la integridad territorial de Irak, garanticen la distribución rápida de la ayuda humanitaria y respalde una administración apropiada post-conflicto para Irak.

"Asimismo, propondremos que el Secretario General sea autorizado, de manera provisional, a asegurar que las necesidades humanitarias del pueblo iraquí se sigan satisfaciendo a través del programa Petróleo por Alimentos.

"Cualquier presencia militar, de resultar necesaria, será temporal y encaminada a promover la seguridad y la eliminación de las armas de destrucción masiva, la entrega de ayuda humanitaria y las condiciones para la reconstrucción de Irak. Nuestro compromiso de apoyar al pueblo iraquí será a largo plazo.

"Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para que se unan a nosotros y nos ayuden a crear un futuro mejor para el pueblo iraquí", concluye la declaración.

Vea más sobre el tema en el especial "La guerra contra Irak"

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.