Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/1/2003 12:00:00 AM

Demanda después de la guerra.

Cuatro soldados británicos anunciaron que están analizando la posibilidad de llevar a juicio al ministro de defensa de su país, pues se han visto afectados por el 'Síndrome de la guerra del Golfo'.

Mark McGhee, abogado de los soldados, aseguró que las vacunas que les aplicaron antes de la guerra, diseñadas para protegerlos de los efectos de las armas químicas, les ocasionaron depresión, eczema y complicaciones respiratorias. Por ello, dos de ellos no pudieron formar parte de la campaña militar.

"Yo he llevado los casos de más de 400 veteranos de la Guerra del Golfo. Los síntomas que sufren los cuatro soldados son muy similares a los que experimentaron muchos de los soldados del primer conflicto bélico en el Golfo", señaló McGhee.

Los soldados aseguran que parte del problema recae en que en los días previos al alistamiento, recibieron alrededor de cinco vacunas, una tras otra. Cinco días más tarde recibieron una contra el ántrax y una segunda dosis una semana después.

Charles Plumridge, coordinador de la Asociación de Familiares y Veteranos de la Guerra del Golfo, señaló que "Debemos cuestionar al gobierno sobre la política de la mezcla de vacunas. Yo sé por mi propia experiencia, que cuando nos daban cinco en un día, todos nos sentíamos mal".

Por otra parte, McGhee señaló que, además que de los cuatro soldados que piensan tomar acción legal, dos no pudieron ir a Irak a raíz de su estado de salud luego de recibir las inyecciones. Otro, tuvo que retornar luego de 10 días en Irak porque cayó enfermo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.